Inicio > Libros > No ficción > Si Garcilaso volviera
Si Garcilaso volviera

A estas alturas, aún me cuesta no añadirle a su nombre el “don” correspondiente, que se ha ganado a pulso por su perceptible inteligencia y su incansable trabajo durante más de medio siglo. Don Víctor García de la Concha era por entonces un joven profesor treintañero, con muchos sueños y mayores inquietudes, y yo un muchacho con dieciocho años recién cumplidos cuando tuve ocasión de seguir sus clases, durante unos pocos meses, en la Universidad de Murcia a mediados de los años setenta. Después, su currículum fue creciendo como la espuma hasta llegar a convertirse en uno de los más brillantes directores de la RAE, cuyo puesto ocupó durante doce años. Le adorna, además, una extensísima bibliografía propia y el deseo de hacer descender a los clásicos de su Parnaso y sacarlos a pasear por la calle, a la luz de día, ante la atónita mirada de quienes aún los ignoran.

"La larga experiencia pedagógica del profesor García de la Concha propicia que la metodología que emplea en estas páginas sea perfecta, la más adecuada, sin duda alguna, y la que más juego puede dar"

Estas Grandes páginas de la literatura española sólo cobran sentido en manos de una persona tan notoria, inteligente y sensible como don Víctor. Porque la empresa, y el riesgo que ello comporta, no es tarea fácil. Había, en primer lugar, que seleccionar, no sólo a los autores, sino, asimismo, las obras de las que se ofrece un breve fragmento, muy representativo de su arte y estilo. Deja fuera de esta antología, por ejemplo, a Luis Martín-Santos y su Tiempo de silencio, y da cabida, sin embargo, a su discípulo predilecto, Juan Benet, acaso por tener en cuenta el volumen de producción de uno y otro por la muerte prematura del narrador nacido en Larache. Y se olvida, por las razones que fuere, de buena parte de la literatura del exilio, dejando en el limbo a autores como Ramón J. Sender y Rosa Chacel. Pero ni siquiera tales circunstancias —también me hubiera gustado que el nombre de Juan Marsé hubiera formado parte de este reconocimiento, pero qué se le va a hacer— empañan ni oscurecen una labor impecable, digna de todo elogio.

Como discutible es que, cuando aborda la figura de García Lorca, afirme con contundencia y absoluto convencimiento que en el mundo de las letras hispanas el “imperio universal de la simpatía” está formado por un triunvirato: el Arcipreste de Hita, Lope de Vega y el propio poeta granadino. Y añade: “La simple mención de cada uno abre todo un horizonte de historias y deslumbrantes creaciones”.

La larga experiencia pedagógica del profesor García de la Concha propicia que la metodología que emplea en estas páginas sea perfecta, la más adecuada, sin duda alguna, y la que más juego puede dar: lleva a cabo una introducción sobre autor escogido, con una mínima y selecta bibliografía, en donde asoman esas anécdotas que entretienen y atrapan al lector, y, a continuación, aparece el texto seleccionado, que no suele ser demasiado extenso para no cansar e ir directo al grano. Entre esas deliciosas anécdotas, que le dan colorido a una vida plena, repleta de acontecimientos y sucesos de un determinado autor, se cuenta, por ejemplo, el hecho de que Antonio Machado, desesperado por la enfermedad de su joven esposa Leonor, intentara por todos los medios contagiarse con ella. Y aquella otra, no menos sabrosa por sabida, atribuida al raro y excéntrico Ramón Gómez de la Serna, que, durante una estancia en París, aprovechando la presencia del Circo de invierno, impartió una conferencia a lomos de un elefante.

"El maestro García de la Concha avisa que el libro que tenemos ahora en nuestras manos es el producto de un diálogo ininterrumpido de autores y lectores que van descubriendo un tesoro: las grandes páginas de la literatura española"

Este largo recorrido por las letras españolas de todos los tiempos se inicia con el Cantar de Mío Cid, con el que se trata de acercar esta figura a los de su mismo grupo social, de modo que todos se sientan como uno de los suyos, y concluye, más de cuatrocientas páginas después, escritas primorosamente, en Javier Marías y su novela Corazón tan blanco, con un breve epílogo del todo necesario, dadas las circunstancias: “Escribo esta página cuando el libro está ya en imprenta, para incorporar la figura extraordinaria de un compañero de Academia y amigo que acaba de dejarnos”.

Y, entre medias, entre las cuitas de Rodrigo Díaz de Vivar y la nota necrológica de Marías, un ejército sublime de obras y escritores, como La Celestina, la primera obra moderna, como Garcilaso, el príncipe de la lírica (“Si Garcilaso volviera / yo sería su escudero: / que buen caballero era”, según Alberti), como Miguel de Cervantes, cuyo Quijote fue comparado a la Ilíada, como Góngora, el príncipe de las tinieblas, o Quevedo, una auténtica biblioteca ambulante, el primer artífice de las letras hispanas, según Borges. Y, a continuación, el padre Feijoo, que logró reunir, en una misma página, razón y experiencia, Clarín, el realista crítico de su tiempo, Galdós, el hombre sin biografía, Baroja, junto a Galdós, el mejor novelista del siglo XX, y Delibes, que, con su rara alquimia, convierte lo cotidiano y lo vulgar en Arte.

En un brevísimo apartado preliminar titulado “Al lector”, el maestro García de la Concha avisa que el libro que tenemos ahora en nuestras manos es “el producto de un diálogo ininterrumpido de autores y lectores que van descubriendo un tesoro: las grandes páginas de la literatura española”. Autores reconocidos, verdaderos clásicos, me permito añadir, y lectores lúcidos, doctos e instruidos como el propio don Víctor al que, a buen seguro, aún le sobran las fuerzas para hacernos disfrutar con un futuro volumen en el que estas páginas se extiendan a la literatura universal de todos los tiempos.

—————————————

Autor: Víctor García de la Concha. Título: Grandes páginas de la literatura española. Editorial: Espasa. Venta: Todos tus libros, Amazon, Fnac y Casa del Libro.

4.8/5 (18 Puntuaciones. Valora este artículo, por favor)
Notificar por email
Notificar de
guest

0 Comentarios
Feedbacks en línea
Ver todos los comentarios