Inicio > Blogs > La orquesta del Titanic > Nos van a matar a todos; el triunfo de la religión sobre el hombre

Nos van a matar a todos; el triunfo de la religión sobre el hombre

Nos van a matar a todos; el triunfo de la religión sobre el hombre

No es culpa de Trump, ni de Putin, ni de Aznar. Tampoco de Lockheed Martin, ni de Carlyle Group, ni tan siquiera de BlackWater. Esto que nos está pasando no es una consecuencia de la lucha por el control del petroleo, del hambre en el Tercer mundo o de la desigualdad social. Los soldados del califato nos quieren matar a todos porque somos “cruzados”. Así de simple y aterrador. Aplícate el cuento, compañero, porque de ellos solo te salvará un kalashnikov escondido debajo de la cama.

En el comunicado del Estado Islámico (IS) —después del terrible atentado de Manchester— lo dicen claro, cristalino: esto es un acto más de sus “esfuerzos para aterrorizar a los incrédulos“; para acabar con los no creyentes. Y sí: en ese grupo también entras tú, querido salvador de almas. Defensor del buenismo. Tú, que piensas que todo se puede arreglar con palabras. Tú, que proclamas a los cuatro vientos que todo esto ocurre por la política norteamericana en Oriente Medio. Tú, querido amigo, también eres su objetivo.

Si todavía tienes dudas de lo que digo, vete a la librería más cercana o abre Amazon en una nueva ventana de tu navegador y busca 2084. El fin del mundo, del escritor argelino Boualem Sansal. Un voz lucida y aterradora que nos describe en su última novela cómo la religión acabará triunfando sobre el hombre. Aniquilándolo, destruyéndolo, sometiéndolo.

Puede que la religión haga amar a Dios, pero no hay nada como ella para acabar detestando al ser humano y odiar a la humanidad.

 

En 2084, Sansal nos lleva a Abistán, un ficticio régimen basado en la sumisión a un Dios único que todo lo domina. Un lugar donde el pensamiento ha sido erradicado. En esta distopía —esta actualización de la ficción orwelliana, con gran hermano incluido, “El gran ojo“— la diversidad y la pluralidad han sido suprimidas y sustituidas por un poder totalitario que aniquila al hombre como ser individual.

En este futuro apocalíptico —un Mad max religioso en toda regla— solo el héroe de la novela, Abi, ofrece una salida: perder el miedo a la muerte, ser conscientes de nuestra fragilidad, admitir que el universo está por encima de nosotros y que ninguna religión nos logrará salvar del vacío al que nos enfrentamos.

Si quieres parar esto, deja los discursos bien intencionados a un lado y abre una petición en Change.org para que vendan rifles de asalto en el Carrefour Express de la esquina.

——————————

Autor: Boualem Sansal. Título: 2084. El fin del mundo. Editorial: Seix Barral. Venta: Amazon, Fnac