Inicio > Actualidad > Bajo el volcán > La mayor fiesta literaria en lengua española

La mayor fiesta literaria en lengua española

La mayor fiesta literaria en lengua española

El próximo sábado 30 de noviembre comienza en Guadalajara, la perla tapatía, la mayor fiesta literaria del mundo hispánico: la Feria Internacional del Libro. Recuerdo sus comienzos, hace 32 años, y puedo dar fe de que si bien ha mejorado, desde aquellos tiempos mantiene el listón muy alto basándose en el acertado planteamiento de organizar un encuentro en torno al libro y la literatura que convoca no solo a escritores, editores, agentes literarios, comerciales libreros y gente relacionada con el mundo y el negocio editorial, sino que los mezcla atrayendo de forma lúdica con los lectores, lectores muy jóvenes de preferencia. Ese ha sido uno de sus grandes aciertos a lo largo de estas poco más de tres décadas: abrir sus puertas y atender en un ambiente muy de profesionales a un público que, aunque llega tímido, acaba por divertirse y hacer suyos los diversos espacios donde aprenden, desde chamacos, qué es una presentación, una conferencia, un recital, un homenaje, una mesa redonda o una firma de ejemplares, motivándolos a acercarse al universo del libro para hacer preguntas, curiosear y echar relajo entre stands de novedades, exposiciones, salas multiusos y grandes auditorios. En pocas palabras, han puesto a su alcance un mundo que desde lejos parece solemne y estirado, y lo han bajado a la tierra contagiándolo de pachanga, música y festejo, cuidando las formas y los límites entre el ocio y el trabajo serio que implica atender al sector al que está dedicado. Por sus estancias han desfilado a ese tenor los nombres más insignes y aclamados no sólo de la literatura que se escribe en español, sino la de todo el mundo, como en el caso de la próxima cita, dedicada a la India. Las anécdotas son interminables. Premios Nobel y galardonados de toda índole, best y long sellers, novatos, eruditos, académicos, marginales y de moda, los autores, sus traductores, editores y distribuidores han protagonizado innumerables lances y discursos y han sido agasajados por la multitud que se acerca, muchas veces en modo verbena, a este escaparate de los libros donde prima el entusiasmo por hacer de la literatura y su lectura la piedra de toque del mundo durante varios días. La ciudad también se contagia de esta efervescencia libresca y se rinde a su programa, extendiéndolo a plazas, cantinas y antros de todo pelaje para que la fiesta no termine cuando las instalaciones cierran sus puertas. Así pues, quienes tengan el privilegio de asistir, que se preparen para vivir una experiencia única y contribuyan con entusiasmo a que, una vez más, la idea de que los libros son una pieza clave en nuestras existencias se pueda contagiar. ¡Salud!

CONCEPCIÓN COMPANY, LA ESPAÑOLA QUE MÁS SABE DE LA LINGÜÍSTICA MEXICANA

"Quienes tengan el privilegio de asistir a la Feria Internacional del Libro de Guadalajara, que se preparen para vivir una experiencia única"

Investigando la sintaxis histórica del español, la filóloga mexicana de origen madrileño Concepción Company (1954) se ha convertido en una de las máximas expertas en la identidad lingüística de los mexicanos, razón por la cual acaba de ser galardonada con el Premio Nacional de Artes y Literatura 2019, en el campo de Lingüística y Literatura, “por sus aportes en la construcción de una identidad lingüística en los planos nacional e internacional”. Aunque Company se considera una obrera de la lengua, sus aportaciones, principalmente desde la Universidad Nacional Autónoma de México, la Academia Mexicana de la Lengua y El Colegio Nacional, han permitido comprender al máximo nivel los usos del español del Altiplano mexicano, ese que se habla en la Ciudad de México, Puebla, Guadalajara o Oaxaca, estableciendo, entre otras cuestiones, que México es un país donde no se utilizan los imperativos ni la negación; donde existe un uso masivo y extensivo de diminutivos y posesivos; que es una nación de cortesías en la que el “no” se transforma en algo positivo y donde se vive a diario el mestizaje del léxico latino con el indígena. “Es de tal singularidad el español de México que siempre regreso a él con nuevos datos y dudas”, ha dicho ella. Consciente de que no hay lengua pobre ni estática, Company se sintió atraída por esa forma de hablar el español en México que “enfrenta flujos migratorios complejos, motivados por la llegada de indígenas a las urbes, además de la inmigración que ha habido de españoles, libaneses y judíos”. Con un gran bagaje cultural, la autora de obras como Documentos lingüísticos de la Nueva España, El siglo XVIII y la identidad lingüística de México o Corpus diacrónico y diatópico del español de América, tiene en puerta dos nuevas obras: Hablar y vivir en América, y el cuarto volumen de su monumental Sintaxis histórica de la lengua española, de la que lleva publicadas casi ocho mil páginas. Un reconocimiento más que merecido a una investigadora indispensable.

UN EDITOR EN BUSCA DE EDITOR

"Investigando la sintaxis histórica del español, la filóloga mexicana de origen madrileño Concepción Company se ha convertido en una de las máximas expertas en la identidad lingüística de los mexicanos"

Dice el investigador y académico inglés James Valender que don Joaquín Díez-Canedo (Madrid, 1917-México, 1999) pensaba publicar su primer poemario cuando se vio atrapado por la Guerra Civil española, un anhelo al que aún no renunciaba en 1946, seis años después de haber llegado exiliado a México. Sin embargo, más tarde las obligaciones para ganarse la vida postergaron ese empeño y al final no llegó a publicar ningún libro de poemas suyos. De sus largos años de exilio, recuerda Valender, sólo se conoce un soneto y unos cuantos versos festivos, y por eso, agrega, su mayor satisfacción fue editar poesía, un género que conocía como pocos. Creador de la clásica colección Letras Mexicanas del Fondo de Cultura Económica, donde trabajó durante 20 años, de 1942 a 1962, Díez-Canedo fundó en 1962 el mítico sello Joaquín Mortiz, en el que lanzó las famosas colecciones Serie del Volador (narrativa) y Las Dos Orillas (poesía), cuyos catálogos son auténticos álbumes de honor de la literatura mexicana. Su hija, Aurora Díez-Canedo Flores, acaba de confirmar que quiere publicar las cuarenta cartas que su padre envió a familiares y amigos mientras estaba en la guerra civil, para lo cual está buscando editor. Y quizá rebuscando en su inmenso archivo un día se tope con aquellos poemas que con tanta dedicación escribió don Joaquín cuando era joven, para que esos versos puedan, al fin, ver la luz. Sería auténtica justicia poética.

5/5 (6 Puntuaciones. Valora este artículo, por favor)