Inicio > Libros > Infantil > Mi gato es muy bestia, de Gilles Bachelet: risa metamórfica

Mi gato es muy bestia, de Gilles Bachelet: risa metamórfica

Mi gato es muy bestia, de Gilles Bachelet: risa metamórfica

Los álbumes de Gilles Bachelet presentan muchos recursos artísticos (metaficción, intertextualidad, ironía…) que atraen al lector e interesan al buen especialista. Sin embargo, existe otra posibilidad de lectura que invita a preguntarse por médula de su comicidad, a intentar dilucidar qué es lo que hace que Mi gato es muy bestia (un libro donde el protagonista, un trasunto del propio autor, nos confiesa perplejo que su gato actúa de forma extraña, mientras que el lector comprueba a través de las ilustraciones que tal gato es en realidad un elefante) produzca risa.

La respuesta es antigua y evidente: la metamorfosis, la contemplación directa de un ser transformado. La ruptura radical del orden de apariencias (y con ella, la posibilidad de visualizar una forma de vida nueva) provoca risa en el ser humano, tanto en el adulto como en el niño.

"La risa de la parodia de costumbres y del autoescarnio se elevan en el altar de la metamorfosis"

Más allá de otras cuestiones interesantes del álbum, lo que lo convierte en una gran obra humorística es la combinación de dos figuras fundamentales de la risa: por un lado el tonto (la voz narradora, incapaz de comprender que su gato no es un gato sino un elefante con hábitos gatunos) y por otro lado la metamorfosis, la presentación de un gato que se ha transformado en elefante (o viceversa). El talento cómico de Bachelet consiste en conjugar ambas figuras y en irritar el equívoco a través de una observación atenta de la idiosincrasia de los felinos y la tontería del humano errado. De lo primero han dado cumplida cuenta autores como Jutta Bauer —Gato Liam—, Konami Kanata —La abuela y su gata gorda— o Natsume Soseki —Soy un gato—. Lo segundo es una forma de autorretrato habitual desde la primera modernidad (recordemos el ilustre caso de Cervantes o del propio Montaigne, compatriota de Bachelet). La risa de la parodia de costumbres y del autoescarnio se elevan en el altar de la metamorfosis, y niño y adulto contemplan complacidos que la transformación de los seres permite comprender de una forma renovada la verdad de las cosas. Gracias a un elefante, se descubre la naturaleza de la convivencia entre un humano y su mascota.

—————————————

Autor: Gilles Bachelet. Título: Mi gato es muy bestia. Editorial: EntreDos. Venta: Todostuslibros

5/5 (10 Puntuaciones. Valora este artículo, por favor)
Notificar por email
Notificar de
guest
0 Comentarios
Feedbacks en línea
Ver todos los comentarios