Inicio > Blogs > Entre roles anda el juego > El juego más antiguo
El juego más antiguo

Me lo preguntaron el otro día, en mi calidad de “experto” en juegos de todo tipo. ¿Cuál es el juego más antiguo? ¿Ajedrez, parchís, oca (qué manía con que hable de la oca)? Pues no, no… y no.

Hoy en día el juego más antiguo del que se tiene referencia es el llamado “Juego Real de Ur”. Se encontró el tablero nada menos que Sir Leonard Woolley (colega de Lawrence de Arabia y considerado el primer arqueólogo moderno, pocas bromas con este señor) en 1922, en las tumbas reales de Ur… de ahí el nombre con el que lo bautizó. Lo cierto es que no se sabe su nombre original… ni siquiera estamos, hoy en día, seguros de sus reglas. Por cierto, si quieren ver personalmente el hallazgo de Woolley, se encuentra expuesto en el Museo Británico de Londres. Aprovechen ahora que el cambio euro/libra nos es favorable

El tablero encontrado por Woolley está datado en la época de la Primera Dinastía de Ur, hacia el 2.600 a. C. Está hecho en madera con incrustaciones de concha, lazulita y piedra caliza roja puesta en alquitrán o brea. No han llegado hasta nosotros las reglas concretas, pero sí una tablilla de arcilla con escritura cuneiforme del 177-176 a. C, en el que comenta lo bastante el juego para que sepamos que era jugado por dos jugadores, cada uno con siete fichas (blancas y negras), que se movían según el resultado de la tirada de tres dados piramidales. Vamos, como el parchís o el backgammon. El tablero está formado por 20 casillas, y en varias de ellas aparecen rosetones. Se teoriza sobre para qué se utilizaban: unos, que eran casillas a evitar, (tal vez casillas que te enviaban de nuevo a la salida, como la Muerte en la Oca); otros, una multa en dinero (como la casilla de la cárcel en el Monopoly). Por último, no faltan los que dicen que en realidad eran casillas seguras, (como las que hay en el parchís, vamos). ¿Y la teoría auténtica cuál es? Pues no lo sé, la verdad. Hoy por hoy, nadie lo sabe.
Posteriormente al hallazgo de Woolley han ido apareciendo más tableros, todos ellos en tumbas, lo que ha hecho que los historiadores elaboren la teoría de que se colocaban en las tumbas para que las almas de los muertos se entretuvieran en la espera del tránsito de un mundo al otro (aunque otros dicen que la cosa tiene un significado místico, qué sé yo, cuando se aclaren que me lo expliquen)

Para jugar al Juego Real de Ur

Necesitará un tablero de 20 casillas como el de la fotografía (puede dibujarlo en un papel, que no ofenderán a nadie, de hecho se han encontrado esquemas de tableros grabados toscamente en piedras de tumbas y palacios). Cada jugador tiene siete fichas de su color y las mueve según el esquema de aquí al lado, según el resultado de tres dados piramidales. ¿Y cómo es un dado piramidal? Una figura geométrica de pirámide con un vértice marcado o pintado. Las tiradas de leen así:

 

3 vértices marcados ……….. mover 5 casillas y volver a tirar
3 vértices no marcados……. mover 4 casillas y volver a tirar
2 vértices no marcados …… mover 0 casillas y tira el contrario
1 vértice no marcado ……… mover 1 casillas y tira el contrario

 

Gana el primero que consigue mover sus 7 fichas hacia arriba y hacia abajo, sacándolas del tablero.
Cuando una ficha llega a la casilla 14ª se le da la vuelta para diferenciarla de las que van subiendo por el pasillo central. Las fichas pueden atacarse entre sí… pero solo las que están con la misma condición: Es decir, las que están con la cara levantada pueden atacar a otras en la misma situación, no a las que están haciendo el camino de bajada y están “con la cara vuelta” que sólo pueden atacar y ser atacadas por las que están como ellas. Decidiremos que los rosetones hacen de casilla segura. No se pueden atacar fichas allí. Las fichas atacadas han de volver a empezar. Como el parchís. Salvo en la casilla final, no puede haber dos fichas compartiendo el espacio. Ni amigas, ni enemigas. Si un jugador no puede mover ninguna ficha a un espacio libre… Simplemente, no mueve.
No hay que llegar a la casilla final con un número exacto. Pero para salir del tablero (y puntuar) una ficha tiene que hacerlo sacando un 4 (es decir, tres vértices no marcados). Si el jugador tiene más de una ficha en la casilla final salen todas. En esta casilla final se pueden acumular todas las fichas que se quieran, de un bando o de otro, y, como ya se ha dicho, no se pueden eliminar entre sí. Y una última cosa: como en otros juegos, no se puede contar hacia atrás.

¿Se animan a jugar al juego más antiguo? Piensen que hablamos de 4.500 años. Como poco..