Inicio > Actualidad > Libros para un confinamiento. Días felices en el bujero

Libros para un confinamiento. Días felices en el bujero

Libros para un confinamiento. Días felices en el bujero

Un encierro casi siempre es el germen de un montón de preguntas. Pero no nos las hagan a nosotros, háganselas a un libro. Estas son algunas propuestas de lectura de una editorial con sentido del humor, Fulgencio Pimentel.

Estamos como todos. Aburridos, asustados, inquietos… Tanto que nos da la risa floja. El encierro nos ha convertido muy pronto en otros, y por supuesto ha alterado nuestras costumbres, ya de por sí bastante alteradas. Estos días, asomarse al mundo es una actividad arriesgada para el estado de ánimo, así que nos ha dado por ponernos ombliguistas. Por ejemplo, entre otras rutinas igual de obsesivas, nos hemos animado a rebuscar en los arcones de la editorial para elaborar algo así como un catálogo por entregas. A esta iniciativa epistolar la hemos llamado Libros para un confinamiento, y bajo ese nombre iremos remitiendo cartas que repasen los libros que “nos hicieron quienes somos” (nos encanta esta frase).

"Lo que más ilusión nos hace de todo esto es recuperar libros maravillosos y olvidados"

Así que no hemos puesto manos a la obra. Hemos repasado de arriba abajo nuestro catálogo, tratando de encontrar los títulos que mejor se adaptan a nuestras propias necesidades afectivas, prácticas, espirituales en la situación presente, necesidades que, intuimos, son las de todo el mundo. Al publicar muchos de estos libros no se nos ocurrió pensar que, bajo otras circunstancias (¿un estado de sitio?), encontraríamos en ellos una premisa distinta y un significado más poderoso de los que ya les presumíamos. Hablamos de novelas, memorias, crónicas, cómics, poemarios, álbumes ilustrados y libros de actividades que, por cierto, no siempre soportan el ritmo al que se ven sometidas las novedades en su hábitat natural, las librerías. Es decir, que lo que más ilusión nos hace de todo esto es recuperar libros maravillosos y olvidados.

Libros para un confinamiento (II)

Como en casita, en ninguna parte. ¿Qué estamos diciendo? Esto acaba de empezar y ya soñamos con el conejo muerto de Repulsión. Cómo es posible que esta sobredosis de tiempo libre junto a nuestros seres queridos se convierta en una sutil fuente de neurosis, y dónde está el remedio a todo esto (que no sea bajar los escalones de siete en siete y correr desnudos por la calle hasta perdernos en el horizonte). Sin duda, muchos otros se hicieron esta pregunta antes que nosotros. Si no, no se explica que tengamos tantos libros hechos desde el aislamiento, voluntario o involuntario.

Si hay un autor que ha hablado maravillosamente de la “fiesta” de estar encerrados, o dicho de otro modo, de cómo sobrevivir a las mayores penurias con el ánimo intacto, ese es el húngaro György Faludy. Días felices en el infierno es probablemente el libro que más dicha nos ha proporcionado editar. Resumirlo es imposible en un par de líneas. Nos conformamos con decirles que es un libro sobre el ostracismo y la cárcel que sin embargo abarca tres continentes, dos tiranías y media docena de géneros literarios. Conocerlo es amarlo mucho.

"Un encierro, voluntario o no, es también casi siempre el germen de un buen montón de preguntas. Pero no nos las hagan a nosotros, háganselas a un libro"

Enseguida nos viene también a la cabeza la estampa más recurrente de la serie Megg & Mogg, de Simon Hanselmann: una bruja, un gato y un búho con la mirada perdida, sentados en un sofá. Hechizo total es el primer título de esta saga que ha roto esquemas y sigue ganando fieles en todo el mundo gracias a una mezcla salvaje de tragedia, humor y guiños al lector, que antes de saberlo llora ya de empatía abrazado a su tebeo. El lema que acompañó a la primera edición (hoy va por la quinta) lo dice todo: “Drogas, sexo pocho, televisión, tiempo libre”. Imposible sacar más de una premisa tan roñosa. ¿Les suena de algo?

Pero hablar de la convivencia entre cuatro paredes con un ser insoportable es también hablar de Röhner, la cinemática y obsesiva crónica de una visita no deseada, a cargo de una de las nuevas promesas del nuevo cómic alemán, Max Baitinger. Nuestra nota decía algo así como “la pesadilla de un arquitecto”. Pero es también el sueño húmedo de un amante de los tebeos.

Por último pensamos en el Retiro voluntario de Serguéi Dovlátov en la Reserva Pushkin. Una de las novelas más personales del autor ruso, Retiro es también la demostración de que las respuestas no siempre aguardan en una idílica cabaña rodeada de bosques y simpáticos aldeanos alcoholizados. Un encierro, voluntario o no, es también casi siempre el germen de un buen montón de preguntas. Pero no nos las hagan a nosotros, háganselas a un libro, rebosante y salao como él solo.

Otras propuestas de la editorial Fulgencio Pimentel para encierros voluntarios:

Las niñas prodigio, de Sabina Urraca (narrativa)

Bahía de San Búho, de Simon Hanselmann (cómic)

Consumido, de Joe Matt (cómic)

Pudridero 1, de Johnny Ryan (cómic)

Pudridero 2, de Johnny Ryan (cómic)

Días más largos que longanizas, de Gabriel Corbera (cómic)

Por una mata de Pascua, de Rafael Alcides (poesía)

El libro de las aguas, de Eduard Limónov (narrativa)

Física de la tristeza, de Gueorgui Gospodínov (narrativa)

3/5 (1 Puntuación. Valora este artículo, por favor)
Notificar por email
Notificar de
guest
0 Comentarios
Feedbacks en línea
Ver todos los comentarios