Inicio > Firmas > Hotel Z > Sólo prostitutas caras

Sólo prostitutas caras

Sólo prostitutas caras

Me entero tarde del futuro reservado a los coches. Aunque tengo carnet, nunca he poseído un vehículo, y lo que va a pasar en 2035 con el parque automovilístico europeo me anima a ir ahorrando para comprarme el coche de mis sueños: un Ferrari. Ahora mismo sólo pienso en disponer de unos 300.000 euros en el banco para poder circular en un Ferrari de motor de combustión en 2036. Me da igual lo bonito que sea (no he elegido aún el modelo), el color (rojo, seguramente), la velocidad (dejemos de poner paréntesis) o la comodidad. Lo único que le pido a mi anhelado Ferrari en 2036 es la exclusividad de contaminar.

Si no lo he entendido mal (no parece muy difícil de entender, en realidad), desde 2035 no se podrán fabricar ni vender coches contaminantes. Tendrán que ser coches a pedales, eléctricos, hidráulicos o lo que alguien invente que no eche humo. Esto ya es curioso, como noticia. El fin de una era, de un ruido, de un ambiente carbónico.

"Los diputados italianos, seguramente sin la menor ayuda, ánimo o compensación por parte de Ferrari, han maniobrado para que un coche de lujo sea una especie en extinción"

Pero el estrambote viene con la letra pequeña de esos acuerdos o dictámenes gigantescos que hace la Unión Europea. Se podrán seguir fabricando y, por tanto, adquiriendo coches contaminantes si su producción no excede las mil unidades anuales. Esto es así porque en Italia aman sus marcas de lujo circulatorio como en Francia sus vinos o quesos. Los diputados italianos, seguramente sin la menor ayuda, ánimo o compensación por parte de Ferrari, han maniobrado para que un coche de lujo sea una especie en extinción, una artesanía, arte primitivo, el acueducto, los gamusinos, botijos de 200.000 euros y, visto así, había que proteger esos botijos.

Yo lo primero que he pensado al enterarme (ya digo, muy tarde: la cosa se remonta al verano anterior) de esta carismática excepción ha sido en Cristiano Ronaldo. Qué suerte tiene. La ley no va con él, simplemente por ser tan listo de comprar coches de 200.000 euros y no vulgares BMWs o Mercedes. Cuando todo el mundo circule por las autopistas sin hacer ruido, en plan silent rave de dos carriles, él podrá aparecer por el horizonte haciendo tronar su motor de X caballos, emitiendo dióxido de carbono como si no hubiera un mañana. Lo hay, porque hemos salvado el planeta todos los demás dejando de quemar rueda.

"Tampoco se les ha ocurrido prohibir los jets privados, sino favorecerlos en las propias cumbres contra el cambio climático"

La, así llamada, “enmienda Ferrari” es todo lo que puede decirse sobre la moral de nuestro tiempo. El problema no es quién contamina más, sino cuánta gente que apenas contamina hace falta para que aquellos que contaminan más puedan, de hecho, seguir contaminando. Es una aritmética sencilla. Mil Manolos y mil Pepas con un único vehículo que sólo sacan del garaje los sábados por la tarde deben renunciar a él para que un futbolista prosiga su rutilante colección de coches de lujo  con un nuevo utilitario exclusivo que contamina cien veces más que un Seat Ibiza. Por lo que sea, a nadie se le ha ocurrido empezar a perseguir la contaminación por los que contaminan más, prohibiendo sin ir más lejos tantos coches para un solo conductor y, desde luego, los coches con los motores más ampulosos y humeantes. Tampoco se les ha ocurrido prohibir los jets privados, sino favorecerlos en las propias cumbres contra el cambio climático, donde vuelan todos a la vez en una bonita filigrana estelar de contaminación indecorosa. Lo que hay que conseguir es que Manolos y Pepas cojan menos aviones, subiéndoles los precios en EasyJet.

Esta filosofía me gusta, porque preserva el mal en el mundo. Imaginen un mundo que se haya olvidado de la contaminación del tráfico rodado, de los aviones, de las drogas o de las putas. Todo eso está a salvo en las clases privilegiadas, que mantendrán las viejas tradiciones corruptas en la memoria de los tiempos.

"En un monólogo de Chris Rock se estimaba que el problema de las armas en Estados Unidos tenía fácil solución: que cada bala costara 5.000 dólares"

Por ahí ha ido siempre la vida, por la comisaría donde el expediente del hijo de un ministro se pierde (o “el atestado”), por las multas que no se ponen cuando el conductor delincuente baja la ventanilla y resulta ser, ya es mala suerte, otra vez el hijo del ministro. Los ricos saben algo que los demás ignoramos, y es que la ley sólo se ha hecho para nosotros. Nosotros vivimos dentro de la ley, de la espera de la cola para un trámite, del precio inamovible de las cosas, y no podemos ver, como dicen los anglos, fuera de la caja. Hay una cima social donde todo esto no existe, y su evolución es entre monstruosa y fundacional. Una nueva civilización es lo que están fundando.

