Inicio > Series y películas > «Maricón perdido»: un grito a la libertad y la identidad

«Maricón perdido»: un grito a la libertad y la identidad

«Maricón perdido»: un grito a la libertad y la identidad

En tiempos de apariencias y de cánones de felicidad, el escritor Roberto Enríquez, conocido como Bob Pop, ha decidido abrirse en canal para contar las miserias y destellos de su vida en la serie Maricón perdido, que se estrena este viernes en TNT. Lo ha hecho alejándose de dramatismos y en tono de celebración, la de haber logrado encontrar su propia voz y su identidad.

“A mí me sigue pareciendo un milagro que me escuchen”, ha contado a EFE el crítico y colaborador televisivo de programas como Late motiv (Movistar+). “Tengo el privilegio de haber llegado a un sitio en el que se me escucha y puedo contar la verdad, un privilegio que durante muchas épocas de mi vida no tuve. No podía ser quien era por miedo al rechazo de los demás y porque buscaba su validación”, ha añadido. Cuando “por fin la vida te regala eso”, poder alzar una voz propia con coherencia, “no lo puedes desaprovechar inventando ser alguien que no eres”, ha apuntado Enríquez. Es por ello que no ha dudado en hablar de pedradas en el patio del colegio, golpes de un padre violento y ataques verbales de una madre castrante, atracos en el Madrid de las saunas homosexuales y el sexo de pago, e incluso ha contado que sufrió una violación en el Retiro.


Producida por El Terrat (The Mediapro Studio) para WarnerMedia, la serie está dirigida por Alejandro Marín y cuenta la historia de un chico de pueblo que trata de buscar una identidad propia y al que el espectador irá encontrando en diversas etapas de su vida. En los años ochenta, cuando es un adolescente con sobrepeso, aficionado a los musicales y sufre acoso escolar, luego en el periodo de descubrimiento de su sexualidad durante su etapa de estudiante en Madrid, y después en el presente, donde el espectador lo encontrará convertido ya en un escritor que se enfrenta a la esclerosis múltiple que le detectaron hace unos años.

La serie, ha contado Bob Pop, surgió de una petición de TNT y fue construida eligiendo algunos momentos de su vida. “Hubo cosas que sucedieron antes que otras, podría haber atado cabos de otra manera y elegido otros sucesos de mi vida, pero surgió así y estoy muy contento porque hemos creado el hilo y el juego de espejos que yo he querido construir”, ha explicado. Es también un homenaje a los referentes del escritor, entre ellos el cineasta Pedro Almodóvar, presente en cuerpo (con un cameo) y con su obra en la serie. «Es una declaración de amor hacia todo lo que él me ha enseñado y cómo me han hecho sobrevivir sus películas”, ha apuntado Bob Pop.

TNT emite los tres primeros capítulos de la serie, que cuenta con el humorista Berto Romero como productor ejecutivo, y el viernes siguiente, el 25 de junio, se estrenarán los otros tres. Los jóvenes actores Gabriel Sánchez y Carlos González interpretarán a Bob Pop en las diferentes etapas de su vida, mientras que Candela Peña y Carlos Bardem serán los padres del protagonista, Miguel Rellán interpretará a su abuelo y Alba Flores encarna a su mejor amiga en la universidad.

“La serie es absolutamente necesaria, porque nos va a ayudar a tener más respeto y a contarnos como somos, que creo que es fundamental, no inventarnos otras personas para agradar a lo social”, ha indicado a EFE Candela Peña. En una época en que «la sociedad está muy radicalizada» y «hay una corriente muy conservadora», esta serie habla «de la importancia del respeto, de que nos dejen ser quienes somos”, ha añadido. La actriz interpreta a una madre perversa, la que lo ha puesto metafóricamente «en esa silla de ruedas», «que lo ha esclerotizado, que lo ha anulado, que ha aniquilado todo su ser”. Una “mala madre” que para Peña ha sido “uno de los personajes más importantes» de su carrera.

Pese a lo crudo del argumento, Maricón perdido está llena de luz y vida, ha contado a EFE Carlos González. Es una serie que habla de la vida como “una montaña rusa de emociones” y que pone el acento en cómo Bob Pop, pese a todo lo sufrido, decidió apostar por el “menos dramatismo” y más por “sacarse las castañas del fuego”. Además, pese al argumento, los actores quieren dejar claro que no es una serie que hable solo de los problemas a los que se enfrenta una persona homosexual. “Eso sería reducirla mucho”, ha contado Alba Flores. “Creo que habla sobre todo del camino de una persona a encontrarse a sí misma y a encontrar su propia voz, y eso es universal. Da igual cuál sea tu orientación sexual, tu cultura o tu cuerpo, eso es algo muy común a casi todas las personas, el viaje para encontrar tu propia voz”, ha explicado.

3.8/5 (5 Puntuaciones. Valora este artículo, por favor)