Inicio > Libros > Narrativa > Delatora
Delatora

Oates es especialista en infiernos mundanos. Sus novelas, que son muchas, se cargan de historias de mujeres que viven en mundos complicados, rodeadas de violencia y abusos y que sienten en cada fibra de su piel las historias que les ha tocado vivir de mano de su creadora. Unas historias marcadas por la violencia en una sociedad dominada por la figura masculina en la que ellas se alzan como grandes supervivientes de aspecto frágil en muchos de sus comienzos y finales en los que han logrado ponerse en pie. Y es que si hay un adjetivo que no tolera ninguna de sus mujeres, es el de frágil. Un poco como la propia escritora, a la que recuerdo imponente tras sus gafas pese a su aspecto aparentemente frágil, delgada y vestida de tonos oscuros con una voz que, sin necesidad de alzarse, generaba el silencio mientras hablaba de las preocupaciones que le robaban el sueño y le ayudaban a crear sus novelas en las que desgranaba cada uno de los puntos negros que seguía viendo en la sociedad. Quizás por eso uno lee Delatora y lo hace desde el conocimiento de estar ante una novela ambientada en los noventa pero que perfectamente podría suceder ayer o hace cuarenta años.

Delatora es un auténtico Bildungsroman de pesadilla que comienza con una niña de 12 años que averigua un acto terrible realizado por dos hermanos en una familia católica irlandesa comandada por un padre dominante. Un escenario en el que la lealtad a la familia es valor de ley aunque Violet, así se llama uno de los mejores personajes creados por Oates, sabe que tiene que hacer algo. En un entorno en el que se la silencia encuentra el hueco por el que alzar la voz y ser escuchada y sus hermanos son detenidos por matar a un joven de color. Al hacerlo su familia la repudia convirtiendo su pecado en algo imperdonable, parece que no todas las vidas tienen el mismo valor, el lector ya lo intuía, la violencia ya había hecho acto de presencia en esta novela. No es la primera vez que Oates explora las relaciones familiares, sus temas son recurrentes y sus lectores lo saben, pero aquí el desarraigo es brutal. Violet es expulsada, marcada para siempre con la marca del delator, y comienza su viaje de pesadilla por un mundo que no le da tregua. Desde el momento en el que testifica en contra de su familia, su vida desaparece y comienza a tomar voz en la novela para mostrar a su familia rota a la que escribe sin esperar respuesta mientras deambula por hogares rotos sin más equipaje que el peso de su alma. Oates maneja los tiempos y domina los silencios para dejar al lector una esperanza que la protagonista no verbaliza y, cuando poco a poco nos vamos hundiendo en su escritura, aparece él. La pesadilla, la parte oscura el “yo te protegeré” como trampa mortal para quien se siente invisible en un mundo de cáscaras vacías. Pasan los años y el lector se pregunta cómo Violet es capaz de encontrar consuelo mientras corre y renace una y otra vez. Aprende que el pasado te alcanza, que sus hermanos no estarán siempre en prisión y que las personas no son inmortales. Aprende a vivir con cicatrices y deja un rastro de melancolía mientras el lector se pregunta hasta dónde es capaz de aguantar sin ahogarse aquel que aguanta la respiración. Y Oates vuelve a descargar su fuerza en las páginas finales para dejar claro que estamos ante una novela de vida, de crecimiento y de errores. También su protagonista se equivoca, malinterpreta, no sabía… aprende. Y ahora que el lector ha sucumbido a la historia y ha vivido el abuso, la discriminación, la soledad y el miedo; ahora es cuando la autora decide dejar encendida la luz al final del pasillo. Falta saber si decides caminar.

————————

Autora: Joyce Carol Oates. Título: Delatora. Editorial: Alfaguara. Venta: Todostuslibros y Amazon.

4.5/5 (13 Puntuaciones. Valora este artículo, por favor)
Notificar por email
Notificar de
guest
0 Comentarios
Feedbacks en línea
Ver todos los comentarios