Inicio > Libros > Narrativa > La juventud de un rey

La juventud de un rey

La juventud de un rey

Ático de los Libros publica una de las míticas obras de T. H. White, el padre espiritual de Harry Potter, según afirma la mismísima J. K. Rowling.

Ático de los Libros es una de esas editoriales de las que uno se enamora a primera vista. Desde que naciera, allá por 2010, en mi caso personal no ha hecho más que darme alegrías. Su lema ya era un reclamo irresistible: “Queremos publicar aquellas obras de la literatura universal y clásicos contemporáneos que permanecen inéditos en castellano, o que han sido injustamente condenados al olvido.” Y con esa noble consigna, un trabajo y un gran gusto eligiendo textos y elegantes portadas, han creado fieles adeptos. Gracias a Ático de los Libros, entre otras cosas, he podido leer en español tres de mis libros de historia predilectos, El Mediterráneo, Historia de Venecia y Sicilia: la maravillosa trilogía de J. J. Norwich. También, gracias a esta editorial, presumo en mi biblioteca de tener una elegante traducción de En las montañas del Atlas, de Salgari, así como de haber podido regalar a mi hijo las pasadas Navidades la deliciosa edición de La princesa prometida, de W. Goldman.

"Con el título de El rey que fue y será, Ático de los Libros publica una de las historias más bellas de cuantas se han escrito de esta saga"

Por eso, cuando me llegó la noticia de su última publicación, no tuve más remedio que lanzarme a por ella. Es, además, irresistible. Se trata nada más y nada menos que de la precuela de la saga del rey Arturo y sus caballeros de la Mesa Redonda. Con el título de El rey que fue y será, Ático de los Libros publica una de las historias más bellas de cuantas se han escrito de esta saga, recuperando, de paso, a un grandísimo escritor inglés, traductor (qué duda cabe) de Malory: T. H. White. Un tipo singular como solo un escritor inglés nacido estrenando el siglo XX puede serlo: excéntrico, gentleman, erudito, poeta, amante de los mitos sajones y admirador de los mitos griegos; pasaba largas temporadas en su casa de campo escribiendo, sin relacionarse con nadie, rodeado de libros y de fantasmas. Tuvo, además, la muerte que mucho envidiamos: eni ponto oleto; se perdió en el mar, pues murió el 17 de enero de 1964 en Pireo, Grecia,​ a bordo de un barco; pero antes había dejado un buen puñado de novelas, magníficas traducciones, un elegante poemario de amor y una interesante relación postal. En una de aquellas cartas dirigida a un buen amigo confesaba:

Me desesperé entre mis libros y sostuve [a Malory] de entre los demás. Me emocioné y quedé asombrado al descubrir que: (a) Era una perfecta tragedia, con un comienzo, un intermedio y un desenlace ya implícito desde el inicio; (b) los personajes eran humanos, con acciones reconocibles y que podían ser previstas […]. De cualquier manera, comencé a escribir.

La novela a la que hacía referencia, que fue descrita como «un prefacio a Malory», se llamó La espada en la piedra.​ Publicada en 1938, contaba la infancia del rey Arturo. Hoy ese libro es el primero de las cinco partes que publica Ático de los Libros bajo el título El rey que fue y será.

¿Se lo van a perder? Yo, desde luego, no.

—————————————

Autor: T. H. White. Título: El rey que fue y será. Editorial: Ático de los Libros. Venta: Todostuslibros y Amazon

4.9/5 (30 Puntuaciones. Valora este artículo, por favor)