Inicio > Actualidad > Noticias > María Zaragoza, ganadora del Premio Azorín de Novela con «La biblioteca de fuego»

María Zaragoza, ganadora del Premio Azorín de Novela con «La biblioteca de fuego»

María Zaragoza, ganadora del Premio Azorín de Novela con «La biblioteca de fuego»

La escritora María Zaragoza Hidalgo se ha adjudicado el Premio Azorín de Novela, convocado por el Grupo Planeta y la Diputación de Alicante y dotado con 45.000 euros, con la novela La biblioteca de fuego, presentada al concurso bajo el nombre de Castigo de fuego.

Zaragoza Hidalgo (Madrid, 1982) ha ganado este prestigioso galardón bajo el seudónimo de Genoveva Vilar, con una novela ambientada en la posguerra y en la que una joven funcionaria de la Biblioteca Nacional asume el encargo de salvar de la quema los libros condenados por el bando ganador de la Guerra Civil.

La escritora madrileña sucede a la periodista y escritora Nativel Preciado (2021), en una lista que abrió en 1994 Gonzalo Torrente Ballester con La novela de Pepe Ansúrez y al que siguieron Luis Antonio de Villena, José Luis Ferris, Dulce Chacón, Ángela Becerra, Zoe Valdés, Fernando Delgado y Espido Freire, entre otros muchos.

Zaragoza Hidalgo ha competido con otras 222 obras, diez de ellas finalistas: Cien espadas de Damocles, de Hugo Sanz; Pazman, de José Ángel Astillero; Los Prytz, de Gabriel Martínez; Habana nostra, de Pavel Giroud; Como un cuerpo muerto cae, de Álvaro Solís; Arliach, de Gabriel Sapiña; y otras tres más con seudónimo: El faro, por Nadiya; El tirocinante, por A. L. Blanco y Lo que el fuego no apagó, por Claudia Fernández.

La autora, en un momento en el que «solo podía pensar» en su madre y en su abuela, ha asegurado que era «como cerrar un ciclo» en su vida, porque creció en Campo de Criptana (Ciudad Real), donde Azorín se alojó en su día «a la vuelta de la esquina» de donde ella ha vivido durante su juventud.

Ha afirmado que la obra es un homenaje a las bibliotecarias y archiveras que participaron «en la salvación del tesoro bibliográfico español durante la Guerra Civil», un hecho que ha «ido descubriendo poco a poco» y que había sido «borrado de la historia».

Asimismo, ha apuntado que en esta novela ha puesto la cabeza, el corazón y toda su vida en los últimos años y ha agradecido al Grupo Planeta y a la Diputación por mantener este premio —en su vigésimo novena edición—, ya que «en tiempos difíciles, lo primero que se deja caer es la cultura y mantener un premio como este es digno de señalar y que viene muy a cuento de la novela».

La escritora ha indicado que esta es «una historia de amor por la gente que pone por delante la cultura» y ha comparado la situación de la Guerra Civil con la actual en Ucrania, y se ha preguntado qué pasará con un cuadro de Velázquez que se encuentra en Kiev: «Da la sensación de que la gente que antepone la cultura en estos momentos es frívola», ha explicado.

«Somos inconscientes, porque estamos pensando en cosas que son importantes pero no urgentes», ha expuesto respecto a la situación de la cultura en medio de las guerras, pero ha reivindicado que pensar en la cultura en tiempos de guerra es «preocuparse por el futuro».

«He estado en esta novela unos cuatro años», ha indicado Zaragoza que ha insistido en que le han pasado «cosas fascinantes» durante ese tiempo al descubrir las historias que vinculaban a los bibliotecarios al mantenimiento de la cultura en la posguerra.

La gala, que ha concluido con el discurso de Zaragoza, ha tenido a «la curiosidad» como hilo conductor de un evento presentado por la periodista Angie Rigueiro y que ha contado con la actuación de la orquesta Adda Simfónica, que ha interpretado la Sinfonía N.º 1 “Clásica” de Sergei Prokofiev, y el posterior discurso del presidente de la Diputación, Carlos Mazón.

Mazón ha reivindicado la figura de Azorín y ha urgido a los jóvenes a «no repetir los errores de los que les antecedemos» y a «no crear autoritarismos», para lo que ha subrayado la importancia de la lectura, porque «la educación derriba muros» y «la curiosidad es la llave que abre todas las puertas».

Zaragoza ha conseguido el galardón y también la aprobación del presidente del jurado, el escritor Juan Eslava Galán, quien ha afirmado que es «una de las mejores novelas de las 29 ediciones del Premio Azorín».

4.4/5 (7 Puntuaciones. Valora este artículo, por favor)
Notificar por email
Notificar de
guest

1 Comentario
Antiguos
Recientes Más votados
Feedbacks en línea
Ver todos los comentarios
Pepehillo
Pepehillo
11 meses hace

Mi abuela tuvo que hospedar en casa a un comisario político del PCE. Antes de largarse, le recomendó que se deshiciera de los libros de autores rusos, porque esos «fascistas hijos de puta» (no era un hombre muy fino) se los quemarían y podría acarrearle problemas. Por supuesto, no lo hizo, y jamás nadie entró a su casa a husmear. Tengo libros en euskera y en catalán, de autores rusos e incluso comunistas, libros que me han dicho que estaban prohibidos durante el franquismo. Y sin embargo, fueron publicados durante el franquismo. Mis padres y mis abuelos vivieron el franquismo y jamás vieron ninguna hoguera de libros, aunque según dicen otros, en España no se podía respirar por el humo de las hogueras que se hacían con los libros prohibidos. Qué raro, ¿me habrán mentido mis padres y abuelos?