Inicio > Poesía > Navacerrada, abril, de Pedro Salinas

Navacerrada, abril, de Pedro Salinas

Navacerrada, abril, de Pedro Salinas

Una breve, pero acertada, incursión del autor de La voz a ti debida en el movimiento futurista. A continuación reproduzco Navacerrada, abril, de Pedro Salinas.

Navacerrada, abril, de Pedro Salinas

Los dos solos. ¡Qué bien
aquí, en el puerto, altos!
Vencido verde, triunfo
de los dos, al venir
queda un paisaje atrás;
otro enfrente, esperándonos.
Parar aquí un minuto.
Sus tres banderas blancas
-soledad, nieve, altura-
agita la mañana.
Se rinde, se me rinde,
ya su silencio es mío:
posesión de un minuto.
Y de pronto mi mano
que te oprime, y tú, yo,
-aventura de arranque
eléctrico-, rompemos
el cristal de las doce,
a correr por un mundo
de asfalto y selva virgen.
Alma mía en la tuya
mecánica; mi fuerza,
bien medida, la tuya,
justa: doce caballos.

4.3/5 (10 Puntuaciones. Valora este artículo, por favor)