Inicio > Libros > Poesía > Flores de Lichtenberg, por Alberto Montaner y Ricardo Guixà

Flores de Lichtenberg, por Alberto Montaner y Ricardo Guixà

Flores de Lichtenberg, por Alberto Montaner y Ricardo Guixà

Poemas de Alberto Montaner y fotografías de Ricardo Guixà

1

flores-de-lichtenberg-02

Destello en el silencio.

                                    El alma aspira

Bocanada de plasma.

                                   La mañana

Se despliega en corona soberana

De luz sobre los montes.

                                        El sol mira.

Alba del ser la opacidad retira

De la nada.

                  Espiral.

                             Todo dimana

Del centro y se requiebra y se engalana

En fragmentos de mundo.

                                         Un dios se admira.

Y en la intrincada red del laberinto

De este universo, el hilo que me guía

Es un agudo y lacerante instinto

De alcanzar ese nodo en que se enciende

La descarga de azul de la alegría

Que solo el brillo de tus ojos prende.

 

2

flores-de-lichtenberg-03

El punto exacto en que te toco.

El cielo

De tu piel y las venas del instante.

Relámpago de savia fulgurante

Que al carámbano azul le eriza el hielo.

La magnitud de tu voltaje.

Anhelo

De un mapa de mil rutas que incesante

Me lleve por tus poros adelante

Hasta alcanzar la cima del desvelo.

 

Un vórtice de luz que se deshila

En filamentos como sensaciones

En cuyo extremo el júbilo se afila.

Denso trazado de las emociones,

Retícula del ansia en que se enfila

La alta tensión de vívidas pasiones.

 

3

flores-de-lichtenberg-4

En el centro del pecho, inquieta, anida

Una escondida llama delicada,

De improviso surgida, alimentada

Por la corriente misma de la vida.

Breve chispa al principio, indefinida

Luz de un instante, pero desatada

De pronto en fulgurante llamarada

En cuyo fuego el ansia es consumida.

 

Mas cuando este voraz incendio calma,

Vuelve de nuevo a la oquedad oculta

Que acoge las secretas emociones

Y, latente en lo cóncavo del alma,

Aguarda otro momento en que, insepulta,

Prenda otra vez conjuntos corazones.

flores-de-lichtenberg-05