Inicio > Libros > Narrativa > Un mapa de Bahía de Sal

Un mapa de Bahía de Sal

Un mapa de Bahía de Sal

La escritora cubano-mexicana Gabriela Guerra Rey, ganadora en 2016 del premio Juan Rulfo por Bahía de Sal (Ediciones Huso), que presenta el libro estos días en España, describe en este artículo la historia de una novela “marcada por la buena estrella”. 

 

Un día alguien pasó por mi casa y me dijo, como quien no quiere la cosa: “Sabes quién se mató, Roberto Carlos”. Y se acercó y me contó la historia de que estaba en el servicio militar y lo habían metido al calabozo por golpear a un guardia que lo llamó maricón. A la salida, en su primera guardia, se amarró el cordón de la bota militar al gatillo del AKM, se metió el cañón en la boca y se disparó.

Yo tenía 15 o 16 años, Roberto Carlos unos tres más que yo. Había sido mi primer noviecito de la vida, cuando yo tenía 13. No sé si aquello ocurrió como me lo contaron, era demasiado doloroso indagar. Así que me puse un curita en la herida y con ella viví hasta los 33 años. Entonces ya había escrito algunos cuentos y había hecho carrera en el periodismo y el mundo editorial. Pero en algún momento supe que tenía que escribir esa historia, y soltarla. La había contado en Nostalgias de La Habana, libro de memorias que será publicado este año. Pero con la ficción se juega de manera diferente y produce un resultado en la satisfacción inenarrable de escritor. Así nacieron “El joven soldado” y, después lo sabría, Bahía de Sal.

Unos meses más tarde escribí otra historia sobre recuerdos que tenía del pueblo, al otro lado de la bahía, al que me mudé a los 10 años, y donde conocí a Roberto Carlos. Por esos días, movida por un acto de magia que sigue siendo para mí incomprensible, brotaron las memorias acorraladas y las muchas divagaciones que el tiempo y la imaginación les otorga. Yo nací en un hogar escritor, donde nos enseñaron a inventar historias, a jugar con ellas, a contarlas. Y por esos días de 2015 era la más dichosa porque me salía una profusión de cuentos, dos o tres a la semana, que la ansiedad de escribir no me permitía ni revisar; solo escribir y seguir al siguiente. No me había dado cuenta aún, pero estaba naciendo la primera novela de mi vida.

"En los últimos años, los de la madurez y la escritura, me he vuelto una ladrona de historias. Es un proceso que está ocurriendo constantemente y que no sé y no quiero detener."

Unas semanas después comprendí que estaba construyendo un pueblo nuevo, inspirada en muchos lugares visitados, en nuestros pueblos latinoamericanos y en los cubanos, que son una representación de lo que yo llamaría realismo absurdo si pudiera crear un movimiento literario a estas alturas.

Estaba también creando un personaje, una niña que podía haber sido yo, o cualquier otra de las que conocí en vida o en sueños. Mi prima Yenny, que vivió aquellos años de la infancia al centro-norte del país, pasó horas contándome historias reales, más duras y descarnadas que las que luego pude retratar en Bahía de Sal. Comprobamos aquello de que la realidad siempre supera a la ficción, y estas eran realidades que debían ser narradas, y además tan ricas que no podía dejarlas escapar. En los últimos años, los de la madurez y la escritura, me he vuelto una ladrona de historias. Es un proceso que está ocurriendo constantemente y que no sé y no quiero detener. De ahí bebo, de ese entorno que nos circunda, descarnado y terrible, tratando de adicionarle un poquito de humor para que no perdamos nunca la alegría de vivir.

"Bahía de Sal es una novela marcada por la buena estrella, porque fue premiada, y porque me hizo feliz y me hizo sufrir con la misma intensidad."

A Bahía de Sal le pasa lo que a todo pueblo marcado por el infortunio, que se va quedando vacío, fantasma, lleno de historias que pululan por las esquinas, y por sus manglares y canarreos. María de la Sal va a enfrentar a sus demonios y fantasmas propios, y va a contar la historia de aquella aldea maldita. Pero la humanidad entera viene de una aldea, su aldea, y a ella se debe. Allí donde deja sus raíces, cortadas o no, está su esencia. Eso es lo que le sucede a esta niña que en el largo bregar del éxodo sentirá la necesidad de reconstruir lo vivido como una forma de aceptar el destino elegido.

Bahía de Sal es una novela marcada por la buena estrella, porque fue premiada, y porque me hizo feliz y me hizo sufrir con la misma intensidad. Ahora se publica bajo el sello de Editorial Huso. No deja de darme alegrías y, como ocurrió desde el primer día, me trae removido el corazón. La única cosa que le deseo con todas mis fuerzas es que los lectores que lleguen a ella tengan la oportunidad de vivirla como la viví yo mientras la construía, con comprensión, con pasión, como un acto de amor.

_______

Título: Bahía de sal. Autora: Gabriela Guerra Rey. Editorial: Ediciones Huso. Venta: Amazon, Fnac y Casa del libro

Agenda de Gabriela Guerra Rey en España. Septiembre.

*Toledo. Viernes 15 en Biblioteca de Castilla la Mancha. (Cuesta de Carlos V s/n. Alcazar de Toledo), a las 19:00 horas.

*Madrid. Martes 19 en librería Juan Rulfo (Calle de Fernando el Católico, 86) , a las 19:00 horas. Intervendrán: Gabriela Guerra Rey (autora), Jorge Freire (ensayista) y Mayda Bustamante (editora de Huso).

*Segovia. Miércoles 20 en librería Intempestivos (Calle Teodosio el Grande, 10), a las 20:00 horas.

*Valladolid. Jueves 21 en la librería Maxtor (Calle de Fray Luis de León, 20), a las 19:30 horas.

Accede al foro de Zenda