Inicio > Poesía > Rumor de espejos, un poema de Emilio Prados

Rumor de espejos, un poema de Emilio Prados

Rumor de espejos, un poema de Emilio Prados

Nacido en Málaga, trabó pronta amistad con Juan Ramón Jiménez siendo un adolescente en la Residencia de Estudiantes. Más adelante también se cruzó con Lorca, Buñuel o Dalí, entrelazando su trabajo con la Generación del 27, de la que formó parte. Murió en México, exiliado, en el año 62. A continuación reproduzco Rumor de espejos, un poema de Emilio Prados.

Rumor de espejos, de Emilio Prados

El cuerpo en que yo vivía
nunca supo de mi cuerpo.
Nada preguntó por él
y de mí salió sin verlo.

Llegó a una fuente. En sus aguas
vio la flor azul del cielo:
—Di, ¿cómo te llamas, flor?…
—Nombre soy de tu silencio.

Nada entendió. Subió al monte
de la soledad. El viento,
se desnudaba en la cumbre
de Dios, todo su misterio.

—Di, viento: ¿cuál es tu nombre?…
—Nombre soy de tu silencio.
Y dos águilas volaron,
resbalando, hasta mi sueño.

Siguió mi cuerpo tras ellas,
olvidándose en su vuelo,
de sí mismo, y nuevamente
entró en mí, sin yo saberlo.

¿Y está en mí?… (Busco su nombre;
pero al buscarlo, me pierdo
dentro del mundo que trajo
mi cuerpo hasta mi silencio).

«¿Lleno de ti mismo estás
y buscas nombre a tu cuerpo?»,
siento que un rumor me canta,
quebrando, en mí, dos reflejos…

Llamo en él y en él estoy.
Salgo de mí y en él entro…

¡Aún no conozco mi nombre
pero sé que lo navego!

4.4/5 (64 Puntuaciones. Valora este artículo, por favor)
Notificar por email
Notificar de
guest
0 Comentarios
Feedbacks en línea
Ver todos los comentarios