Inicio > Libros > Narrativa > Esta novela te conoce

Esta novela te conoce

Esta novela te conoce

Ojo: a mí este libro me ha cuestionado, me ha consolado, me ha dolido y me ha animado. Este libro me ha hablado (y regañado) como si me conociera. Porque me conocía. Y esa es su excelencia.

Nando López es un autor lleno de sensibilidad, un escritor que observa sin que nada le sea indiferente y que, aunque siempre se pone del lado de quien sufre, sabe también ser autocrítico: con él y con sus personajes, con sus excusas y sus huidas. Lo que Nando ha escrito —y no era fácil— es algo imposible: una novela generacional que habla a muchas generaciones, a las de la segunda mitad del siglo XX y a las de principios del siglo XXI, porque todos tienen su hueco, lleno de matices, de dudas, de miedos, de esperanzas. Llenos de vida.

"Nos estamos haciendo viejos sin dejar de ser jóvenes promesas, sin querer aceptar compromisos, obligaciones, rutinas. Queremos ser mayores y seguir jugando"

Y la ha escrito con ambición. “Al estilo cervantino”, dice él; porque hay un personaje que sabe contar pero no se fía de saber contarse; escarmentado por sus propios subterfugios y, sobre todo, por sus fracasos. Así que recurre a un profesional de la escritura, a un narrador externo y le deja asomarse a su vida, a sus afectos, a su círculo: amigos, padres, hermana, sobrinos… Entre todos, entre la subjetividad, la distancia y la autocrítica, entendemos a esa generación que sigue, seguimos, en la adolescencia.

Siempre en El guardián entre el centeno, siempre en EGB y en La bola de cristal, siempre en la nostalgia y en la responsabilidad ajena. Esa generación que tuvo infancia porque nuestros padres, hijos de la posguerra, no la tuvieron; porque trabajaron desde pequeños y se hicieron mayores sin haber sido niños. Nosotros, para bien y para mal, nos hemos hecho adultos sin dejar de ser adolescentes.

Nos estamos haciendo viejos sin dejar de ser jóvenes promesas, sin querer aceptar compromisos, obligaciones, rutinas. Queremos ser mayores y seguir jugando. Y, sobre todo, no queremos renunciar a esas promesas de la infancia que llevamos treinta años exigiendo: “Claro que sí: podrás llegar a ser lo que quieras…”. Nos lo decían nuestros padres y nuestros profesores con todo el amor del mundo y… ¿Ahora? Pasados todos los plazos, incluso ese de los cuarenta que veíamos tan lejano, ¿qué?

¿Somos quienes queríamos ser? Quizá no tengamos el dinero, los cargos, el reconocimiento, pero ser es otra cosa.

"El maravilloso y lúcido acierto de Nando es contarnos con ternura y con empatía y conectar al adulto que somos con el adolescente que no hemos dejado de ser. Y reconciliarnos"

“No sé si nuestros sueños eran demasiado grandes o la vida ha terminado siendo demasiado pequeña”. (…) “…compramos sin rechistar todo aquel discurso de lo que podíamos llegar a ser y ahora no hay modo de soportar lo que somos…”, se queja un personaje. Algún otro, en cambio, aprende que el pasado nos construye (y menos mal) pero no debe retenernos. Todo sin tazas de Mr. Wonderful; todo desde la experiencia y la verdad.

No es casual que los padres del protagonista sean catedráticos de latín y griego, que todas sus referencias, y hasta las pullas familiares, sean cultas. Son cultas porque son universales: lo que nos pasa ahora ya ha pasado a otros. Relativicemos, que no somos únicos.

El maravilloso y lúcido acierto de Nando es contarnos con ternura y con empatía y conectar al adulto que somos con el adolescente que no hemos dejado de ser. Y reconciliarnos. Podemos seguir siendo todo a la vez, está bien, no pasa nada; lo que no podemos es seguir engañándonos, esperando. Hay que hacer, hay que querer, hay que atreverse a ser.

Gracias, Nando.

————————————

Autor: Nando López. Título: Hasta nunca, Peter Pan. Editorial: Espasa. Venta: Todostuslibros y Amazon

4.6/5 (11 Puntuaciones. Valora este artículo, por favor)