Inicio > Libros > Poesía > Eternamente, Blon

Eternamente, Blon

Eternamente, Blon

«Nací el séptimo mes de 1991 bajo la luz de un hospital de Barcelona. Mi madre decidió ponerme el mismo nombre que Neruda y eso provocó que me pasara toda mi infancia enviándole notas de amor por debajo de la mesa a la niña que me gustaba. Volví a nacer en el año 2006, cuando mi hermano me regaló mi primer disco de rap y decidí persignarme delante del folio. Por aquel entonces ya tenía libretas repletas de sueños y esperaba con ansias el certamen de poesía del instituto. Nací por vez tercera en el año 2014, en el momento en el que nuestras miradas se cruzaron y me vi reflejado en aquellos ojos color miel. No quedan tan lejos las primeras canciones, las primeras cartas ni aquellas pintadas en la carretera. Y ahora, en el año 2018, he vuelto a nacer gracias a los mensajes en un trozo de papel, los primeros poemas y los grafitis en el arcén.»

CALÍOPE

Cuando estás tan callada,
ajena al mundo,
alzo mi pluma
y obligo a tu silencio a crear otro capítulo.

Te compongo con todas tus acciones y efectos,
ensalzas mis virtudes
e idealizo tus defectos.

Cuando estamos desnudos,
frente a frente,

es cuando el poeta se reencuentra con su musa.

Tus sueños son copla;
tus piernas, romance.
Tu piel es soneto.

REFLEJO

Conocí al día cuando desperté
en tus manos,
y a la noche
durmiendo entre tus piernas,
al cielo asomando por tu lado
más humano
y a las llamas del infierno
bailando en tus caderas.

Rozando tu piel ígnea
sentí que fueras verano,
pero te volviste invierno
como si el frío no doliera,
para acabar siendo otoño
en mis ojos apagados;
marchitándome en tu pecho
nos dejó la primavera.

PRINCESAS

Conozco a una princesa de verdad
que rompió cada página de su cuento
para irrumpir en mi historia.

Su corona es un moño a medio hacer,
destruyó su sortija
y se borró el maquillaje
para enseñarme a soñar con sus ojeras.

Su vestido de gala es una camiseta larga
que le tapa medio muslo.
Repudia el color rosa
y se entroniza sobre mis rodillas.

Ella no entiende de protocolos,
come en el sofá,
deja la ropa en el suelo,
me agarra el alma, me muerde el cuello,
sale de casa sin secarse el pelo.

Y es justo su máxima expresión humana
la que me convierte en súbdito.

PROMESAS

Prométeme que me amarás desde enero
y abrigarás mis sueños en las noches de febrero.
Ser el cuarzo para un marzo venidero,
llenar abril de aromas, de poesía y de ligeros.

Júrame que mayo será siempre nuestro,
que no habrá tregua en junio
para tu espalda y mis dedos.
Permite que en julio me torne un viajero
que en agosto va a hospedarse
en los rizos de tu pelo.

Ayúdame en septiembre a parar el tiempo,
regálame un octubre de delirio y sentimiento,
guíame en noviembre, alúmbrame el sendero,
prométeme que diciembre volverá a ser como enero.

NUNCA ES SIEMPRE

Tú siempre pintando sueños,
yo nunca sin tu perfume,
tú siempre con tus virtudes,
yo nunca sin mis defectos.

Saber que el «siempre» es eterno
y que mis malas costumbres
nunca evitan que tú alumbres
el letargo de mi invierno.

Vivo huyendo de la duda,
pues cuando me siento ausente
solo tu certeza ayuda.

Nunca el «siempre» es impaciente:
tú siempre me dices «nunca»
y yo nunca te niego el «siempre».

FUERA COMO FUESE

Era un loco
y estaba feliz.
Parecía enamorado.

Era un enamorado
y estaba loco.
Parecía feliz.

Era feliz
y estaba enamorado.
Parecía un loco.

 

Fuera como fuese…,
la felicidad no sabía vivir sin el amor
ni el amor sin la locura.

ETERNOS

La complicidad en aquella primera mirada.
El sabor de ese primer café.
La ilusión del primer viaje.
Sentir el primer beso como si fuera el último.

Y cuando el tiempo cumpla con su deber
y mis vetustas manos se entrelacen con tus canas,

nuestros ojos mantendrán la misma complicidad,
seguirán nuestras charlas con olor a café,
sonreiremos recordando nuestro viaje
y sentiremos ese último beso como si fuera el primero.

—————————————

Autor: Blon. Título: Eternamente. Editorial: Aguilar (Verso&Cuento). Venta: Amazon, Fnac y Casa del libro