Inicio > Firmas > Escrito en la Argentina > El esoterismo político puede destruir todo

El esoterismo político puede destruir todo

El esoterismo político puede destruir todo

¿Quién dijo que los argentinos no pueden cambiar? Antes la meca ideológica era Venezuela, ahora es El Salvador. Nuestros líderes adoran los regímenes de partido único y la praxis del populismo, sea de izquierda o de derecha. El desideratum de los mileístas, expresado profusamente por redes sociales durante esta misma semana, no radica tanto en copiar el modelo salvadoreño de seguridad, sino en lograr la gran proeza de Nayib Bukele: barrer con toda oposición para no tener que negociar nada. Se gasta mucha saliva y es muy engorroso el proceso parlamentario, y hay que aprenderse muy bien la técnica del recinto y las comisiones, y la dinámica integral del Congreso: es preferible que no exista todo ese incordio, o mejor aún, que esas dos cámaras sean meras oficinas de legitimación del Poder Ejecutivo, para que así parezca de lejos una democracia republicana cuando en verdad es un reino. En ese paraíso revolucionario es donde, por fin, la “politiquería” acaba y no se pierde tiempo en ningún tira y afloja: sus deseos son órdenes para mí, señor Presidente. El nuestro se ha cansado de confesarles a distintos cronistas que le aburre soberanamente la política, y muchos de sus más íntimos colaboradores acompañan con alegría y orgullo ese defecto. Pero en una sociedad capitalista y democrática la política es, lamento recordarles, el noble oficio que lubrica la gestión y le da sentido a la narrativa. Repudiar ese insumo esencial es como sembrar el risotto de múltiples y creativos agregados y condimentos, pero olvidarse al final de ponerle el arroz. Y aunque sabemos que el esoterismo económico conduce a la ruina —lección que nos dejó el ciclo kirchnerista—, el esoterismo político no resulta menos devastador. Entonces este orgulloso rebuzno de la antipolítica y este renunciamiento al sofisticado arte del acuerdo explican fracasos estrepitosos como los que vivimos con la obesa ley ómnibus, cuando fallaron los emisarios y la inteligencia general de la operación.

"Los mercados no dudan de su dirección, pero sí de su pericia política"

Da toda la impresión de que el oficialismo no conocía ni siquiera el reglamento, y que tiró al bebé con el agua del baño: en medio de su propia confusión, hundió por completo y de manera involuntaria algo laboriosamente conseguido el viernes 2. Dicho sea de paso: la votación en general de ese paquetazo infinito —tratado en tiempo récord— había sido celebrada como un gran triunfo por la Casa Rosada, y sus agentes manifestaron el sábado siguiente su enojo frente a periodistas que advertían la orgía de mala praxis de los libertarios a lo largo de ese proceso donde los opositores dialoguistas se pusieron al hombro la iniciativa y consiguieron un primer desenlace feliz: la victoria que reclamaban para sí los anarcocapitalistas se había producido no gracias sino a pesar de ellos. Pocos días después, por torpeza, hundieron aquello de lo que se jactaban y, sobre esa debacle autoinfligida, salieron a simular que no se les había caído, sino que la habían retirado; también a flamear indignación y a declarar guerras: ya el kirchnerismo nos demostró que las bravuconadas y las acusaciones altisonantes sirven para ocultar un error o una simple derrota vergonzosa. Pero todo hay que decirlo: la ira presidencial es siempre sincera; Javier Milei respaldó de inmediato un tuit donde se aseguraba que los radicales eran las “putitas del peronismo” (sic). Y en esos días, hubo fuego graneado contra los “enemigos de la libertad”: el consenso fue una palabra repugnante —alguien dijo que cuando la escuchaba le daban ganas de desenfundar una bazuca—; los diputados renuentes a aprobar algún inciso, fueron “delincuentes”, y los gobernadores fueron “traidores” y parte flamante del “antipueblo” (sic). Como el amateurismo es más grave que cualquier ideología o perturbación síquica, conviene aclararles a los muchachos de Balcarce 50 que el pueblo argentino primero se aseguró de elegir en las urnas a quienes debían ser sus administradores provinciales y sus fieles legisladores —es decir: a los defensores de sus intereses locales frente al poder central—, y recién consolidada esa cuestión de pago chico, salió a jugarse un pleno con el candidato de La Libertad Avanza, que era al final la única alternativa para que no siguiera al frente del buque escorado el capitán del naufragio. Tanto valen los votos primeros como los segundos, y eso obliga moralmente a tratos, a concesiones y a intercambios: pido perdón si hiero la sensibilidad del momento con vocablos tan aborrecibles, y también si todo esto le parece al lector una obviedad de la vieja y entrañable Instrucción Cívica, pero está visto que debemos volver urgente a la secundaria y a lo elemental para no confundirnos en la niebla de tanta estupidez trepidante.

