Inicio > Actualidad > Noticias > La escritora disidente rusa Liudmila Ulítskaya, Premio Formentor 2022

La escritora disidente rusa Liudmila Ulítskaya, Premio Formentor 2022

La escritora disidente rusa Liudmila Ulítskaya, Premio Formentor 2022

La escritora rusa Liudmila Ulítskaya, disidente de la política de Vladimir Putin, ha sido galardonada con el Premio Formentor de las Letras 2022 por su «poderoso aliento narrativo», su sensibilidad y su delicadeza, según el jurado reunido en la casa de José Saramago, en Tías (Lanzarote).

Ludmila Ulítskaya, nacida en los Urales en 1943, es una escritora rusa cuyos antepasados judíos eran de Ucrania y se trasladó a Berlín en marzo de 2022, poco después de que Moscú iniciara la invasión ucraniana. Está considerada como una de las autoras «más profundas y de mayor alcance» de la literatura rusa contemporánea, de tal forma que su nombre ha sonado en varias ocasiones como candidata al Premio Nobel de Literatura.

Como un «soplo de aire, un soplo de luz, tal vez incluso un soplo de esperanza en un espacio que ayer todavía estaba vivo y era familiar, y que en un instante ha perdido sus contornos» ha recibido la escritora la noticia del Premio Formentor, por el que se ha mostrado profundamente agradecida: «Nunca esperé ver mi nombre en un entorno literario tan espléndido», ha asegurado, según ha informado la Fundación Formentor.

La escritora ha denunciado en ocasiones cómo en su país las autoridades intentan imponer una «ideología cultural que, en muchos aspectos, es similar al estilo de propaganda de la era soviética», y ha expresado su preocupación por el aumento de las restricciones sobre la libertad de expresión en Rusia. También fue firmante de cartas y comunicados para pedir mejores condiciones de reclusión para el líder opositor Alexéi Navalni, o la protección de la periodista de investigación Yelena Miláshina.

El jurado del Premio Formentor de las Letras, dotado con 50.000 euros, ha estado formado por Elide Pittarello, Marta Rebón, Gustavo Guerrero, Enric Bou y su presidente Basilio Baltasar, que ha descrito tras el anuncio a la galardonada como «la heredera de la gran tradición narrativa de su país». El jurado ha decidido premiarla por «el poderoso aliento narrativo con que registra las más sutiles emociones del alma humana, por la sensibilidad con que cuenta la epopeya de las personas arrojadas al laberinto del mundo». También «por la delicadeza con que rehabilita la dignidad de los hombres y mujeres sometidos al despótico azar de la desdicha, por la soberbia índole de sus personajes y su ondulante, aguda y deslumbrante conversación», ha indicado el jurado. Resalta además el jurado cómo las novelas de Ulítskaya plantean «preguntas incómodas que conciernen por igual a vencedores y vencidos, héroes y traidores, asesinos y víctimas. Con un alto contenido moral y religioso —cuyas fuentes encuentra en el judaísmo y el cristianismo— la obra de la escritora explora las ambiguas y complejas relaciones entre el bien y el mal».

Ludmila Ulítskaya nació en 1943 en los Urales, se graduó de la Universidad de Moscú con una Maestría en Biología, trabajó en el Instituto de Genética como científica y, poco antes de la perestroika, se convirtió en directora de repertorio del Teatro Hebreo de Moscú (1979-1982) y guionista.

Su formación profesional como bióloga y genetista «dota a su voz narrativa de una singular penetración, una modalidad literaria precisa y detallista. En sus novelas, cuentos y obras de teatro actúan personajes de toda edad, procedencia, etnia, clase social, credo, oficio, orientación sexual o género. Y todos ellos, «los marginados y los inconformistas, los forasteros y los oprimidos» reciben la vigorosa, audaz y compasiva mirada de la autora.

Ulítskaya hizo su primera aparición en el escenario literario en la década de 1990, cuando publicó varias colecciones de cuentos llenos de rico colorido y detalles psicológicos. Actualmente, Ulítskaya es autora de quince libros de ficción (con más de cuatro millones y medio de ejemplares vendidos en todo el mundo), de tres cuentos para niños y de seis obras de teatro representadas en varios teatros de Rusia y Alemania. Sus libros han sido traducidos en más de quince países.

Basilio Baltasar ha destacado tras la concesión del premio cómo han encontrado en sus obras «una deslumbrante destreza narrativa para reflejar las emociones, lo pesares y la fortaleza de los seres humanos. Esa capacidad de resistencia que los hace singulares y extraordinarios». Una autora que desde 2005 publica en español la editorial Anagrama, que empezó con Sinceramente suyo, Shurik, una novela irónica centrada en la historia de un hombre que es amante de las mujeres no por deseo sino por compasión, a la que luego siguieron Sonia y Las mentiras de las mujeres.

El premio será entregado el próximo mes de septiembre en Las Palmas de Gran Canaria en un acto con el que darán comienzo las tradicionales «Conversaciones Literarias» que impulsa la Fundación Formentor con el mecenazgo de las familias Barceló y Buadas. Fue concedido por primera vez en 1961 y recuperado en 2011. En los diez años transcurridos en la segunda época del premio, han recibido el Formentor Carlos Fuentes, Juan Goytisolo, Javier Marías, Enrique Vila-Matas, Ricardo Piglia, Roberto Calasso, Alberto Manguel, Mircea Cartarescu, Annie Ernaux, Cees Nooteboom y César Aira.

5/5 (1 Puntuación. Valora este artículo, por favor)
Notificar por email
Notificar de
guest
0 Comentarios
Feedbacks en línea
Ver todos los comentarios