Inicio > Libros > No ficción > La conquista de México en su Quinto Centenario

La conquista de México en su Quinto Centenario

La conquista de México en su Quinto Centenario

En 1651, Antonio de Solís y Rivadeneyra publicó su Historia de la conquista de Méjico. Más de un siglo había transcurrido desde que Cuauhtémoc había sido apresado mientras huía de la devastada Tenochtitlan. La captura del último tlatoani certificó el sometimiento del imperio mexica a aquel puñado de españoles capitaneados por Hernán Cortés. En definitiva, desde hace tres siglos largos, la conquista de México figura en muchos de los títulos que reconstruyen la caída de la ciudad de Tenochtitlan, aquella que fascinó y aterró por igual a los barbudos.

"Entre estos dos polos he tratado de moverme, con la intención de descubrir al Cortés que se oculta tras su propio mito y con la de tratar de ofrecer un cuadro realista de aquella heterogénea hueste"

Coincidiendo con los quinientos años de la llegada de los españoles a las costas continentales y con el encuentro de Moctezuma y Cortés, parece oportuno revisitar las crónicas. Así lo consideró La Esfera de los Libros cuando me encargó este libro. Aceptado el reto de escribir sobre un tema tan manido, era obligado establecer cierto orden y delimitar los confines de la historia que se pretendía contar. Una historia confeccionada a partir de las fuentes clásicas. He aquí la primera exigencia, pues a pesar de que los españoles eran dados a dejar por escrito, con objetivos mundanos pero también trascendentes, sus acciones, existen dos corrientes principales de crónicas: la cortesiana y la bernaldiana. En el primer caso, las Cartas de Relación de Cortés abren un conjunto que se completa con la obra de Francisco López de Gómara. Toda una serie de historias de México se acogen a esta influencia de exaltación del héroe de Medellín. La otra la protagoniza la Historia verdadera de la conquista de la Nueva España, obra que reparte los méritos de aquella hazaña entre el colectivo e incorpora una deliciosa viveza, incluso crudeza, en muchos de sus pasajes. Entre estos dos polos he tratado de moverme, con la intención de descubrir al Cortés que se oculta tras su propio mito y con la de tratar de ofrecer un cuadro realista de aquella heterogénea hueste que anduvo entre volcanes y navegó sobre el lago Texcoco. Existe otra familia de estudios, los apoyados en esas fuentes, ya convertidos en verdaderos clásicos, como es el caso de la obra de Thomas, que se apoya, como es mi caso, en la obra de Cervantes de Salazar; o las más recientes, debidas a Restall o Camilla Townsend, autora de una obra dedicada a doña Marina. Toda esta bibliografía demuestra que el Anáhuac distaba mucho de ser una Arcadia feliz en la que imperaba un supersticioso y pusilánime Moctezuma.

Muy al contrario, y ese ha sido uno de los principales objetivos del libro, aquella era una realidad compleja que supo entender Cortés, que se convirtió en un libertador —del yugo mexica, se entiende— de totonacas o tlaxcaltecas. Paralelamente a esta acción pactista, existió un sordo pulso entre Moctezuma y Cortés que es necesario recrear. Un extraño pulso diplomático bajo el que se desarrolló el viaje a la ciudad de los lagos. De hecho, Cortés fue recibido ceremoniosamente en la capital, a la que accedió junto al emperador. Comenzaba ahí una fase, de atmósfera cortesana, interrumpida por la llegada a la costa de Narváez, que rompió el tenso equilibrio alcanzado en Tenochtitlan.

"Tomada Tenochtitlan, se planteó un interrogante: ¿cómo cerrar La conquista de México?"

Una nueva fase narrativa se abre en ese momento, pues la reconstrucción de las batallas, de la Noche Triste y de la ofensiva anfibia final, exigieron la búsqueda de un ritmo y un tono épico que no descuidara la cruda realidad a la que da lugar la guerra. Tomada Tenochtitlan, se planteó un interrogante: ¿cómo cerrar La conquista de México? La respuesta la dieron la biografía de Cortés y las diferentes cartografías mexicanas. En efecto, las fronteras de los Estados Unidos Mexicanos no coinciden con las del periodo de máxima expansión del Virreinato de la Nueva España. Tal posibilidad obligó a acometer la desgraciada expedición a Las Hibueras o las expediciones hacia los territorios norteños. Incluso a prestar atención a las empresas marinas en las que estuvo involucrado Cortés, aquellas en cuyos límites aparecieron tierras que recibieron nombres tan fantásticos como California. Todo ello forma parte de esta obra que se aproxima a la fascinante conquista de una nueva España.

——————————

Autor: Iván Vélez. Título: La conquista de México. Editorial: La Esfera de los Libros. Venta: Amazon y Fnac

0/5 (0 Puntuaciones. Valora este artículo, por favor)