Inicio > Libros > Narrativa > Making of de El quebrantahuesos de Blas Ruiz Grau

Making of de El quebrantahuesos de Blas Ruiz Grau

Making of de El quebrantahuesos de Blas Ruiz Grau

A las buenas, querido lector:

¡Qué ganas tenía de dirigirme a ti en la que siempre ha sido mi casa! En esta ocasión, y como cada vez que publico una nueva novela, vengo para contarte cómo ha sido el proceso de escritura de este.

Supongo que es típico y tópico para el escritor empezar con la manida frase de “ha sido el libro que más me ha costado escribir”, pero esta vez, y como ahora verás, incluso diría que me quedo corto con esta afirmación.

Todo comienza tras la salida de mi anterior trabajo, El cuento del lobo. Llevo desde un tiempo atrás hasta ahora, con varios propósitos que no vienen al caso salvo uno, el de ser sincero conmigo mismo y, por ende, con todos vosotros. Vaya por delante que estoy contento y sobre todo sorprendido por el resultado final. Logré escribir una novela bastante decente, complicada en su trama y en su desarrollo en muy poco tiempo. Fueron varios los factores que me llevaron a disponer de tan poco tiempo, los que puedo contar públicamente no son novedad: estábamos en plena pandemia, en un momento bastante duro de la misma, y la cabeza no funcionaba del modo que me hubiera gustado. Eso, añadido a otras cosas hizo que no pudiera trabajarla “a mi modo”, pero salió, de verdad que estoy muy contento porque con los factores que contaba quedó una novela potente.

Y ahora vienen los peros.

"Llegaban diez críticas, ocho buenas y dos malas, y las dos malas me hacían pasar un día horrible"

Pero tenía algo clavado que me hizo aumentar esa inseguridad que siempre me acompaña. De pronto me vi en una espiral que no había experimentado nunca y en la que todavía sigo. No es algo que te vaya a sonar a chino, pues por desgracia está a la orden del día y solo quien lo padece entiende de lo que le hablo. Llegó la ansiedad. Esta me hizo, entre otras cosas, claro, angustiarme mucho con cada cosa que sucedía. Llegaban diez críticas, ocho buenas y dos malas, y las dos malas me hacían pasar un día horrible. Recuerdo que miraba la portada que tanto me había gustado meses antes y hasta le llegué a coger ojeriza. ¿La razón? Sólo mi mente la sabe, yo ni siquiera la tengo clara todavía.

Y en esas estaba cuando firmé un nuevo contrato editorial para la publicación de una nueva novela. Como siempre, sólo tenía en mente un esbozo de idea que tendría que desarrollar mucho. Era algo así como “Una serie de asesinatos, en un pueblo muy pequeño, donde además hay un gran arraigo folclórico con una leyenda nada agradable sobre un ser que quita vidas”.

Entiendo que la idea, en un principio, no atraiga mucho.

No me quiero poner en plan coach emocional, lo siento pero no, no hice un gran esfuerzo para volver a creer en mí, en mi trabajo y manejar la ansiedad. No lo hice porque esto no funciona así. Se necesita ayuda, ayuda profesional y eso fue lo que hice. Y con todo esto ya me puse manos a la obra, no sin antes pedirle a la editorial más tiempo para crear una novela digna de lo que había creado antes, digna de esa trilogía que ha encandilado a decenas de miles de lectores. Esto significaba no publicar en 2022, con la consiguiente posible penalización lectora (hay tanto escritor y sale tanto nuevo escritor que enseguida se puede diluir tu nombre), pero me daba igual, quería estar a la altura.

"Para encarnar el papel de protagonista lo tuve claro desde un principio, no voy a mentirte, el escritor escribe para el lector"

Cuando me planté por primera vez delante del teclado quise definir por dónde irían los tiros. No con la trama, he dicho muchas veces (y lo repetiré mil más) que soy un escritor veleta. Moveré la trama por dónde me apetezca en directo, no quiero ir con guión, no puedo hacerlo, me aburre mucho. Lo que quería saber era qué podía ofrecer al lector para que una historia leída muchas veces —los escritores rara vez inventamos algo genuino al cien por cien— fuera única, atractiva y apetecible.

Lo tuve claro, me funcionó en la trilogía y quería recuperarlo:

Un juego de personajes potente.

