Inicio > Libros > Narrativa > La historia de un crimen
La historia de un crimen

Mi mejor momento como escritora es cuando todas las piezas se elevan, giran en el aire y me muestran cómo encajan. Yo tenía una serie de piezas, de preguntas, que revoloteaban por mi cabeza y que un día lograron ensamblarse: una historia leída en un periódico, una visión de mi familia, una escena de Agatha Christie, una obsesión que arrastro desde niña, y un poema.

El tiempo que viví fuera de Asturias seguí una historia por el periódico: un hombre había desaparecido. La última vez que le habían visto fue en su negocio, un sábado, en el que acudió a su almacén a buscar sillas para una comida familiar que iban a hacer en casa. Luego nadie volvió a saber nada de él. Su coche apareció en una zona de acantilados a la que, según su familia, nunca solía ir. Sus familiares también afirmaban que no tenía enemigos conocidos, ni problemas y que era imposible que se hubiera ido por su propio pie. Un par de semanas después su cadáver apareció en una playa a varios kilómetros de la zona de acantilados. No volvieron a salir noticias sobre él en la prensa, así que supuse que su muerte se había producido por un accidente (puede que resbalase y cayera) o por su propia voluntad. Pero ¿qué le había llevado aquel día a ir a los acantilados a los que nunca iba? Y, en el caso de que se hubiera tirado, ¿cómo era posible que su familia no intuyera nada? ¿Hasta qué punto conocemos a las personas que tenemos a nuestro lado?

"En los periódicos nunca (o casi nunca) aparecen las historias de quienes hallan los cadáveres, y en las películas y las novelas estos personajes no suelen volver a salir"

Meses después estaba en una hamaca sin hacer nada y, de pronto, tuve una visión: todos y cada uno de los miembros de mi familia entrando en el recibidor de la antigua casa de mis abuelos. ¿Qué hacíamos todos allí? ¿Por qué nos habíamos reunido? La primera respuesta que se me vino a la mente me sorprendió: alguien iba a venir a decirnos que éramos sospechosos de asesinato.

A esto hay que añadir que cuando era niña escuché que habían encontrado el cadáver de un hombre en un pinar por el que pasábamos a veces. Mi imaginación me llevó a pensar que podría haberlo encontrado yo. Desde entonces suelo preguntarme qué sienten, cómo reaccionan, las personas que se topan de pronto con un muerto. Sobre todo si, como en el caso del pinar, éste ha sido asesinado. En los periódicos nunca (o casi nunca) aparecen las historias de quienes hallan los cadáveres, y en las películas y las novelas estos personajes no suelen volver a salir (a no ser que estén directamente relacionados con el crimen). Pero, ¿cómo afecta este hallazgo a sus vidas? ¿Cuál es la historia paralela de esa gente?

Por otra parte, siempre he sentido debilidad por ese momento tan Agatha Christie (no sólo de ella, pero sobre todo de ella) en el que al final del libro el detective junta a todos los protagonistas en una habitación para desvelar quién es el culpable. Así que un día me pregunté: ¿y por qué no escribir una novela que se centrase de principio a fin en ese momento, el detective reunido en una habitación con todos los sospechosos hasta encontrar al asesino?

"Así nació Cuando es invierno en el mar del Norte, la historia de un crimen contado desde dos puntos de vista diferentes"

Tenía todas estas piezas en mi mente, bullendo, quería escribir algo sobre ellas, pero no sabía qué. Entonces tuve una intuición: si encontraba el título, todo encajaría. Empecé a buscarlo con dedicación de exploradora. Dentro de mí, en los libros, en las canciones, en cada cosa que me decían… Sabía que estaba escondido en alguna parte. Hasta que mi amiga Isabel me sugirió “Cuando es invierno en el mar del Norte”, el primer verso del poema de Ángel González “Canción de invierno y de verano”. En ese momento, ocurrió; las piezas giraron en el aire y me mostraron cómo encajaban. No sólo con ese verso, sino con el poema entero. Supe inmediatamente qué quería contar.

Así nació Cuando es invierno en el mar del Norte, la historia de un crimen contado desde dos puntos de vista: la de la familia Larfeuil, cuyos miembros son sospechosos del asesinato, y la de Dora, una periodista cultural en paro, que se obsesiona con este caso porque el que iba a ser su futuro suegro fue quien encontró el cadáver en la playa.

———————————

Autora: Leticia Sánchez Ruiz. Título: Cuando es invierno en el mar del Norte. Editorial: Pez de Plata. Venta: Amazon y FNAC

0/5 (0 Puntuaciones. Valora este artículo, por favor)