Inicio > Poesía > Para una teoría del aforismo, de Javier Sánchez Menéndez

Para una teoría del aforismo, de Javier Sánchez Menéndez

Para una teoría del aforismo, de Javier Sánchez Menéndez

El arte del aforismo está viviendo momentos de efervescencia, de consideración. Presente en las redes sociales, en las editoriales, en las publicaciones periódicas, en los medios de comunicación, el género breve vive un momento brillante, aunque todo lo que leemos como tal no sea, en realidad, arte del aforismo.

Las páginas de Para una teoría del aforismo (ediciones Trea) pretenden determinar los aspectos fundamentales del aforismo moderno (“Aforismo es misterio y es silencio; aforismo es aprendizaje y es pensamiento; aforismo es vislumbrar y es tensión…”) contando con las opiniones y definiciones que algunos autores hacen del aforismo y con una significativa muestra de algunos autores contemporáneos, de la que Zenda ofrece a sus lectores una breve selección.

[Miguel Agudo Orozco] 

Ando pensando, es decir, reflexiono las piernas.

Aviso a optimistas: donde hay una solución, hay un problema.

Abrazar: buscar en tu espalda lo que está en tu pecho. 

[Azahara Alonso]

Llegará un día en que no pensaré como hoy. Me aterra la clase de persona que seré entonces.

Hay una extranjería irrevocable: la descendencia.

Lo malo del estado del bienestar son los vecinos.

[Miguel Ángel Arcas]

La verdad nunca es suficiente.

Si nadas a contracorriente asegúrate de saber qué dirección lleva la corriente.

Hay que estar a la altura de nuestros fracasos. 

[Rafael Argullol]

Definición: Nada nos define tanto como los monstruos a los que tememos.

Locura: Alguien nos observa desde demasiado adentro.

Sabiduría: El maestro que quiere ser aprendiz.

[Hiram Barrios]

La naturaleza deja huellas; el hombre, heridas.

Inteligencia: la suma de tus desengaños.

Las mascotas que enferman en casa mueren de humanidad.

[Carmen Canet] 

La amistad es una obra. El amor, un edificio en construcción y deconstrucción.

La vida es un borrador que no se puede pasar a limpio.

La tradición enseña, el tradicionalismo desenseña.

[Miguel Catalán]

El único inconveniente del optimismo es que exige una actividad mental extenuante.

Lo más exacto es la autopsia.

En los buenos tiempos soy epicúreo; en los malos, estoico.

[José Ángel Cilleruelo]

Dejo a Platón en la taberna. Creo que ve sombras en las paredes. Me acerco a casa de Parménides, pero se ha ido a pescar. Vaya día llevo.

Hemos despreciado siempre a aquel que, entre los posibles candidatos, decide retirarse. Y así nos va.

A veces se han quedado cerradas las puertas que se dejan abiertas.

[Ricardo de la Fuente]

Aceptarse del todo es una rendición.

Para no saber a dónde vamos, vamos demasiado de prisa.

Qué sabiduría la de la presbicia que nos obliga a alejarnos para ver mejor.

[Jordi Doce]

Dos viejos discuten en la calle. Caminan lentamente y se lanzan pullas con nervio, ajenos a todo, como si no supieran que son mirados. En la distancia, parecen un solo hombre.

Con frecuencia tengo la impresión de que todos los poetas que admiro comparten cierta desconfianza de la poesía.

Distingue a las mujeres de su vida por lo distantes que se volvían al dormirse.

[Eliana Dukelsky] 

Me dejaste sola, contigo dentro.

El futuro moldea los recuerdos.

La patria fue el mito que ocultó tu hogar.

[Ramón Eder]

Se miraron y tuvieron una niña.

Nadie olvida la frase con la que fue expulsado del Paraíso.

Hay crepúsculos tan espectaculares que uno se tiene que refugiar en un bar.

[Jaime Fernández Martín]

No queremos las cosas por lo que son, si no por lo que nos prometen.

Las pequeñas ilusiones nos protegen de las grandes.

