Inicio > Actualidad > Encuentro con Franco Battiato

Encuentro con Franco Battiato

Encuentro con Franco Battiato

El 13 de marzo de 2013 tuve la suerte de conocer y conversar con Franco Battiato. Vino a Madrid a presentar en la Cineteca de Matadero un film suyo, Musikanten, en la que mi buen amigo A. Jodorowsky interpretaba al mismísimo Beethoven. Alejandro me había contado en París cómo Battiato lo había contratado para dos películas suyas, pues sentía admiración por Jodorowsky. La misma admiración que yo sentía por ese artista total, músico, pintor, escritor y cineasta que respondía al nombre de Franco Battiato.

Hace 30 años, en 1991, escuché por primera vez en la radio «L’ombra della luce», tema esóterico y profundísimo del disco Come un cammello in una grondaia. Me fascinó. La escuché durante dos décadas. Fue la fuente de inspiración de mi primera novela, Ensoñación (2011), con epílogo de Milagros Frías. «L’ombra della luce» era un ritornello alegórico que se repetía en diversas partes del libro. Cuando Battiato y yo nos conocimos le regalé un ejemplar de esa novela dedicado y se quedó muy sorprendido de que esa canción, para él tan querida, me hubiese inspirado toda una novela. Me lo dijo en un correcto español. Le añadí que cuando la escribí me imaginaba su cara en la del protagonista. Sonrió. Añadió también que se alegraba de volver a saber de Alejandro, que cómo estaba de salud, si seguía trabajando, etcétera, que lo admiraba mucho. Le dije que había vuelto a rodar tras más de veinte años alejado del cine y que presentaría La danza de la realidad en Cannes dentro de dos meses, en mayo. Le veré allí en el Festival, en Cannes. Battiato sonrió, se alegró mucho. Me miro con sus ojos profundos y añadió: «Mándale un abrazo de mi parte a Alejandro cuando hables con él», me dijo en un buen castellano.

Casualmente, hace pocos meses le escribí, a través de Grazia Battiato, pero ya no contestaba. Supuse que su misteriosa enfermedad, que lo mantenía retirado y casi oculto en un pueblecito de Catania (Sicilia), llamado Milo, había empeorado mucho. Allí, en las estribaciones del volcán Etna, nos dejó en cuerpo. Su alma sigue siendo la sombra de la luz.

Descansa en paz #FrancoBattiato

5/5 (11 Puntuaciones. Valora este artículo, por favor)
Notificar por email
Notificar de
guest
0 Comentarios
Feedbacks en línea
Ver todos los comentarios