Inicio > Libros > Poesía > Poemas de Cristina Narea

Poemas de Cristina Narea

Poemas de Cristina Narea

Escribe Cristina Narea: “Nací en Santiago de Chile y vivo en Madrid. Mi último CD es un recopilatorio: Atmósfera, donde reúno los mejores temas elegidos por vosotros de los 3 últimos discos y que en su versión digital hay un bonus track especial: una versión muy personal del tema Acaso una mirada de Luis E. Aute.

En julio de 2014 contra viento y marea y encargándome de toda la producción, publiqué el disco Huesos de Mar que se grabó en Chile y en España, para lograr acercarme al sonido de mi raíz, colaborando con músicos chilenos y españoles; la música que estoy proponiendo es una fusión que no discrimina estilos diversos, desde la canción de autor, el jazz/bossa, mi raíz folk y la mirada rockera aparecen sin prejuicios”.

Cristina Narea ha publicado poemas en fancines, revistas literarias —Litoral, núm. 249 dedicado al Rock español/Poesía & Imagen—; el collage El acuífero de tu voz, en Agua, núm. 259 –Arte & literatura”–… En 2010 publica el poemario, Bajo las plumas (Amargord ediciones) y el pasado mes de mayo la editorial Desacorde saca a la luz su segundo libro de poemas, El ritmo de una vida.

De ambos títulos Zenda publica un poema de cada uno de ellos.

 

El ritmo de una vida

Llevo la ropa

descosida de orillas

rasgada de horizontes

que un día ensoñé

tan cerca.

La piel va haciendo surcos honduras

como el risco de Famara

– donde guardamos el tesoro -,

precipicios de un recuerdo cavado,

perforado de memoria.

Mientras, un pájaro

despluma su ropaje

ante mis ojos que miran

el barranco.

Es tiempo de mudas

de cambio de plumaje,

sin pelos de gato en el sofá.

Mi pantalón gira

como un ciclón en miniatura

en el vientre de la lavadora

despojando los restos

de un pasado reciente

de polyester y ecuaciones.

Y a girar

con el ritmo de una vida

que solo respira, sigue y me desnuda.

 

(De El ritmo de una vida. Desacorde ediciones, 2017)

 

Cuando vuelan las gaviotas

Cuando vuelan las gaviotas

cuando el aire  parece que transita

enamorado de nosotros

cuando respirar se convierte en lo único

y nosotros y ese respiro se funden.

cuando todo pasa y se queda

ahora es ahora

se siente la presencia

y percibo el segundo sublime

me reconozco

me dejo

acepto la inspiración

lo inmutable del momento

cuando azota el calor

y se vuelve lluvia de tormenta

cuando nada parece convocarte

y la belleza mientras

te espera con paciencia

en ese punto del mapa

en ese hueco infinito

soy por un rato consciente,

soy

y el ahora me envuelve como si fuera

para toda la vida.

 

(De Bajo las plumas. Amargord ediciones, 2010)