En un monólogo de Chris Rock se estimaba que el problema de las armas en Estados Unidos tenía fácil solución: que cada bala costara 5.000 dólares. La gente no se mataría una a otra porque no podría permitírselo. El monólogo, o el bloque de aquel monólogo, no rizaba el rizo comentando que sí habría quién podría permitirse balas a 5.000 dólares, y por tanto unos pocos podrían seguir matando. Es exactamente la lógica que hay detrás de la “enmienda Ferrari”. Unos pocos pueden hacer el mal como lo han hecho siempre, sólo que aliviados porque muchísimas personas no podrán ya aspirar a una maldad comparable. El 1% más rico cometerá el 100% de los delitos, de las contaminaciones, de los abusos. Y legalmente, además.

Así, dándoles al fin la justificación de mi titular, el sexo de pago correrá pronto la misma suerte. De pronto, nos haremos conscientes de lo intolerable que es la prostitución, y se prohibirá en toda Europa, de forma efectiva, radical, subvencionada y sin miramientos.

Con todo, un grupito de eurodiputados encontrará una excusa para que unas pocas mujeres sigan prostituyéndose, como que ganar más de 40.000 euros al mes no es prostitución, sino emprendeduría. A lo mejor inventan el matrimonio sexual poliamoroso, vínculos exclusivamente carnales entre varios hombres y una misma mujer, extrayendo a la susodicha de la categoría de prostituta para salvarla en una nueva denominación singular. Y listo. Si una mujer cobra 4.000 euros por hora puede seguir ejerciendo. Sólo prostitutas caras. Sólo el 1% de hombres más rico del mundo podrá pagar por sexo. El mal prevalecerá.

"Por no ser capaz de contaminar más, contaminas muchísimo más que Cristiano Ronaldo, porque eres acreedor de la contaminación de todos los que, como tú, contaminan muy poco"

Esta filosofía es una extraña convergencia de la long tail de Chris Anderson y la mandonería de los cerdos de George Orwell. La long tail dice que la suma de las ventas de los productos de la misma gama que venden menos (todos los libros, por ejemplo, frente al puñado de best sellers) es mayor que la suma de las ventas de los pocos que más éxito tienen. Así, la suma de la maldad de varios millones de personas es superior a la maldad mayúscula de una minoría. Es decir, tú, por no ser capaz de contaminar más, contaminas muchísimo más que Cristiano Ronaldo, porque eres acreedor de la contaminación de todos los que, como tú, contaminan muy poco. O sea, en el fondo contaminar poco es contaminar mucho.

Suena a Orwell porque los cerdos en Rebelión en la granja son los que tienen las ideas más graciosas y, cómo no, contradictorias. La igualdad es como la ley: sólo vale para una mayoría amplísima de futuros esclavos. Obviamente los esclavos han de cumplir la ley y obviamente los esclavos son todos iguales en derechos y deberes.

El amo llega en el Ferrari lleno de prostitutas.

4.6/5 (349 Puntuaciones. Valora este artículo, por favor)
Notificar por email
Notificar de
guest

14 Comentarios
Antiguos
Recientes Más votados
Feedbacks en línea
Ver todos los comentarios
Paula
Paula
1 año hace

Buen artículo… con título muy desafortunado. A estas alturas, poner la prostitución (que siempre es degradante tanto para quien la ejerce como para quien la consume) al nivel de cualquier producto o servicio… es ridículo. Menos mal que ya están siendo fabricados robots (con aspecto de top-model) para suplir esa demanda – de este modo, al menos no se compromete la dignidad humana.

Oscar
Oscar
1 año hace
Responder a  Paula

Revise sus límites como morales. «Degradante» es la estupidez de su poco cerebro para calificar como desafortunado el título del autor.

Josey Wales
Josey Wales
1 año hace
Responder a  Oscar

Más vale poco cerebro que nulos modales. Con todos los respetos, ¿le gustaría que su madre o su hija se dedicaran a la prostitución? ¿No? Pues entonces para usted también es degradante.

Paula
Paula
1 año hace
Responder a  Josey Wales

Exactamente! Cuando alguien (y suele ser un hombre) me dice que la prostitución, al fin y al cabo, debe ser considerada un servicio más, siempre pregunto si aceptaría que su madre/ esposa hermana/ hija ejerciera ese oficio. Y si de ser ese el caso, lo dirían abiertamente, como dirían «mi madre/ hermana/ hija es maestra, enfermera, empleada de limpieza, etc. Y si recomendarían ese servicio a sus conocidos, como lo harían con otros oficios. – No obtengo respuesta…. – Si el artículo que comentamos divide la sociedad entre «ricos con permiso para contaminar» y «pobres si ese permiso»… la visión de algunos sobre la prostitución se divide entre «qué bueno que haya mujeres que venden su cuerpo» versus «mientras no se trate de mi hermana/ hija/ madre.».

