Okuda

Me parece interesante y necesario que en este espacio no estén solo escritores. Por eso, en esta ocasión os muestro a un referente del arte urbano y contemporáneo en nuestro país.

Conocí a Óscar (Okuda) a mediados de los 2000, aunque antes ya había visto pintadas suyas por Madrid e incluso había aparecido en revistas especializadas en torno al graffiti.

Es un claro ejemplo de cómo viniendo de ese mundo y utilizando la calle, como espacio expositivo y de desarrollo de su obra más personal, ha llegado a convertiste en un gran artista de reconocimiento mundial.

Siempre he tenido muy buena relación con él. He coincidido en eventos y acciones relacionadas con el graffiti, ya le he había fotografiado en ocasiones anteriores, cuando trabajé varios años de encargado en una tienda especializada en arte urbano.

Siempre me ha parecido una persona especial, con mucha personalidad y talento. Un tío carismático, divertido y que ha sabido hacer de su estilo propio y lenguaje la manera de ganarse la vida y hacerse un hueco en la historia.

Recientemente publicó su segundo libro, esta vez en gran formato, llamado KAOS TEMPLE. Ya publicó otro hace unos años autoeditado.

Me cuenta: “tenía muchas ganas de tener un libro así y poder compartir esta recopilación de mis obras realizadas en los últimos cuatro años, con muestras de mi trabajo en iglesias, calle, galerías, tapices…”

Este libro se puede conseguir en tiendas especializadas de arte o en la web de Spray Planet.

Para saber más de el o su trabajo: www.okudart.es 

Aquí os dejo una pequeña bio: 

Nacido el 19 de noviembre de 1980, en Santander, afincado en Madrid desde el año 2000 y Licenciado en Bellas Artes por la Universidad Complutense de Madrid. Desde sus inicios en el año 1997, sus trabajos en vías y fábricas abandonadas de su ciudad natal fueron claramente reconocibles. Paralelamente a sus trabajos en la calle, Okuda comienza también a producir obras más intimas en su estudio, con las que a partir del 2009 evoluciona hacia un camino más personal.

Las estructuras geométricas y estampados multicolores se unen con cuerpos grises y formas orgánicas en piezas artísticas que podrían catalogarse como Surrealismo Pop con una clara esencia de la calle. Sus trabajos a menudo plantean contradicciones sobre el existencialismo, el universo, el infinito, el sentido de la vida, la falsa libertad del capitalismo, y muestran un claro conflicto entre la modernidad y nuestras raíces; en definitiva, entre el ser humano y él mismo.

En su obra, arquitecturas geométricas multicolores se funden con formas orgánicas, cuerpos sin identidad, animales sin cabeza, multitud de símbolos enfrentados que incitan a la reflexión… Un lenguaje iconográfico único y muy especial.

Sus obras se pueden ver en calles y galerías de todo el mundo: India, Mali, Mozambique, Estados Unidos, Japón, Chile, Brasil, Perú, Sudáfrica, México y en todo el continente europeo.

Nos recomienda a los lectores de Zenda este libro:

Hieronymus Bosch., editado por Taschen

“Considero que mi trabajo está más cerca del surrealismo o del pop art que del street art, para mí El Bosco es el inicio del surrealismo, casi 500 años antes del inicio del movimiento.

Este libro es solo una parte más de su obra, pero considero que es un artista 10 y un gran referente, que todo apasionado al arte y la cultura debería tener presente.

Recomiendo encarecidamente ir a visitar al Museo del Prado a ver su gran obra universal  El Jardín de las Delicias.