Inicio > Actualidad > Noticias > El legado de Rafael Sánchez Ferlosio: «miles de páginas publicables»

El legado de Rafael Sánchez Ferlosio: «miles de páginas publicables»

El legado de Rafael Sánchez Ferlosio: «miles de páginas publicables»

Rafael Sánchez Ferlosio dejó a su muerte, el pasado 1 de abril, «miles de páginas publicables» que a su viuda, Demetria Chamorro, le gustaría que custodiase la Biblioteca Nacional (BNE), y ha recordado cómo advirtió al autor de «El Jarama» hace años: «cuando te mueras, lo publico todo».

«Cuadernos, cuadernitos y libretas» de un Sánchez Ferlosio «muy ordenado pero poco sistemático», todos ellos con una letra «perfecta» esperan destino, según ha explicado este martes Demetria Chamorro, que se ha reunido ya dos veces con la BNE para hablar de este legado del escritor que revolucionó la narrativa de los años 50.

Chamorro, que ha asistido a la presentación de «Diálogos con Ferlosio», un volumen en el que se recogen 44 entrevistas o conversaciones con diferentes medios de comunicación fechados entre 1956 y 2017, ha indicado que no es que esté dispuesta a publicar todo: «hay cosas que no publicaré. Lo dejamos al misterio».

«Pero cuando un escritor deja sus textos perfectamente guardados, soy partidaria de publicarlos. No tengo mala conciencia porque él sabía que yo pretendía hacerlo», ha recalcado.

El libro presentado este martes, «Diálogos con Ferlosio», pretende ofrecer una visión directa de este escritor, un «Ferlosio oral y espontáneo a su pesar», según el responsable de la edición, José Lázaro, en la Biblioteca Deliberar de la editorial Triacastela.

Y es que en 1957, el propio Sánchez Ferlosio declaraba: «Yo para las entrevistas no sirvo. No puedo contestar rápido. Soy fundamentalmente enemigo de la espontaneidad».

Para su viuda, la recopilación de estas entrevistas está «estupendamente», ya que se ha hecho una selección muy estricta para dar una coherencia interna al relato, de tal forma que se expone su forma de pensar.

Sánchez Ferlosio era «un tímido con fama de ogro y de ogro no tenía nada», ha indicado su viuda para la que, en todo caso, era «un ogro totalmente dulce».

Y ha vuelto a recordar cómo, al conocerse en 1963, cuando ella tenía 18 años, le dijo que si era el Rafael que había escrito «El Jarama», «ese peñazo para pobres».

En esa época, ha rememorado, «era una obligación moral leer ‘El Jarama’ y no eras nadie si no lo habías leído. Me tocaba las narices y dije que no pensaba leerlo».

Y ha sido hace 3 años cuando ha leído la novela que escribió su marido en 1955, con la que logró el Premio Nadal y el de la Crítica en 1956.

«Y me gustó mucho; me tenía totalmente engañada Rafael» ha dicho su viuda sobre esta obra, que el propio escritor, Premio Cervantes (2004) y Nacional de las Letras Españolas (2009), aseguró detestar.

Tomás Pollán, José Luis Pardo y José Angel González Sainz, amigos personales y expertos en la obra de Ferlosio, han asistido a la presentación de este volumen.

Según José Lázaro, el libro acerca «al Ferlosio que en vida restringió a familia y amigos», una persona «no filtrada por el mecanismo de autocontrol de cuando escribía, reescribía y corregía», aunque Tomás Pollán ha considerado que en las entrevistas era igual de «preciso» en sus escritos.

3.3/5 (4 Puntuaciones. Valora este artículo, por favor)