Inicio > Libros > Narrativa > De cómo escribí «El asesino inconformista»

De cómo escribí «El asesino inconformista»

De cómo escribí «El asesino inconformista»

Hace poco, en una entrevista, me preguntaron si yo pensaba que la pandemia sería motivo de creación artística o si, por el contrario, era mejor pasar página. Contesté que nunca, aunque quisiéramos, podríamos pasar página, obviarla, porque el arte y la cultura no pueden elegir de qué hablar. La vida se impone al arte como fuente de inspiración, y la creación está siempre inscrita en el momento histórico o personal en que se produce. Y traigo esto a colación porque El asesino inconformista nace como reacción personal a las imposiciones de la vida. Yo me pago el alquiler, mayormente, con mi otro oficio, el de actor. Así que la vida también determina mi proceso de creación, de mi escritura. Yo escribo entre rodajes de películas y series, aquí y en el extranjero, así que las seiscientas y muchas páginas de mi libro anterior, Mongo Blanco, me llevaron cinco años entre documentación y escritura entre cinco países distintos. Novela histórica rica en datos y de trabajada ambientación, cada vez que me ponía a escribir en un hotel, apartamento, vuelo transoceánico o camper en un rodaje, tenía que desplegar ante mí cartografía, pesos, distancias y medidas, náuticas y terrestres, del siglo XIX, etnografía africana, tratados, monografías históricas sobre la atrocidad de la trata de esclavos… Fue hermoso pero agotador. Y esto, junto a mi obsesión por no repetirme como escritor, por ofrecer algo distinto en cada novela, diferente en tema, tono y estructura, me decidió a escribir una novela mucho más corta, actual y que no requiriera de más investigación que la que pudiera realizar en cualquier buscador de internet —es aterradora la información útil para asesinar con muy variada metodología que está a un par de clics— y en la nube de mi software más íntimo, en mi memoria. No todos podemos ser Onetti y escribir desde la cama.

"Un psicópata, ¿quién mejor que un psicópata para explicar una sociedad psicopática, para describirla con humor, pena y ferocidad a un tiempo?"

Otra filia literaria y vital como es el mestizaje, que, según yo, todo lo mejora y enriquece, fue el siguiente condicionante a la hora de escribir El asesino inconformista. Filias que son el reverso amable de las fobias. Yo no soporto la literatura de género, me aburre, y como yo solo puedo escribir si me divierto, me asusto, me excito o me indigno haciéndolo, mi nueva novela sería voluntariamente inclasificable. Una novela de muchos géneros, una con muchas novelas distintas dentro, una biblioteca en tapa blanda de muchos libros entremezclados, los leídos, los vividos, los soñados. El tema se impuso claramente cuando oí, al principio de la gran plaga, aquel mantra absurdo: ¡Saldremos mejores! Nunca lo creí. Un psicópata, ¿quién mejor que un psicópata para explicar una sociedad psicopática, para describirla con humor, pena y ferocidad a un tiempo? Sí, en la novela El asesino inconformista hay páginas propias del ensayo político, social. ¿Cómo hacerlo ameno, dotarlo de tensión narrativa? Robando cosas al thriller, a la novela negra. El protagonista será un asesino, un misántropo, atractivo, claro está. Los lectores tienen que seguirle, empatizar con alguien así. Un reto como escritor. Nada de niñas muertas en bosques húmedos y mujeres policías que arrastran un trauma (esto es ya todo un subgénero, ¿no?). No, mi asesino se llama Fortunato y sigue su propio código o bushido: solo mata políticos corruptos. La rápida aceptación de esta figura por el respetable publico sería un buen motivo para reflexionar sobre nuestra calidad democrática. Una novela negra donde se sabe quién es el asesino en el primer párrafo, se da el secreto para el crimen perfecto y donde no aparece ni un poli. Pero como a mí me gusta el mestizaje y lo único que de verdad nos salva es el amor, ser amados por al menos una persona, pues también es la historia de una pareja, de Fortunato y Claudita. Y como soy actor, ella es actriz porque “Madame Bovary c’est moi!” y hay tanto que contar de ese mundo… Claro que también soy viajero impenitente, así que al viaje de décadas en este país y en Madrid, ¿por qué no añadir novelitas en Nueva York, Zanzíbar, Estocolmo o el Bagdad de Sadam Hussein? Y todo para hacer una declaración de amor a la literatura, pues El asesino inconformista, mucho más que fantasiosa auto ficción, es un juego sobre un escritor que, único en su especie, no quiere publicar, meta literatura para letraheridos.

Pues eso, que no me gusta encasillarme.

Abrazos.

——————————

Autor: Carlos Bardem. TítuloEl asesino inconformistaEditorial: Plaza & Janés. Venta: Todostuslibros y Amazon

4.1/5 (9 Puntuaciones. Valora este artículo, por favor)
Notificar por email
Notificar de
guest
0 Comentarios
Feedbacks en línea
Ver todos los comentarios