Inicio > Firmas > Divitos y literatos > Gloria Fuertes
Gloria Fuertes

Sí, hace mucho que no compartía un Divito Literato con vosotros, como sabréis si sois seguidores de esta sección o bien lectores de prensa, ya que las especulaciones sobre esta tardanza han ocupado incontables portadas. Pues bien, creo que os debo una explicación, y ésta es mucho más sencilla pero quizás más inesperada de lo que algunos habían especulado.

No, no he sido víctima de ningún atentado yihadista debido al capítulo dedicado a Estado Islámico en mi Divitos al asalto del poder; no me he recluido en mi torre de marfil a lo Howard Hugues ni he pasado el invierno escribiendo mi novela como guardián de un hotel aislado por la nieve. Simplemente recibí un regalo el día de Reyes.

"Nada me dolería más que una acusación de oportunista no siendo ese el caso. Y así he estado estos meses: no publicando el Divito de la Fuertes para que no pareciera que iba a rebufo."

Sí, el 6 de enero sus no-satánicas majestades me obsequiaron con la redacción escolar de una niña que posteriormente se transformó en una importantísima literata: Gloria Fuertes. Podéis imaginar mi alegría; evidentemente mi primera intención fue la de compartir este Divito en mi sección zendiana, pero sin embargo algo hizo que me echara atrás. Estábamos ya en 2017, cuando se celebraba el centenario del nacimiento de la poeta, y venía, pues, una avalancha de antologías, biografías y artículos sobre su figura…Nada me dolería más que una acusación de oportunista no siendo ese el caso. Y así he estado estos meses: no publicando el Divito de la Fuertes para que no pareciera que iba a rebufo de la corriente general ni publicando el de ningún otro autor porque sentía que traicionaba la memoria de la escritora más mediática de mi infancia.

No, no he desaprovechado la oportunidad de dar a conocer esta pequeña joya en forma de redacción y aquí la podéis leer ¿Qué es lo que finalmente ha hecho que me decida por ello? Muy sencillo, pensé que si había alguien que tenía justificado apuntarse a ese carro, aunque sólo fuera por motivos de apellido, era una persona: yo.

5/5 (3 Puntuaciones. Valora este artículo, por favor)