Inicio > Libros > Adelantos editoriales > Casi todos los poemas, de Paul Klee

Casi todos los poemas, de Paul Klee

Casi todos los poemas, de Paul Klee

Paul Klee nació en un pueblecito cerca de Berna en 1879 y murió en junio de 1940 en un sanatorio de Locarno. Está considerado uno de los padres de la abstracción y uno de los pintores más influyentes del siglo XX. Durante toda su vida desarrolló una incesante actividad artística. Colaboró activamente en el desarrollo del grupo de vanguardia Blaue Reiter, promovido por August Macke, Wassily Kandinsky y Franz Marc en 1910. Y desde su fundación por Walter Gropius en 1919, y hasta 1930, impartió clases de arte en la Staatliche Bauhaus de Weimar, la Bauhaus, la influyentísima escuela de arquitectura, arte y diseño alemana que propició gran parte del arte de vanguardia europeo de aquellos años. Solo abandonó esta actividad docente cuando tuvo que exiliarse a Suiza tras el ascenso Nazi en Alemania. Llegó a pintar más de 9.000 obras a lo largo de su vida. A través de ellas llevó a cabo un profundísimo estudio de las posibilidades expresivas del color. Fue igualmente un maestro del dibujo.

Paul Klee fue además un muy reputado músico. A los siete años era un gran violinista, y a los once fue miembro de la Orquesta de la Sociedad Musical de Berna. Siempre se desenvolvió en los más prestigiosos ambientes musicales de la época. Esta formación musical, junto con su dedicación a la poesía, está muy presente en su obra pictorica. En ella incluía textos y armonizaba la composición y el color con criterios musicales. Fue también un poeta de excepción, cuyos poemas permanecían hasta ahora inéditos en nuestro país. Paul Klee fue un artista total, un pionero. Un grande del siglo XX.

Estos poemas pertenecen al libro Casi todos los poemas, de Paul Klee, que, con la traducción de José Luis Reina Palazón, ha publicado recientemente la editorial EDA Libros.

Tu cabeza es una torre
con lentes en las que danzan rayos.

La mano ejercitada lo sabe a veces mucho mejor
que la cabeza.

¡Oh poeta!
Quieres describir la podredumbre de una cripta
y en ello se te rompe
la necesaria inspiración,
cómprate un Camembert
y oliéndolo de vez en cuando,
podrás.

(1906)

***

Lo vuelvo a intentar de nuevo
sin especulación,
sin vida propia ingeniosa.
Lo intento un poco,
moderado,
algo aburguesado.
El cuarto de suizo en mí lo intenta.

Ve deseando aprender a la escuela,
para aprender
con el profesor Meier-Gräfe
o con el profesor Karl Scheffler
cómo hay que hacer
para llegar a ser un buen artista.

Ya en el bachiller elemental he dibujado
lleno de entrega a partir de la naturaleza.
¡Tan libre de personalidad
no es necesario sin duda que se haga,
pero sí libre de demasiada ocupación
con la personalidad
–el maestro levanta el dedo índice–
de eso se trata con la frente arrugada!
¡Personalidad se tiene más bien
a mi edad,
ya soy in arte
un joven maduro!

Si de verdad la Naturaleza no
obedece a ninguna personalidad,
a ninguna voluntad central,
sino que todo en ella es costumbre,
ocasión y adaptación,
entonces tanto mejor.
¿Pero si hay un dios?
–Pscht!–

El señor maestro dice:
“Qué te interesa a ti el ser de Dios,
mira uno de sus arriates de flores,
eso es bastante”.

“Quiero ser bueno, señor maestro”

“Además estás sano,
vives y te mueves al aire libre,
ahí no hay palidez de ningún pensamiento!
Eres entre abejas y mariposas
una pequeña diligencia hormiguera”.

“Señor maestro, puedo tocar además
algo de mu-mu-música?

¿Artes polifacéticas?
¡Sí! ¡debes, puedes!
Las artes polifacéticas son buenas,
si no llevan
a la obra de arte total”.

(1908)

***

La construcción de la forma
queda enérgicamente debilitada
frente a la determinación de la forma.

La última consecuencia de ambas maneras de formación
es la forma.

De los caminos a la meta.

De la acción a lo perfecto.

De lo propiamente vivo
a lo circunstancial.

Al principio
la especialidad masculina
del enérgico impulso.

Después el carnal crecimiento del huevo.

O:
primero el rayo luminoso,
después la nube lluviosa.

¿Dónde es más puro el espíritu?
Al principio.

Aquí obra, esto se hace
–en dos partes–.
Aquí obra, esto es.

(1914)

***

1. Estrofa:
LLecho y tuvia
un techo para la lluvia
Pormenta y taraguas
en la tormenta un paraguas

2. Estrofa:
Llecho y tuvia
Pormenta y taraguas
en la tormenta un paraguas
un techo para la lluvia

3. Estrofa:
Pormenta y taraguas
en la tormenta un paraguas
Llecho y tuvia
un techo para la lluvia

Nuevas posibilidades:
Tuvia y llecho
para la lluvia un techo
Taraguas y pormenta
un paraguas en la tormenta

Pormenta y taraguas
Llecho y tuvia
un techo y lluvia
en la tormenta un paraguas

(1925)

***

Quietud en lo grande
y en lo pequeño

Quietud en la forma grande
Movilidad en la pequeña

Móvil forma grande
y pequeña

Móvil grande
quieta forma pequeña,
eso se llama “pintura”.

(1933)

—————————————

Autor: Paul Klee. Traductor: José Luis Reina Palazón. Título: Casi todos los poemas. Editorial: EDA Libros. Venta: Todos tus libros, AmazonFnac y Casa del Libro.

3.8/5 (5 Puntuaciones. Valora este artículo, por favor)