Inicio > Blogs > La orquesta del Titanic > “Españoles sin cojones”, en la guerra de Irak

“Españoles sin cojones”, en la guerra de Irak

batalla de nayaf, brigada plus ultra II

“Españoles sin cojones” les decían los militares salvadoreños, los norteamericanos, los insurgentes iraquíes y los mercenarios de Blackwater a los soldados de nuestro país en la batalla de Nayaf. Cuando en realidad se lo tenían que haber llamado a nuestros políticos. Los que les llevaron a esa guerra estúpida e injusta —los miembros del gobierno del sátrapa Aznar, el que prefirió inmolarse señalando a los gudaris, antes que reconocer que fueron los moros los que volaron Atocha en mil pedazos—; y los que antepusieron su narcisismo a la defensa de nuestros guerreros —los integrantes del desgobierno del peor presidente de la historia de nuestra democracia, el inefable Rodríguez Zapatero—.

Álvaro Colomer describe en su estupenda novela, Aunque caminen por el valle de la muerte, el papelón del ejercito español en la Guerra de Irak. La dura misión a la que tuvieron que enfrentarse los soldados de la brigada española Plus Ultra II. A los que sus superiores, instruidos por nuestros políticos miserables, les convirtieron en el hazmerreír de los marines norteamericanos y los valientes salvadoreños.

"El 4 de abril de 2004 es una de las fechas más olvidada de nuestra historia reciente y también más señalada . Ese día da comienzo la batalla más importante librada por el ejército español desde el asedio de Sidi Ifni."

En Aunque caminen por el valle de la muerte Colomer describe con tino y oficio el asalto del ejército de El Mahdi a la base Al-Andalus, cuartel español en Irak en el que convivieron de forma problemática nuestras tropas con las americanas, salvadoreñas y las del magnate de la guerra, Paul Bremer. El 4 de abril de 2004 es la fecha más olvidada de nuestra historia reciente, cuando debería ser una de las más señaladas . Ese día dio comienzo la batalla más importante librada por el ejército español desde el asedio de Sidi Ifni (1957-1958).

Álvaro Colomer consigue aquí un relato de ritmo vertiginoso. Que no decae en ningún momento. Repleto de personajes memorables como Tim Hall, el ferreo mercenario estadounidense; William O’Brien, un militar atípico, entregado a su misión de forma marcial, humanizado en su lucha por sacar adelante a su familia —formada por dos hijos pequeños y una esposa con cáncer en fase terminal—; el Coronel Dalton, líder del valeroso Batallón Cuscatlán II, un hombre fiel a sus principios, verdadero protagonista en la sombra de esta historia; y el titán hispano, el sargento Jorge Martín del Pozo —a quien en la versión cinematográfica del libro (que pronto estará al llegar; sobre todo, después de la estupenda acogida de Zona hostil) debería interpretar Luis Tosar—, un hombre de ley, que hace buena aquella máxima cidiana: “¡Qué buen vasallo sería si tuviera buen señor!”.

"Aunque caminen por el valle de la muerte es una aguda reflexión que debe servir de brújula en los confusos tiempos a los que enfrentamos. Una novela que capta todas las miradas y se abre a múltiples interpretaciones. "

Aunque caminen por el valle de la muerte es un libro necesario. De obligada lectura por parte de nuestros dirigentes. Una aguda reflexión que debe servirnos de brújula en los confusos tiempos a los que enfrentamos. Una novela que capta todas la miradas y se abre a múltiples interpretaciones. Y es que como el propio Colomer apunta: en la guerra, como en la literatura, hay tantas verdades como puntos de vista.

FUNDIDO EN NEGRO

Autor: Álvaro Colomer. Título: Aunque caminen por el valle de la muerte. Editorial: Random House. Venta: Amazon y Fnac