Inicio > Actualidad > Noticias > Philippe Sands: «Atrocidades como las del nazismo pueden pasar en cualquier lugar»

Philippe Sands: «Atrocidades como las del nazismo pueden pasar en cualquier lugar»

Philippe Sands: «Atrocidades como las del nazismo pueden pasar en cualquier lugar»

Intrigas en el Vaticano, exnazis contratados por los servicios secretos estadounidenses y una esposa enamorada que esconde a su marido genocida tras la caída de Hitler son algunos de los elementos que convergen en Ruta de escape, una nueva investigación histórico-literaria del británico Philippe Sands.

La historia es nueva, desconocida incluso para la mayor parte de los miembros de la familia de los protagonistas, pero el hilo del que tira Sands es el mismo que ya dio frutos en su anterior libro Calle este-oeste.

Según ha explicado este viernes el autor en rueda de prensa, fue el hijo del protagonista de su anterior publicación quien le presentó a Horst Wächter, hijo del genocida nazi Otto Wächter. Tras una primera conversación, Sands supo que Otto Wächter era un personaje fascinante y decidió desenredar la madeja de silencios y mentiras tejida a su alrededor. «El hijo de Otto Wächter no es antisemita como su padre, pero no acepta que su padre fuera un criminal y durante todo el trabajo de investigación ha tratado de convencerme de ello», ha relatado Sands. Ciertamente Otto Wächter, ha reconocido el escritor, «era un buen padre, un buen marido, una persona apreciada por sus allegados y un hombre capaz de generosidad y amor, pero también un alto cargo del régimen nazi que hizo cosas monstruosas». Al escritor británico le interesan estas contradicciones y, sobre todo, «ver cómo la gente común cruza líneas rojas. Empiezan con el lenguaje y después van pasando otras líneas hasta llegar a lugares muy oscuros. Es lo mismo que está pasando en Estados Unidos con (el ya expresidente Donald) Trump y su discurso racista», ha argumentado. En su opinión, profundizar en las razones que llevan a un hombre a ordenar el fusilamiento y la ejecución de más de cien mil personas ayuda «a entender la historia tal como es» y a tomar conciencia de que «atrocidades como las del nazismo pueden pasar en cualquier lugar».

En Ruta de escape, Sands bucea en los aspectos más íntimos de la personalidad y la vida privada de Wächter gracias a la correspondencia con su esposa. En su afán por convencer a Sands de que su padre no era un criminal, Horst Wächter puso a disposición del escritor las 8.500 páginas de su archivo personal, donde estaban las cartas que escribió a su mujer durante la II Guerra Mundial y durante los cuatro años posteriores que vivió escondido. Finalmente, murió en 1949 en un hospital de Roma en el que ingresó con un nombre falso y donde había llegado ayudado por un miembro de la jerarquía eclesiástica muy cercano al papa Pío XII.


Philippe Sands, que es abogado y ha intervenido en destacados juicios internacionales en el Tribunal de Justicia de la Unión Europea y en la Corte Penal de La Haya, aúna en este libro sus conocimientos como jurista, un arduo trabajo de documentación y «la capacidad literaria de generar tensión y estructurar la historia», ha comentado la directora editorial de Anagrama, Silvia Sesé.

En sus investigaciones, Sands ha contado con la ayuda de Javier Cercas, que le facilitó el acceso a parte de la valiosa información que se esconde en el Vaticano. No es la única conexión española del libro de Sands, que está casado con una española. Sabe que «en España el silencio está muy arraigado en las familias que sufrieron la represión franquista».

Por razones diferentes, en la familia de Wächter también se impuso el silencio y la mentira y, cuando se publicó el libro en el Reino Unido el pasado mes de abril, Sands recibió cartas y correos electrónicos de algunos de sus veintitrés nietos. «Estaban en estado de shock, porque lo que les habían contado a ellos era muy diferente a lo que yo contaba», ha recordado. «Intento ser muy cuidadoso y no quiero hacer daño a los nietos de nadie —ha añadido Sands—, pero el silencio no funciona. Si las cosas no se hablan, el pasado acaba retornando de una manera todavía más dolorosa que si se hubieran hablado en su momento».

5/5 (5 Puntuaciones. Valora este artículo, por favor)