Inicio > Actualidad > Noticias > La madre de Frankestein, la nueva novela de Almudena Grandes

La madre de Frankestein, la nueva novela de Almudena Grandes

La madre de Frankestein, la nueva novela de Almudena Grandes

La escritora Almudena Grandes, Premio Nacional de Narrativa 2018, publicará el próximo 4 de febrero su nueva novela, «La madre de Frankestein», quinta entrega del proyecto narrativo «Episodios de una Guerra Interminable».

Se trata de la novela «más intensa y emotiva» de la autora, según ha señalado la editorial Tusquets en un comunicado, una historia que transcurre en un manicomio de mujeres y cuenta la relación entre un médico regresado del exilio, una paciente célebre y una humilde enfermera, criada en ese lugar.

Almudena Grandes (Madrid, 1960) inició los «Episodios de una guerra interminable» en 2010 y sus títulos, traducidos a más de diez idiomas, han cosechado, además del Premio Nacional de Narrativa del pasado año, el de la Crítica de Madrid, el Elena Poniatowska y el Sor Juan Inés de la Cruz.

En esta nueva novela, se cuenta la historia del joven psiquiatra Germán Velázquez, que vuelve en 1954 a España tras estar exiliado 15 años en Suiza, para trabajar en el manicomio de mujeres de Ciempozuelos, al sur de Madrid.

Allí se reencuentra con Aurora Rodríguez Carballeira, una parricida paranoica, inteligentísima, que le fascinó a los 13 años. Y conoce a una auxiliar de enfermería, María, por la que se siente atraído aunque ella le rechaza.

Una historia que transcurre «en un país humillado, donde los pecados se convierten en delitos, y el puritanismo, la moral oficial, encubre todo tipo de abusos y atropellos», indica la editorial.

Según asegura la autora en el comunicado, «La madre de Frankestein» es una novela de ficción construida sobre hechos reales: «Mi inspiración original fue, desde luego, la vida y la muerte de Aurora Rodríguez Carballeira, que parece un alucinante, incluso delirante, argumento de ficción».

«He escrito este libro en memoria de todas esas mujeres que no pudieron atreverse a tomar sus propias decisiones sin que las llamaran putas, que pasaron directamente de la tutela de sus padres a la de sus maridos, que perdieron la libertad en la que habían vivido sus madres para llegar tarde a la libertad en la que hemos vivido sus hijas», indica Grandes.

4.2/5 (19 Puntuaciones. Valora este artículo, por favor)