Inicio > Actualidad > Noticias > Manel Loureiro: «Es una novela del Camino pero también de espías y de un robo imposible»

Manel Loureiro: «Es una novela del Camino pero también de espías y de un robo imposible»

Manel Loureiro: «Es una novela del Camino pero también de espías y de un robo imposible»

El escritor gallego Manel Loureiro regresa al thriller con su nueva novela, La ladrona de huesos, un relato ambientado en el Camino de Santiago pero que pasa también por México, Madrid o la antigua Unión Soviética, para construir un «puzzle» repleto de «giros» y «sorpresas inesperadas».

«Podemos contar una historia desde Galicia que resuene en todo el mundo», afirma Manel Loureiro (Pontevedra, 1975) en una entrevista con Efe, en la que añade que en esta, su octava novela, le apetecía «narrar una historia del Camino y de Galicia» pero que tuviera también «esa resonancia o ese eco de thriller internacional».

La ladrona de huesos (Planeta), que estará disponible en todas las librerías a partir de mañana, pretende «plantear un desafío» al lector, con un argumento que parte de una misteriosa desaparición y una «misión imposible», y que conecta el thriller con la novela de espías.

Tras ser víctima de un atentado, su protagonista, Laura, pierde completamente la memoria. Durante una cena romántica, su pareja desaparece sin dejar rastro. Para volver a verlo, tendrá que realizar una complicada misión: robar los huesos del Apóstol Santiago de la Catedral. Todo esto en siete días.

Loureiro reconoce que al principio tuvo sus «dudas», porque en la novela se entrelazan elementos que parecían «no combinar»: «Es una novela del Camino pero también es una novela de espías y del robo imposible, estilo Ocean’s Eleven», afirma.

Fascinado con la Orquesta Roja, aquella red de espías de la Unión Soviética que comenzó en los 60, Manel Loureiro parece tener el don de la oportunidad, ya que muchos de los temas de sus novelas están estrechamente relacionados con la más cercana actualidad.

Ya lo hizo con Veinte, en la que relataba una pandemia mundial y ahora, con La ladrona de huesos, habla de espionajes y de Rusia: «Cuando estaba escribiendo la novela, la invasión de Rusia a Ucrania no estaba ni en el horizonte. Pero es cierto que tengo una cierta tendencia a empezar a narrar cosas que luego se transforman en realidad», explica.

El pontevedrés señala que existe un contraste entre «esa mentalidad soviética que ha heredado Rusia», que califica de «paranoica y obsesiva» hacia Occidente, basada en sus propios valores, «y el Camino y las creencias religiosas», que se basan en símbolos».

Según Loureiro, «esa lucha entre valores y símbolos de distinto origen», enfrentados en un espacio tan pequeño como el Camino, es lo que «cohesiona» la novela.

El autor asegura que el Camino es «una experiencia inmaterial», que han vivido cientos de miles de personas a lo largo de los años, pero que en la novela está conectado, a través de sus personajes, con otros lugares, como Madrid, México o la ya mencionada antigua Unión Soviética.

«En ese sentido es una especie de alegoría de la proyección del Camino hacia lo universal», asegura Loureiro, que insiste, sin embargo, en que La ladrona de huesos es una novela «para pasárselo bien y para disfrutar».

«Yo concibo la lectura como entretenimiento. Sé que leer puede ser para muchas cosas, para educar, para emocionar o para remover conciencias. Pero también puedes escribir un libro para entretener, para que las personas que están leyendo pasen un buen rato. Quería hacer un thriller que mantuviera al lector sentado en el borde de la silla pasando las páginas sin poder parar hasta llegar al final«, afirma.

Y desde luego, Loureiro lo consigue, pues es uno de los pocos autores españoles contemporáneos que ha conseguido colocar sus libros en las listas de los más vendidos en Estados Unidos, un mercado difícil para el escritor no anglosajón.

Tras éxitos de ventas como Apocalipsis Z, Fulgor, Veinte o La Puerta, esta última con más de 100.000 lectores, el pontevedrés espera que su nueva novela también funcione al otro lado del charco y considera que ambientarla en Galicia no supone un inconveniente para ello.

«Al principio pensaba que a un señor de Kansas no le iban a interesar las aventuras de un tipo en el Camino de Santiago. Pero al final esas historias funcionan, porque lo que importa no es dónde o cuándo sucedan las cosas, sino cómo suceden y a quién le suceden. Lo que nos importa de verdad son las historias y las emociones humanas», asegura.

Señala que el «entorno» es algo que «enseguida» aceptamos como lectores, ya sea en una novela negra ambientada en Estocolmo como una historia que versa sobre un universo fantástico.

«Tenemos que sacarnos un montón de complejos de la cabeza y entender que aquí tenemos un potencial enorme para contar historias que todo el mundo está deseando oír», comenta Loureiro, que además de sentirse «muy cómodo» escribiendo sobre Galicia, reconoce que le apetece «mucho» la idea de «poner a Galicia en valor» y demostrar que tiene un universo propio con resonancia «internacional».

4.5/5 (12 Puntuaciones. Valora este artículo, por favor)
Notificar por email
Notificar de
guest
0 Comentarios
Feedbacks en línea
Ver todos los comentarios