Inicio > Blogs > A favor del nordeste > Ensayo sobre la soberbia
Ensayo sobre la soberbia

“El destino siempre acaba abatiendo la soberbia”.
José Saramago en Ensayo sobre la lucidez

En la novela de Saramago, más del 80% de la población decide votar en blanco. Es un acto íntimo de indignación lúcida, no algo coordinado. El país entra en una eterna situación provisional que deriva en caos gracias a la colaboración de la soberbia de los dirigentes. El negativo fotográfico de esta historia ha salido del cuarto oscuro de la ficción y nos mantiene como protagonistas de la trama tras dos elecciones consecutivas en España.

Quizá hubiera sido más lúcido manifestar la indignación con un voto en blanco colectivo, pero aquí somos todos soberbios, no sólo los políticos, así que creemos saber qué nos conviene con un convencimiento cerril.  Tendemos a reducir todo al conflicto irresoluble, o se es del Barça o se es del Real Madrid. Las terceras vías, como el Atlético, se defienden con idéntica superioridad moral.  Nuestro ensayo tiene más que ver con la estupidez que con otra cosa.

Culpamos a los demás en lugar de encontrar una receta adecuada para todos, como hacen los políticos en Ensayo sobre la lucidez al buscar traidores entre la población. Porque aquí todos creemos tener la razón. Aunque nuestras posiciones sean contrarias, nos gusta jugar a ver quién tira más fuerte de la cuerda.

En la segunda temporada de la serie Mr. Robot, Elliot descubre que las partidas de ajedrez contra su propio yo siempre acaban en tablas. Somos como Elliot, políticos y ciudadanos actuamos como dos caras de un mismo ser. Así no hay quien rompa un empate que en realidad es una derrota.