Inicio > Libros > Narrativa > Las riquezas verdaderas, Jean Giono

Las riquezas verdaderas, Jean Giono

Las riquezas verdaderas, Jean Giono

Hacer el pan uno mismo. Esa es una de Las riquezas verdaderas para Jean Giono, que nació y murió en Manosque, un pueblo de la Provenza francesa. Entre medias, vivió en París, como nos recuerda en este libro, reeditado por Errata Naturae, ahora que proliferan las panaderías presuntamente artesanales. La vida en la gran ciudad le resultaba angustiosa. Pero sufría, en realidad, por los demás, que “no han sentido la tierra bajo sus pies desde vaya a saber cuándo.” Él no. Él podía volver a su Provenza natal cuando quisiera. Y es lo que hace a partir del segundo capítulo, en un giro radical de su agónica peripecia inicial.

Cambia el escenario pero la mirada es la misma, plasmada en un estilo de evidente aire bíblico, casi siempre entre presagios y admoniciones. Sólo a cuentagotas y, especialmente, muy hacia el final nos demuestra que, además de sentirla, también pisa Jean Giono la tierra bajo sus pies. Sucede cuando desciende a esa otra riqueza que es la toponimia local:

“A través de la niebla me represento la extensión de esta gran región, las espinas dorsales de riscos donde se han levantado los pueblos, todos aquellos cuyo emplazamiento conozco, y la tierra que se aplana y luego desciende hasta orillas del Ebron y luego remonta hacia el collado de Porte.”

Hasta ese punto Giono traza un argumento muy sencillo: algunos de los vecinos del lugar deciden volver a hacer pan con sus propias manos. Para ello, resucitan los antiguos hornos comunales que había en el centro de algunos de los pueblos. A partir de ahí, Jean Giono detecta pequeños cambios, que los vecinos también intuyen, aunque con desconcierto, en la vida diaria de los lugareños. Emergen relaciones de reciprocidad que llevaban años enterradas. Ya toda la vida gira en torno a lo que sucede en los hornos, al aroma del pan mezclado ahora con el gran silencio de siempre. Jean Giono opone a esta vida la de los “comisionistas” que viven de especular con el cereal. “Para ser feliz hay que destruir esta sociedad construida sobre el dinero”, llega a decir.

Y es entonces cuando lanza a sus huestes contra ese mundo que quiere derribar. Y que no son otras que “los campos”, alzados ahora “para el combate del pueblo de la vida, contra la sociedad de los hacedores de muerte.” “Somos un inmenso bosque en movimiento”, advierte. Son éstas sus páginas más mesiánicas. Pero también las más evocadoras del aliento épico que Giono pretende. Son, también, los párrafos más bélicos de un escritor que hizo del pacifismo una de sus banderas y que fue encarcelado por ello bajo la acusación de colaborar con los nazis durante el régimen de Vichy.

Autor: Jean Giono. Título: Las riquezas verdaderas.  Editorial: Errata Naturae. Edición: Papel y Kindle