Para encarnar el papel de protagonista lo tuve claro desde un principio, no voy a mentirte, el escritor escribe para el lector, eso que repetimos tanto de que lo hacemos para uno mismo es un sí y no a la vez, sin lectores no hay escritores. Y mis lectores me pedían el regreso de mi personaje fetiche:

El inspector jefe Nicolás Valdés.

He tenido la suerte de ir perfilándolo a través de los años para, espero que se me entienda, dotarlo de vida propia. Es verdad que no me cuesta nada hablar sobre él, sobre lo que piensa o saber cómo va a actuar en determinadas situaciones. Esto me ayuda mucho a la hora de moverme libre por la novela porque sé que da igual lo que le ponga delante, entiendo cómo va a reaccionar, sea positiva o negativamente, y entiendo las consecuencias de cada uno de sus actos. Esto me permite una libertad creativa brutal.

"¿Por qué no todos son personajazos con miles de aristas? Porque la vida no es así"

Con esto resuelto, sabía que no todo podía girar entorno a él, aunque en realidad todo gire así luego, así que según iba avanzando en las palabras escritas, fui metiendo nuevos personajes a los que traté de dotar en algunos casos de una personalidad arrolladora y otros tantos de una personalidad más plana. ¿Por qué esto? ¿Por qué no todos son personajazos con miles de aristas? Porque la vida no es así. Porque nos encontramos de todo y esa es una de mis máximas, la de mostrar la realidad en tanto me sea posible.

Ya una vez clara que lo mollar de la novela sería sus personajes y las relaciones que mantienen a lo largo de los capítulos, me pude dejar llevar con una trama que se tornaba, para mí, más interesante con el paso de cada capítulo.

Al final, por mucho buen personaje, si no pasa nada, te has cargado todo el trabajo. Sobre todo si te mueves en el thriller negro, como yo.

Por lo tanto, como decía, me dejé llevar y he de decir que he decir que, sin dejar de lado que he tenido dudas cada dos días sobre si esto de escribir era lo mío o no, cosas de la ansiedad, en los momentos que tenía claro que sí es lo mío me lo he pasado pipa. Como nunca, diría yo. Si me tuviera que quedar con una parte sin duda sería cuando cuento la leyenda de El quebrantahuesos. Me costó muchísimo inventármela, siempre he tratado de moverme con datos reales porque, ¿para qué voy a mentir? Es mucho más fácil que inventármelo y dotarlo de sentido. Sin embargo en esta ocasión me he liado la manta a la cabeza y, tras días y días de inventar y reinventar, quedó una historia que ahora todo el mundo me pregunta si es real o no, porque lo parece.

¿Qué más puedo pedir?

"Afirmo con toda sinceridad que El quebrantahuesos es el mejor libro que he escrito, el más completo"

Y, bueno, querido lector, poco más te puedo contar sobre este proceso de escritura. Nada que no esperes, sobre que ha habido jornadas de trabajo infinitas, año y medio de pico y pala constante y que he derramado sangre, sudor y lágrimas en este tiempo. Lo que pasa es que en esos días piensas que el mundo se te cae encima y, ahora, mirando atrás y con el resultado en mis manos, pienso que ha merecido la pena.

La ansiedad no se ha ido. No sé si se irá, si tendré que vivir con ella o qué pasará. La sigo tratando del modo que se debe y, ya que tengo este atril, aprovecho para pedirte que no dudes en pedir ayuda psicológica cuando te veas mal, hay que ver lo que nos cuesta ser valientes y reconocer que necesitamos ayuda.

Sin embargo sí que sé que, aunque he luchado contra viento y marea para lograr una buena novela, afirmo con toda sinceridad que El quebrantahuesos es el mejor libro que he escrito, el más completo. Y sólo quiero que sepas que me tienes en todas mis redes sociales para, si te atreves a leerlo, me cuentes qué te ha parecido. Yo te ofrezco horas de entretenimiento, te garantizo un buen (o mal) rato.

Ya me dirás qué tal.

De nuevo quiero dar las gracias a Zenda y a todos los que están detrás de este cielo literario por seguir contando conmigo entre tanto gigante. Prometo volver pronto.

Blas.

—————————————

Autor: Blas Ruiz Grau. TítuloEl quebrantahuesosEditorial: Ediciones B. VentaAmazon

4.4/5 (7 Puntuaciones. Valora este artículo, por favor)
Notificar por email
Notificar de
guest

0 Comentarios
Feedbacks en línea
Ver todos los comentarios