No son de fiar los sentimientos que encuentran pronto las palabras.

[Pelayo Fueyo]

Desde la perspectiva de la muerte, toda nada es mensurable.

Déjate odiar, no intentes seducir a tu enemigo.

Para tener forma, Dios debería sintetizar todos los rostros.

[Sergio García Clemente] 

Un amor tardío es un buen lugar para resucitar.

A menudo, la felicidad consiste simplemente en contemplarla.

Los atajos nos privan de la belleza del camino.

[Karmelo C. Iribarren]

Un sabio optimista o no es tan sabio o es un impostor.

Cuesta años y trabajo fracasar completamente.

La esperanza y la razón forman una extraña pareja. 

[Gregorio Luri Medrano] 

Dicen que los locos sólo sufren en momentos de lucidez. Como todos.

La gente que siempre dice lo que piensa no suele pensar mucho lo que dice.

¿Puede haber cohesión social sin inversiones masivas en hipocresía? 

[José Mateos] 

Hay palabras que, más que decir, dejan oír. Esas son las que busco.

He visto cuidar y velar al que no podía. Y no he visto nada más hermoso.

Qué hermoso, cuando se aleja ya la vida, sentir todavía su música.

[León Molina]

Quisiera conocerte mejor; no me hables más de ti.

Sin incoherencia no hay bondad.

De una buena idea no se sale indenme. 

[José Luis Morante]

No están cerca o lejos. No están.

Cualquier soledad está repleta de encuentros.

Certeza insoportable: sé que tengo un precio. 

[Elías Moro]

Haber nacido no nos convierte necesariamente en humanos.

Este que ahora veis es mi inmensa minoría equivocada.

Una mujer hermosa nunca te perdonará que la mires con indiferencia. 

[Manuel Neila] 

Homo faber: individuo semoviente que, al decir de Bernard Shaw, gasta su vida en ganársela.

Nunca antes se había ido tan deprisa a ninguna parte.

Ese maldito ego es lo mejor y, muchas veces, lo peor que tenemos.

[Sihara Nuño]

Abordar el autobús sin esperanza en la humanidad y que el chófer, de repente, nos dé los buenos días.

¿Cuál es la diferencia fundamental de todas las cosas?

Mis células no tienen ningún propósito y gravitan. 

[Lorenzo Oliván] 

El mar tiene el sonido que tendría el deseo si sonase.

Hay personas que entran y salen de tu vida solo para que circule el aire. Otras sostienen tu respiración.

El mundo no se cansa jamás de amanecer. Pero en los ocasos acumula un cansancio infinito. 

[Mario Pérez Antolín] 

Con la primera mentira acaba la infancia, con la primera nostalgia empieza la vejez.

La sofisticación gastronómica dice más del grado de civilidad alcanzado por un pueblo que el corpus legislativo.

Con la edad nuestro deseo de agradar a los demás disminuye en la misma proporción que aumenta nuestro deseo de no ser importunados. 

[Javier Puche]

Trata con inteligencia y ternura al perfecto imbécil que llevas dentro.

El hombre es el fracaso del mono.

De mi pasado, destacaría aquella breve temporada en el útero materno.

[Tomás Rodríguez Reyes]

Hoy he dejado de ser y he sido más yo que nunca.

Variaciones de un tema sin fin, la vida.

Las más de las veces la virtud está en la renuncia.

[Juan Manuel Uría] 

Salvo casos muy contados somos un gran desperdicio existencial.

Hemos pasado del antropocentrismo al centro comercial.

Ni por los cimientos ni por el tejado. Yo construiré mi casa empezando por las ventanas. Y de ahí para fuera.

—————————————

Autor: Javier Sánchez Menéndez. Título: Para una teoría del aforismo. Editorial: Trea. Venta: Todostuslibros y Amazon

4.4/5 (11 Puntuaciones. Valora este artículo, por favor)
Notificar por email
Notificar de
guest
0 Comentarios
Feedbacks en línea
Ver todos los comentarios