Inicio > Libros > No ficción > ¿Es posible que exista una caja de herramientas narrativas?

¿Es posible que exista una caja de herramientas narrativas?

¿Es posible que exista una caja de herramientas narrativas?

Desde que me apasioné por el oficio del escritor comenzó a inquietarme una pregunta, vigente hasta la fecha: ¿todos podemos ser escritores, o es privilegio de unos cuantos tocados por el dedo divino?

La gran mayoría de los autores que he podido revisar coinciden en la idea de que todos podemos serlo, pero hace falta algo muy importante: dedicación.

Por ejemplo, Doris Lessing decía que “el talento es algo bastante común; no escasea el ingenio sino la constancia”.

Ahora bien, ¿es suficiente la tenacidad? Si lo que queremos es contar una buena historia, además de la dedicación es indispensable tener ciertos elementos técnicos.

"Nunca debemos olvidar que escribir es un acto de libertad"

Luego de mis experiencias, tanto como alumno como coordinador de talleres de creación literaria, descubrí que existían algunas constantes en la actividad narrativa de los Grandes Maestros. El resultado es Cómo escribir una buena historia; más que libro es, precisamente, una caja de herramientas narrativas.

Parto de una idea central: debemos dar libre cauce a nuestra creatividad, tener plena confianza en nuestra imaginación. Hallar el placer de narrar. Patricia Highsmith solía decir que “al escribir una historia, a la primera persona que deberías complacer es a ti mismo”.

Nunca debemos olvidar que escribir es un acto de libertad.

En capítulos posteriores te invito a realizar conmigo un brevísimo recorrido por la historia del cuento, La epopeya de Gilgamesh, Las mil y una noches, la Ilíada y la Odisea, Calila y Dimna, hasta nuestros días.

"Hay que decir que entre quienes escribimos existe la preocupación constante de que, en literatura, ya todo está escrito"

La razón de eso es que yo postulo que, en la base de toda tarea literaria, está el cuento. Cuando escribimos un cuento puede valer por sí mismo (si nuestro deseo es, dado el caso, elaborar un libro de relatos) o ser el punto de partida para la realización de otras formas literarias.

Por ello, es de gran utilidad conocer los elementos primordiales del cuento (historia, tema, estructura, voz narrativa, personajes, tiempo y espacio, estilo, tono, tensión, intensidad, significación). A ese importante tema le dedico amplias reflexiones.

Ahora, si lo que deseas es abordar el género teatral, también sugiero ciertas bases como lo son el concepto de acción dramática, diseño de personajes, los diversos modos del diálogo dramático, y un muy práctico esquema de composición dramática, que procura una mayor eficacia en la elaboración de textos dramáticos. Asimismo, estos apoyos esenciales para la dramaturgia nos ayudan si nuestro interés es escribir guiones televisivos (series, programas unitarios, telenovelas), o bien si nuestro deseo es desarrollar nuestro cuento hasta convertirlo en guion de cine.

Finalmente, hay que decir que entre quienes escribimos existe la preocupación constante de que, en literatura, ya todo está escrito. En efecto, es posible que todos los temas ya se hayan tocado, pero alguno de ellos, seguro uno muy importante, no ha sido dicho por ti. Y ese hecho, innegablemente, nos hará ser mejores.

—————————————

Autor: Juan Sahagún. Título: Cómo escribir una buena historia: La creatividad literaria como motor de desarrollo personal. Editorial: Berenice. Venta: Todostuslibros, Amazon, FnacCasa del Libro.

4.5/5 (4 Puntuaciones. Valora este artículo, por favor)
Notificar por email
Notificar de
guest
0 Comentarios
Feedbacks en línea
Ver todos los comentarios