Jane Austen

Cazaclicks mierdero”, “caradura”, “falso”…éstos y otros simpáticos epítetos fueron los que se me dedicaron antes de publicar este divito literato. Seguramente no os preguntaréis el motivo (y es que hay demasiados) de este repentino odio hacia mi persona; tanto me da, os lo explicaré igualmente.

Dado que, como veis, éste es el divito literato número 10, para celebrar la efemérides organicé un sondeo entre mis parroquianos: serían ellos los que, con sus votos, elegirían al escritor que protagonizara este capítulo. La competición estaba resultando emocionante, con un grupo de autores que comenzaba a distanciarse de la competencia: Stephen King, Miguel de Cervantes, Isaac Asimov, Gloria Fuertes y H. P . Lovecraft. Hasta que, de repente, El autor comenzó a recibir decenas de votos, todos ellos redactados con las mismas palabras mediante el trabajoso método conocido como copia y pega.

Nada que recriminar a El autor, puesto que si su deseo era protagonizar este episodio, era libre de jugar sus armas, votar por sí mismo y movilizar a sus contactos para que alzaran la voz en favor suyo. Sin embargo, consideré que una campaña así desvirtuaría los resultados de la encuesta, transformándola en un concurso de popularidad que sería ganado por quien tuviera más seguidores, cosa harto común en estos días. Así que decidí, unilateral y fulminantemente, cancelar la convocatoria. El décimo Divito Literato sería para la primera autora en ser votada: Jane Austen

Y ahí fue donde El autor montó en cólera y, bajo los gritos de guerra “Los caraduras no se irán de cositas” y “Yo gané, yo gané, yo gané”, comenzó su cruzada contra mi persona.

Cruzada que ha provocado en mí tal depresión y desorden mental que ahora me hallo ingresado en el hospital psiquiátrico de Carfax. Sólo se me permiten 15 minutos diarios liberado de la camisa de fuerza y los aprovecho para escribir estas líneas. Pero estoy tranquilo, la redacción escolar de Jane Austen ya está en manos de un amigo, David Bowman, que se trasladó a Reading para conseguirla.

Pero yo ahora os dejo, el doctor John Seward me comenta no se qué de una trepanación y de que “lo clásico nunca pasa de moda”.

Creo que será algo fascinante.

0/5 (0 Puntuaciones. Valora este artículo, por favor)