Maria R. López
Maria R. López
1 año hace
Responder a  Paula

Muchas prostitutas ejercen su profesión porque les da la gana, porque les gusta y porque ganan mucho dinero… y prefieren hacerlo sin dudarlo en vez de realizar otros trabajos mucho más duros. La prostitución sólo es degradante para quien no la quiere ejercer. De hecho, que estén siendo fabricados robots con aspecto de prostituta para suplir esa demanda sí que ataca a la dignidad de algunas mujeres a las que les encanta disfrutar del sexo con hombres (o con mujeres) y no quieren ser sustituidas por artefactos mecánicos.

Alexander5654r
Alexander5654r
1 año hace
Responder a  Maria R. López

Creo que os vendría bien releer el artículo. El autor juzga la hipocresía de prohibir algo porque es malo, pero al mismo tiempo mantenerlo legal para una minoría rica que puede pagar un alto precio por ello. Podría incluso haber incluido muchos otros temas como los vientres de alquiler, o el abuso laboral. Pero estos son solo ejemplos para argumentar su opinión y no un debate en sí mismo.

Última edición 1 año hace por Alexander5654r
Paula
Paula
1 año hace
Responder a  Alexander5654r

Es cierto. Y faltó incluir servicios de salud (no es lo mismo enfermar siendo pobre que rico), educación, y -el colmo-, justicia (no es lo mismo un bufete de abogados de primera línea, que uno que trabaja ad honorem). Las sociedades verdaderamente avanzadas son las que ofrecen un sistema de salud y de educación digno incluso para las clases más humildes, pero en todos lados el rico llevará ventaja.

Paula
Paula
1 año hace
Responder a  Maria R. López

Pierda cuidado: las mujeres a las que les encanta disfrutar del sexo… siempre encontrarán alguien con quien hacerlo. – Y a propósito de artefactos, también los hay para ellas… – Hay que educar para una sexualidad realmente humana y digna; para simplemente aparearse siguiendo el instinto tenemos el reino animal.

Rochiccioli
Rochiccioli
1 año hace

Muchas gracias por este gran artículo lleno de humor y sabiduría. Si, tenemos que recordar que somos esclavos y que siempre el que hace la ley hace la trampa. Las normativas Europeas cumplen con esta triste ley humana.

Gabriel Fernández
Gabriel Fernández
1 año hace

Como la vida misma, si señor. Supongo que con los años nos vamos dando cuenta de que nada cambia. El rico más rico y el pobre más pobre.

Maria R. López
Maria R. López
1 año hace
Responder a  Gabriel Fernández

… y lo que tampoco cambia es que muchos futuros pobres aplauden estas decisiones que les hunden en la miseria.

Josey Wales
Josey Wales
1 año hace

Los Ferraris y las putas me han parecido siempre una horterada, pero son el signo de las élites democráticas. Lamer el trasero al elector para después engañarle (porque al elector le encanta que le mientan) es un juego que envilece. Y la vileza es lo opuesto a la elegancia: Ferrari y putas.

Paula
Paula
1 año hace
Responder a  Josey Wales

«El lujo es la forma más costosa de la vulgaridad.» – Borges.

Javier Costas Franco
Javier Costas Franco
1 año hace

Estimado, la literatura será lo tuyo, pero no el automóvil. La «excepción Ferrari» solo implica una moratoria de un año para coches que se venden en números muy bajos (más de 1.000 al año) y que circulan MUY POCO, el daño que hacen al medio ambiente es irrelevante. Podríamos prohibir antes los karts y no se notaría la diferencia.

Los kilometrajes que acumulan esos coches son el chocolate del loro. Si entendieses algo más de coches, verías lo complicado que es para un fabricante de producción reducida pasarse a versiones 100% eléctricas, que no es lo mismo vender 1 millón de unidades al año que 13.221 (2022) en el caso de Ferrari. Los pequeños no tienen la misma capacidad de inversión en i+D.

Muy seguramente, cerca de 2035, nadie venda coches de combustión interna, y de segunda mano o enésima mano tendrás circulando muchos todavía. También aprovecho para decirte que no entras a un concesionario y te llevas un Ferrari, primero han de aceptarte como cliente, por algo te vas a comprar un artículo de lujo que sirve para conducir, pueden elegir a su clientela. Puedes ahorrarte el trance de acumular esos 300.000 euros.

Dijo Ferdinand Porsche que el último coche que se fabricará va a ser un deportivo. Si no hubiese habido alguna vez un equivalente a rico que comprase coches equivalentes a Ferrari en los primeros 1900 (Enzo era un niño/adolescente), nadie como tú y como yo habría podido tener un utilitario.

Así que, por favor, un poquito de respeto. Hay una lista kilométrica de actitudes, máquinas o modos de vida que van a acabar con el planeta mucho más rápido que todos los Ferrari del planeta juntos (como coches de lujo que son, tienen un grado de superviviencia muy elevado, salvo siniestros totales). Y si babeas mirando alguno por la calle, no te sientas culpable, será una reacción fisiológica muy humana por tu parte.

Un saludo.