"Si el León no sabe otra cosa que rugir, me temo que la jungla puede devorárselo más o menos rápidamente"

Mientras Milei no sea Bukele, habrá que revisar la pericia de sus “hombres políticos”, y la “cintura” y la “muñeca” imprescindibles para una negociación institucional, puesto que está en juego la gobernabilidad entera de su proyecto y por lo tanto su plan de estabilización: los mercados no dudan de su dirección, pero sí de su pericia política y por eso actuaron en consecuencia apenas se conocieron los detalles del Waterloo. Alguien que no puede gobernar a Carolina Píparo, ¿puede gobernar la Argentina? Si el León no sabe otra cosa que rugir, me temo que la jungla puede devorárselo más o menos rápidamente; si corrige sus tonterías y resetea sus procedimientos tiene una oportunidad real, aun en medio de esta crisis que resulta explosiva y que amenaza colapsar a la clase media. Ahora bien, ¿será capaz de dar un giro? Se ha acostumbrado a la suerte del principiante, espejismo que hizo perder fortunas en los casinos de la vida a muchos incautos. Y también a dividir a la sociedad en probos y réprobos, y a revestir sus acciones con la mística de Moisés, como hizo desde Israel por Twitter, sugiriendo que él es un intérprete de Dios, y la ley Ómnibus, un remedo de los Diez Mandamientos, y que debe castigar a los “impacientes” y a los que adoran falsas deidades. Digamos piadosamente que esta alusión fue un desahogo, porque sería muy grave tomarlo como una alegoría real y pensar que es presa de un delirio místico. Muy grave. Confiemos en que se trató entonces de una chantada o un rebusque de sus rasputines mediáticos. Así dormimos mejor.

"Un populista reconoce a otro allí donde lo encuentra, aunque esté en las antípodas de su pensamiento"

A quienes deseamos que le vaya bien todo esto nos parece, está claro, endeble y peligroso, pero a Cristina Kirchner le suena valiente y admirable. Así lo reveló al periodista Roberto Navarro, que habla con ella. La doctora piensa lo siguiente: Javier Milei es el político que mejor está haciendo las cosas “porque es el que más coraje tiene, y porque es kirchnerista en su manera de obrar; siempre dobla la apuesta y nunca va para atrás”. Un populista reconoce a otro allí donde lo encuentra, aunque esté en las antípodas de su pensamiento. La reina, que está preocupada por la violencia social y no quiere quedar pegada con ningún acto destituyente, envió además un mensaje esperanzador sobre la marcha de la gestión económica: cree que bajará la inflación de a poco y que lograrán dolarizar en junio. Hace diez días, mientras Daniel Scioli era sumado al gabinete nacional y arreciaban maliciosos rumores sobre componendas secretas entre libertarios y cristinistas, la arquitecta egipcia les ordenó a sus legisladores que no hicieran antimileísmo mientras el fugitivo del faraón no bajara del Monte Sinaí. Una vez más: ¿quién dijo que los argentinos no pueden cambiar?

"El peronismo necesita ahora que alguien haga el ajuste y se coma los cachetazos, y Milei se ha presentado gustoso a la faena"

Como Milei, soy resultadista: si el modelo montado a lo largo de dos décadas por la dinastía Kirchner hubiera redundado en una pulverización de la pobreza, un crecimiento de la inversión y del trabajo de calidad, y una mejora de la educación pública y el desarrollo, seguiría seguramente criticando su vocación hegemónica y su venalidad, pero no tendría ya grandes argumentos críticos. Suelo rendirme ante el talento y las evidencias, algo que nunca hacen los militantes “nacionales y populares”, como se vio estos días con Axel Kicillof, para quien el cataclismo bonaerense no ha tenido lugar, y los hospitales porteños deben costear el default de su penoso sistema de salud. Pero lo cierto es que el resultado del régimen kirchnerista fue una hecatombe mensurable y terriblemente dolorosa, y el peronismo necesita ahora que alguien haga el ajuste y se coma los cachetazos, y Milei se ha presentado gustoso a la faena. Nadie quiere interrumpirlo; solo repudiarlo de manera hipócrita mientras actúan su falsa misericordia militante. Porque hay cosas, en la Argentina, que nunca cambian.

—————————

*Artículo publicado en el diario La Nación de Buenos Aires

4.5/5 (40 Puntuaciones. Valora este artículo, por favor)
Notificar por email
Notificar de
guest

