Inicio > Actualidad > Noticias > Mónica Gutiérrez: «Todos tenemos nuestras librerías míticas»

Mónica Gutiérrez: «Todos tenemos nuestras librerías míticas»

Mónica Gutiérrez: «Todos tenemos nuestras librerías míticas»

Periodista y profesora de historia, Mónica Gutiérrez es una escritora que durante el confinamiento vio como su autoeditada La librería del señor Livingstone, una novela «feelgood», destacaba entre los libros más leídos entonces. Tras pasar por la Feria de Fráncfort, en octubre de 2020, se traducirá a varios idiomas.

En una entrevista con Efe, la autora barcelonesa ha considerado que después de un año «muy duro de pandemia necesitamos este tipo de libros, un momento de calma, un oasis de paz, en el que nada malo pueda ocurrir, frente a todo el ruido que hay fuera».

Publicada ahora por Ediciones B, narra la andanza de Agnes Martí, una joven arqueóloga que se traslada de Barcelona a Londres, buscando trabajo de lo suyo, aunque, finalmente, recalará en una librería del barrio del Temple, Moonlight Books, regentada por el gruñón Edward Livingstone y con una excéntrica clientela, desde un niño superdotado llamado Oliver Twist a la señora Agatha Dresden, de cabellos violeta. Autora de otros seis títulos, cree Gutiérrez que La librería del señor Livingstone es su obra más personal. «En ella —dice— está gran parte de mi bagaje literario, los libros que me han hecho la lectora que soy, y me apetecía mucho hacerles un homenaje, y compartir con los lectores mis novelas y mis películas favoritas».

Shakespeare, Dickens, Tolkien, Shelley, Byron, Coleridge, Goethe, Keats, pero también Natasha Solomons o el John Williams de Stoner aparecen citados a lo largo de estas páginas, en las que también hay una trama detectivesca, puesto que de la librería desaparece una de sus obras más preciadas, el diario de David Livingstone, pariente lejano de Edward, Observaciones cartográficas, zoológicas, botánicas y geológicas del sur de África (1849-1851). Su intención ha sido, asimismo, que «los lectores puedan pillar todos los guiños y bromas que hay respecto a esta literatura universal y que se sintieran muy a gusto en esta librería». Por mor de suspicacias, remarca que no ha incluido a autores españoles en la historia «porque nos encontramos en Londres, pero leo mucha literatura castellana y también a escritores catalanes».

No puede negar que ante el ordenador fue «muy feliz» y se lo pasó «muy bien creando esta novela con un librero, un escritor, una editora y muchos lectores clientes, en una ciudad como Londres», que le encanta «y que es muy literaria». Observa que la librería no se basa en ninguna que haya conocido, aunque «todos tenemos nuestras librerías míticas y, puede que, de forma inconsciente, Moonlight Books tenga algo de todas ellas».

A la vez, la historia le sirve a la escritora para mostrar lo que sucede cuando uno emigra a otro país, como les ha ocurrido a «tantos amigos míos que no han querido renunciar a su sueño de seguir siendo arqueólogos, historiadores o curadores de museos y han tenido que marchar, porque en nuestro país su única salida era la enseñanza». Agnes Martí representa a «una mujer valiente que no quiere renunciar a sus sueños, aunque en el momento de empezar el relato esté un poquito perdida, algo con lo que todos podemos empatizar, porque, ¿quién no ha estado perdido en algún momento de su vida, quién no ha pensado en lo absurda que puede ser una determinada situación?».

Respecto a lo que ocurrió en la última Feria de Fráncfort, en octubre de 2020, rememora que, aunque fue telemática, la vivió como una locura, puesto que «me llamaban cada día para enviarme las condiciones para firmar nuevos contratos de traducción». La novela se traducirá al alemán, italiano, hebreo, búlgaro, francés, portugués y coreano, haciéndole especial ilusión esta última lengua, porque supone llevar su librería «a la otra punta del mundo».

4.7/5 (9 Puntuaciones. Valora este artículo, por favor)
Notificar por email
Notificar de
guest
0 Comentarios
Feedbacks en línea
Ver todos los comentarios