Inicio > Poesía > ‘Siluetas hablando porque sí’, de Diego L. García

‘Siluetas hablando porque sí’, de Diego L. García

‘Siluetas hablando porque sí’, de Diego L. García

Diego L. García es un poeta nacido en Buenos Aires, Argentina, en 1983. Es Profesor en Le­tras por la UNLP. Entre sus libros figuran Esa trampa de ver (Añosluz, 2016), Una voz hervida (Jámpster e-books, 2017, Chile), Una cuestión de diseño (Barnacle, 2018), (Fotografías) (Zindo & Gafuri, 2018; 2da ed. Liliputienses, 2020, España), Las calles nevadas (Barnacle, 2020) y Siluetas hablando porque sí (Casa Vacía, 2022, Estados Unidos). Forma parte de la anto­logía de poesía latinoamericana País imaginario: escrituras y transtextos 1980-1992 (Ay del Seis, 2018, Madrid). Se publi­có en Bolivia una selección de su obra titulada Modo Arcade (Electrodependiente, 2019). Colabora en diversas revistas con reseñas, traducciones y artículos críticos. Presentamos una selección de poemas de su último libro, Siluetas hablando porque sí, publicado por la Editorial Casa Vacía, una obra en la que se nos muestra un espacio distinto que habitar, o en palabras de Daniel Freidemberg, «un salto al vacío, un orden, una razón, pero no se sabe cuál es, hay que encontrarla. No buscarla: encontrarla, vivirla, arrojarse a la lectura como a un juego tan cierto como incierto, igual que la aventura de vivir cuando se vive de veras». El autor nos ofrece un conjunto de imágenes, capturas y destellos que alumbran, de alguna manera, nuestra gris realidad.

***

Out-In

las sombras solo dejan un contorno para las telas.
el pelo acolchado.
el cigarrillo saliendo de foco.
detrás se lee con dificultad algo así
como control de paquetes
y la gente que entra y sale
en una cinta de producción.
baja la velocidad o nunca regresarás.
qué estamos esperando.
nada parece tener sentido dice la mujer de negro
a la mujer de blanco mientras gira la cara

***

Como todas las cosas

se trata de realismo emocional.
suena bastante bien. sobre todo si el resto de las partes
puede volverse una gelatina de texturas
más o menos inestables. listas para contener
las ruinas de un barrio oscuro
o las sábanas de un sueño pisoteado.
vas por los callejones de esa narración
directo a un buen disparo de richard yates.
el portarretrato persiste
en el mismo lugar que la artillería
de las redes con platos de espinaca.
no debería incomodarte el año.
la planta de envasado sabe darnos buen material
y todo estará bien al fin. ya lo verás

***

Vienen tiempos difíciles

cabezas cortadas y un recorrido oblicuo
por las ventanillas de un auto que llega con lo justo.
las cornisas evitaron la visión en toda su forma.
mira sus uñas y frunce las cejas
como recordando lo peor.
pharma-
no se ve otra cosa.
las mejillas cuidadas del muchacho
como ese territorio celestial
en los asientos de un descapotable.
no hay espacio para reflejos gomosos.
vienen tiempos difíciles

***

Qué más quiere

hay alguien eligiendo música
un café junto al salero y un tipo
que podría intercambiarse por otro.
un cuadro al fondo
hace las veces de cuadro
no hay signo
y no tendría por qué haberlo.
todo sucede en la misma sintonía.
algo que parece un paisaje
pero que escupe en la cara
de quien se detiene a preguntar.
así son las sensaciones que nos gustan
hechas de nada y por nada

***

Holland

en una novela de marty holland la chica
realiza un trabajo repetitivo con las palabras.
la única diferencia que se construye
es su cuerpo.
ella no se entretiene
con las aproximaciones de los otros.
puede encarnar la dualidad
mucho más allá del humo ondeante de la tetera.
trato de descargar sus novelas
(nada).
nadie puede llegar a san francisco
ni sabe qué podría encontrar allá

***

novelas pulp dice la página
es decir la prueba terminada de que esos fantasmas
tienen más para decir que sus salarios
aunque las luces y las rejas
atraviesen los espacios del cuerpo

*

una de las portadas tiene a una mujer rubia
sentada en el interior de una valija.
quién podría salir acaso de algún lugar?
es otra vez una (cárcel) del amor
lo que se dice y esos carteles que tienen un reverso
por el que no deberíamos preguntar

*

el dinero no le alcanza para completar el trayecto.
lo insuficiente determina el recorte
y la experiencia en el desierto:
ese territorio que ha desechado la idea.
un rejunte de palabras. algo que se dice
sin mucho más para agregar

—————————————

Autor: Diego L. García. Título: Siluetas hablando porque sí. Editorial: Casa Vacía. Venta: web de la editorial.

3.6/5 (12 Puntuaciones. Valora este artículo, por favor)
Notificar por email
Notificar de
guest
0 Comentarios
Feedbacks en línea
Ver todos los comentarios