Inicio > Actualidad > Noticias > Karmele Jaio: «Sentía cierta curiosidad por entrar en la mente de un hombre»

Karmele Jaio: «Sentía cierta curiosidad por entrar en la mente de un hombre»

Karmele Jaio: «Sentía cierta curiosidad por entrar en la mente de un hombre»

La escritora Karmele Jaio (Vitoria, 1970) explora la construcción y transmisión de la masculinidad y de los roles de género en la sociedad vasca en su última novela editada en castellano, «La casa del padre» (Destino), y ha opinado que «los hombres tienen un recorrido importante pendiente» para asumir la igualdad entre ambos géneros.

Jaio reflexiona sobre las cuestiones de género, enfocadas principalmente desde el punto de vista masculino, a través de los protagonistas principales de su novela, un escritor que lleva años bloqueado ante la página en blanco, su mujer, escritora como él que renunció a su vocación literaria para criar a sus hijas y cuidar de sus padres, y la hermana del primero, la rebelde de la familia, lesbiana y activista durante el conflicto vasco.

La trama, que en ocasiones adopta la forma de un «thriller», comienza a desarrollarse cuando el protagonista masculino tiene que volver a la casa familiar a cuidar al padre ya mayor que ha quedado solo por el ingreso hospitalario de su esposa y empieza a replantearse el ejemplo de masculinidad que le transmitió su progenitor.

La autora ha señalado, en un encuentro con los medios en Bilbao antes de que mañana salga su obra a la venta, que «una de las razones para escribir esta novela es que sentía cierta curiosidad por entrar en la mente de un hombre en este momento tan cambiante para las relaciones entre hombres y mujeres, y por ver cómo viven este momento».

Jaio ha precisado que, aunque en la novela se hace referencia a la violencia sexual y física que sufren las mujeres, no se centra tanto en esta cuestión como «en cómo viven los hombres estos episodios, qué pasa por sus cabezas cuando ocurren; si se sienten aludidos o no».

En la obra el protagonista masculino, explica la autora vasca creadora de otras dos novelas (una de las cuales «Las manos de mi madre» (2008) cosechó gran éxito y fue traducida a varios idiomas), varios relatos y un libro de poesía, «no entiende de dónde viene ese sentimiento de culpa y empieza a preguntarse por qué siente esa culpa como hombre por lo que ocurre».

Cuestionada sobre el papel que juegan los hombres en el actual momento de explosión de reivindicaciones feministas, la escritora vitoriana ha opinado que «muchos hombres están haciendo la reflexión sobre el papel que ocupan en el mundo y el rol que juegan» pero ha considerado que «tienen un recorrido importante pendiente, sobre todo de toma de conciencia de la situación de privilegio que tienen y de actuar para que eso no siga siendo así».

3/5 (3 Puntuaciones. Valora este artículo, por favor)