Inicio > Libros > Infantil > ‘Pretzel’, de Margret y H. A. Rey: El lazo íntegro

‘Pretzel’, de Margret y H. A. Rey: El lazo íntegro

‘Pretzel’, de Margret y H. A. Rey: El lazo íntegro

La aparición en español de Pretzel, el álbum del matrimonio Rey editado por primera vez en los Estados Unidos hace casi ochenta años, permite comprender uno de los principios sobre los que se sostiene la imaginación infantil contemporánea, donde se enlazan la estética tradicional y el simbolismo moderno. Ese principio es el de la solidaridad universal, el de la convergencia de las fuerzas de la naturaleza y del poder creativo de los humanos. Este principio dice: la imaginación humana abrocha el sentido de la existencia, convierte la vida en un escenario sólido donde las partes configuran un todo para el hombre. Esto es importante para el adulto y trascendental para el niño.

Para explicar mejor esta idea conviene repasar la sencilla trama de este álbum. Pretzel es un cachorro de teckel, un perro salchicha de una camada de cinco hermanos cuyos nombres comienzan todos por “p”: Paul, Patricia, Priscilla, Percival y el propio Pretzel. En un principio, todos ellos son iguales, pertenecen a la variedad de pelo corto y dorado de esta raza austroalemana.

"Pretzel se enfrenta a un problema que nunca le hará desesperar: ama a Greta, una pequeña perra salchicha negra que no se deja impresionar por el aspecto de Pretzel"

Pero Pretzel, que ha recibido el nombre premonitorio del famoso bollo vienés, el lazo salado centroeuropeo que viajó con la emigración judía a los puestos callejeros estadounidenses, crece desmesuradamente, su columna se alarga de un modo desproporcionado, extremando la morfología por excelencia de su raza y convirtiéndose en un ejemplar bello. A esta belleza, que le hace merecedor de premios en certámenes caninos, se suma su generosidad, nobleza y valentía: Pretzel es un héroe íntegro, su valor crece en sintonía con su espalda y con las posibilidades de su naturaleza.

Sin embargo, Pretzel se enfrenta a un problema que nunca le hará desesperar: ama a Greta, una pequeña perra salchicha negra que no se deja impresionar por el aspecto de Pretzel. A diferencia del resto de perros, a Greta no le atrae el tamaño descomunal de Pretzel, rechaza su petición de matrimonio y desatiende su cortejo (Pretzel le regala huesos y una pelota de goma verde). Nunca se casará con Pretzel porque no le gustan los teckels largos, y esta condición de su naturaleza se interpondrá para siempre en sus destinos.

"La tierra natal, la condición moral, el deseo, el futuro, el nudo que lo une todo y el alimento. Pretzel es un símbolo, una condensación material que nos habla"

Cierto día la pelota de goma verde regalada por nuestro héroe caerá en un hoyo profundo y Greta, que la persigue, caerá también en él. Gracias a su enorme columna vertebral, Pretzel conseguirá rescatarla, y Greta, dejando muy claro que ha sido el valor y no la espalda de Pretzel lo que le ha hecho cambiar de idea, aceptará la propuesta de matrimonio y unirá su vida a la de él para siempre.

Podría pensarse que esta es una historia convencional. Incluso podríamos decir que esta es una historia “del siglo pasado”, incómoda para los cánones sociales actuales. Pero hemos hurtado intencionadamente una escena fundamental del álbum, una escena que se produce justo antes de que la pelota de goma verde regalada por Pretzel cayera oportunamente en el hoyo.

“Solo yo puedo hacer esto”, dirá Pretzel a Greta, contorsionando su espalda hasta formar un corazón, un nudo con la forma del lazo salado vienés, regalado durante siglos en los banquetes de boda. Es el momento donde el perro Pretzel desvela el principio unificador del que ha nacido la historia creada por el matrimonio Rey, formado por Margret y Hans August (“H. A.”): la naturaleza consumada del perro vienés, su tamaño y el color de su pelo, permiten configurar un perfecto lazo con su origen y con su destino, con su nombre, con su procedencia y con su vocación. La tierra natal, la condición moral, el deseo, el futuro, el nudo que lo une todo y el alimento. Pretzel es un símbolo, una condensación material que nos habla. A partir de ahí se ilumina todo: el trabajo excelente del matrimonio Rey, disponiendo acuarelas donde se muestra con inteligencia el tamaño de Pretzel (composiciones diagonales, contraposiciones con otros perros o con el entorno de la ciudad, repeticiones…), así como se dibuja un lazo íntimo con su propia historia: Margret y H. A., judíos alemanes, llegaron a Nueva York y compusieron su álbum en 1944, tras huir de los infaustos acontecimientos que asolaban en aquellos terribles años Europa.

—————————————

Autores: Margret y H. A. Rey. Traductora: Ingrid Acebal Neus. TítuloPretzelEditorial: Lata de Sal. Venta: Todos tus libros, Amazon, Fnac y Casa del Libro.

5/5 (2 Puntuaciones. Valora este artículo, por favor)
Notificar por email
Notificar de
guest
0 Comentarios
Feedbacks en línea
Ver todos los comentarios