Inicio > Libros > Adelantos editoriales > Futuro, ¿qué futuro?, de Santiago Niño-Becerra

Futuro, ¿qué futuro?, de Santiago Niño-Becerra

Futuro, ¿qué futuro?, de Santiago Niño-Becerra

¿Cuál es el futuro económico y social que nos aguarda el día en que la covid-19 solo sea un recuerdo? ¿Qué pueden esperar los pensionistas, los empresarios, los jóvenes y los niños? ¿Cuáles son las claves para sobrevivir más allá de la pandemia? A estas preguntas acuciantes responde el nuevo libro del autor de El crash del 2010, una obra que le hizo instantáneamente popular por sus aciertos y su gran capacidad divulgativa y comunicativa.

Santiago Niño-Becerra fue uno de los primeros economistas mundiales que alertó de que se avecinaba una crisis de características sistémicas comparables al crash de 1929. Ahora en Futuro, ¿qué futuro? hace un ejercicio comparable de predicción a largo plazo.

Zenda adelanta el comienzo del libro.

***

¿De qué van las páginas que siguen?

PREGUNTA: ¿Cómo se lo tomó?

RESPUESTA: El mercado del cine, hoy, es chino (…) Para los festivales esto significa estar bajo una autocensura o bajo censura de China (…) Allí, solo el Estado compra. No estamos hablando de un país occidental, donde hay agentes privados. Pero incluso la industria del cine en Occidente se negó a proyectar mi película. No pueden perder aquel mercado. No es algo que esté bien o mal.

PREGUNTA: Entonces ¿qué es?

RESPUESTA: Occidente está totalmente colapsado con la necesidad de capital y por la búsqueda de beneficios. Han abandonado las libertades y otros argumentos.

PREGUNTA: ¿Cómo cree que afectará la pandemia a la libertad de expresión?

RESPUESTA: La cosa empeorará en todo el mundo. Solo se permite que se diga lo que ellos aceptan. Nunca te dejarán de­cir algo realmente crucial o cuestionar lo establecido.

PREGUNTA: ¿Sufrirá la democracia cuan­do pase la pandemia?

RESPUESTA: La ola de 30 o 40 años de de­mocratización está llegando a su fin. Si te fijas en lo que sucede en Brasil o en Estados Unidos, y en tantos otros países, ves que hay un enorme retroceso en la idea del Estado liberal. Muchos de esos países están en crisis, dejando un espa­cio enorme a los regímenes autoritarios.

Ai Weiwei, artista chino perseguido en su país y autor del documental Coronation, en el que aborda el confinamiento de la ciudad de Wu­han y cuya proyección no ha sido programada en los grandes festivales.Entrevista realiza­da por Jamil Chade, «Occidente está perdiendo sus valores», El País Cultura, 22 de marzo de 2021

Estas páginas tratan de lo que es posible que suceda mañana, cuando el virus se halle controlado y la covid sea «una gripe más». De los cambios que ya están empezando a vislumbrarse. De las consecuencias de tales cambios. De las implicaciones de tales consecuencias. Algunas, algunos, dirán que las páginas que siguen son pesimistas; de hecho, más de dos y más de tres me califican de «pesimista». Pero es que, si lo piensan, es imposible que «lo que viene» sea alegre, al menos que lo sea para todos y no solo para una minoría. Lo que viene va a llegar después de una pandemia incrustada en una crisis que comenzó hace quince años y en una fase que ya ha durado ocho, en la que la economía ha estado dopada por las anfetas financieras que los bancos centrales han ido inyectando en el tejido económico, a fin de sostener una realidad que se ha hecho adicta a tales inyecciones. Y es ahora cuando esa adicción va a desaparecer, porque tiene que desaparecer. En los años comprendidos entre 2023 y 2030 será necesario realizar los ajustes precisos para recorrer la última fase del Sistema Capitalista en un momento en el que el Capitalismo ya está en declive, al haberse casi agotado la razón de su existencia: ¿ven ustedes hoy mucho individualismo?, ¿ven a empresas compitiendo a muerte para dominar un subsector económico o una zona geográfica?, ¿ven a Estados potentes ejerciendo su poder sobre compañías díscolas y encauzándolas por la senda de la soberanía nacional? No, ¿verdad?

Y esos ajustes que ahora son imprescindibles van a resultar, como dicen las grandes empresas cuando re­ducen sus plantillas, «dolorosos pero necesarios». Entre otras razones porque en esta fase deberá ir preparándo­se el nuevo sistema que sucederá al Capitalista cuando este finalice. Y eso no puede ser alegre: recuerden el período 1770-1815. Fue muchas cosas, pero alegre…

Al igual que en mis obras anteriores, mis agradeci­mientos a todas aquellas y aquellos que, de forma direc­ta e indirecta, incluso de manera inconsciente, han con­tribuido a que pudiera gestar y escribir estas páginas: las que siguen.

Vilassar de Mar, marzo de 2022

—————————————

Autor: Santiago Niño-Becerra. Título: Futuro, ¿qué futuro?: Claves para sobrevivir más allá de la pandemia. Editorial: Ariel. Venta: Todos tus libros, Amazon, Fnac y Casa del Libro.

© Caterina Barjau

3.8/5 (8 Puntuaciones. Valora este artículo, por favor)
Notificar por email
Notificar de
guest
1 Comentario
Antiguos
Recientes Más votados
Feedbacks en línea
Ver todos los comentarios
Pepehillo
Pepehillo
7 meses hace

Muerte, condenación e infierno. Ése es el futuro. Lo demás son chorradas.