3 Comentarios
Antiguos
Recientes Más votados
Feedbacks en línea
Ver todos los comentarios
Francisco Brun
12 ddís hace

Todos estamos de acuerdo que el presidente Milei, no posee en el congreso los votos necesarios para aprobar las leyes necesarias para de una vez por todas cambiar la matriz Argentina de decadencia.
Lo que no comprendo es cuando periodistas que yo considero respetables, me dicen que ven en presidente a un populista de derecha, o que debería haber presentado las leyes “de a una”, o que le falta cintura política para “dialogar”, para “consensuar”…
La verdad es, que la principal noticia es la que no se brinda, y esta es la fórmula para conseguir gobernabilidad.
Todos sabemos señores, con la discrecionalidad con que se han manejado los dineros públicos en las provincias, los municipios, en las empresas públicas, en la obra pública, etc, etc, etc. ¿Y entonces?, ¿qué tiene que hacer Milei para conseguir gobernabilidad? sentarse con los Moyano, con los Baradel, con los Kirchner.
Reitero, la principal noticia para dar, no pasa por Milei, pasa por ver de qué modo se puede recuperar lo que nos han robado, y llevar a la cárcel a los responsables.
Si la justicia actuara en forma contundente en los miles de negociados nefastos, que se han realizado en todo el país, quisiera saber si los legisladores votarían en contra de los ciudadanos, con la hipocresía y liviandad que lo hacen.
La noticia señores periodistas, pasa por otro lado; pongamos las cosas en su lugar, y en la primera plana, con grandes letras negras.
Cuando los gobernadores hablan de avasallamiento, este se produce contra la ciudadanía cuando los legisladores no acompañan a un presidente que ganó democráticamente para que se produzca un cambio. Deben estar a la altura de las circunstancias señores, y señoras Gobernadores, Intendentes, empresarios ganadores de fastuosas licitaciones que les ha brindado la generosa teta del Estado en concursos turbios. El ajuste lo debemos hacer todos.
Qué calificativo deberíamos darle a los responsables de manejar estos fondos fiduciarios billonarios, por ejemplo, cuando observamos a los trabajadores realizando colas de varias horas con temperaturas de 40 grados, para conseguir habilitar su tarjeta SUBE y de este modo poder viajar tres días más como mucho, para conseguir que le paguen una miseria.
No sólo es indignante, implica además una perversa humillación para la mujer y el hombre que trata de seguir adelante a pesar de la adversidad de nuestro país en donde los Gobernadores parecen patrones de estancia de principios del siglo XX; falta decirles “si patroncito, como usted diga patroncito, a sus órdenes patroncito”. Ni que decir de los Intendentes.
Siguen pretendiendo tratarnos como borregos que desfilan al matadero, en tanto ellos, ni siquiera pasan calor, hambre, necesidades, penurias, malos momentos, desesperación, angustia y además terror. ¿Cómo deberíamos calificarlos a ustedes y sus cómplices, a sus amantes clandestinas?.
Hijos e hijas de puta, les queda chico, no, porque ofendería a las putas; ustedes son gusanos de una herida abierta que siguen infectando a una sociedad diezmada por atropellos, e injusticia.
Lamentablemente hay que reconocer que en el mundo entero, por lo general, el mundo de los grandes negocios es inescrupuloso, el dinero cautiva voluntades, y si es necesario y conveniente ejércitos, es una trama de túneles que recorre despachos de políticos, jueces, presidentes, narcotraficantes, lavadores de dinero, mugre.
Por esto, si bien existen almas bellas; personas que dedican su vida a encontrar soluciones para los que quedan fuera del sistema, sin recursos, sin instrucción, a la deriva; muchas más, viven solo para mantener sus privilegios, que no merecen. Lo indignante es, que estos despreciables personajes, utilizan la propaganda anticapitalista, su “preocupación” por los trabajadores etc. solo para camuflarse y poder realizar los negocios espurios más devastadores de que se tenga memoria; llevar a un país como la Argentina a la ruina total y absoluta como si hubiera sido derrotada en una guerra es un hecho criminal.
En el comentario del señor Morales Solá en su programa Desde el llano, pidió acertadamente que el presidente debía de tener “más respeto al dirigirse a gobernadores elegidos democráticamente, porque ofendía a los votantes de dichas provincias”. Esto es correcto porque un presidente gobierna para todos los ciudadanos debiendo ser magnánimo. Pero no es acaso faltarnos el respeto a los ciudadanos cuando dirigentes políticos manejan discrecionalmente dineros públicos, cuando utilizan bienes del estado como aviones de YPF, para hacerse llevar los diarios a sus provincias como lo hacía Cristina Kirchner, más sus causas comprobadas de corrupción y aún sigue libre, o realizar risueñas fiestas privadas, cuando la población desesperada no podía trabajar por la pandemia. Con todo respeto señor Morales Solá, le preguntó, ¿Quién nos respeta a nosotros, los ciudadanos?, valga la redundancia.
El presidente debe ser respetuoso, es correcto, yo no lo soy, y les digo a la gran mayoría de los dirigentes responsables de nuestras calamidades, que curiosamente aún siguen manejando los hilos del Estado que son unos hijos e hijas de puta.

Carlos Falcone
Carlos Falcone
12 ddís hace

Esto es también Argentina! Cómo defender la politiquería confundiendola con la democracia. No es fácil terminar con un régimen multipartidario que lleva décadas repitiéndose con variaciones
Pero se está logrando porque esto que pregona con disimulo el periodista nos llevó a tener un 44% de pobreza.

Luis Jauregui
Luis Jauregui
9 ddís hace

Un poco de paciencia, asturiano De haber ganado Massa ,ahora estarías escribiendo sobre un estado fallido.