Inicio > Libros > No ficción > Those Mitford Sisters!

Those Mitford Sisters!

Those Mitford Sisters!

“Luego el Führer me preguntó si quería dar un paseo y le dije que sí. Justo cuando estábamos saliendo llegó el fabuloso coche nuevo del Führer directo de la fábrica de la Mercedes —y como comprenderás— lo revisamos entero”, explica Unity Mitford a su hermana Diana en una carta fechada el 18 de julio de 1938.

“Nos acaban de decir que tenemos permiso para enviar una carta extra (por las navidades)… Es odioso tener que pasarlas en la cárcel, pero no importa…”, de Diana a Unity, 19 de diciembre de 1940.

“Ayer me pasé dos horas en Dior mientras me hacían un molde cubriéndome con enormes trozos de algodón, del que va a salir un abrigo. Exactamente igual que la reina Mary”, de Nancy a Diana, 4 de septiembre de 1947.

Pasar del Füher a Dior con parada en una prisión británica. ¿Quién es capaz de ese viaje? Those Mitford Sisters, que rezaba un artículo en The American Weekly en 1949. Las hermanas fueron famosas desde la adolescencia, desde que Nancy, la mayor y la escritora, empezara a publicar en revistas y sacara sus primeras novelas ya en ese tono ligero y punzante de sátira social que la haría famosa después de la Segunda Guerra Mundial.

Las Mitford. Cartas entre seis hermanas es una biblia fascinante de la intrahistoria del siglo XX. Lo es por su grosor, 804 páginas de apretada letra y fotos, y lo es por el compendio de lo bueno y lo malo: pasiones desatadas, amores castigados, celebridad y miseria, profecías, profetas, hijos descarriados, muertes, tragedias y sobre todo, mujeres peligrosas y bellas.

Unity, Diana y Nancy Mitford

Unity, Diana y Nancy Mitford

Lo es porque cada una de las seis hijas de Lord y Lady Redesdale tomó partido sin tibieza por alguno de los grandes bandos políticos que arrasaron el siglo de las guerras. Había una nazi declarada, Unity (1914-1948); una simpatizante, Diana (1910-2003), casada con el político fascista Sir Oswald Mosley; una socialista, Jessica (1917-1996), que luchó con los republicanos en nuestra Guerra Civil; y varias que oscilaron de uno a otro bando, unas asentadas en la intelectualidad como Nancy (1904-1973), otras en la riqueza como Deborah (1920-2014), casada con el duque de Devonshire, y otras en la tranquilidad hogareña y la cría de aves como Pamela (1907-1982). Algunas publicaron libros, otras no; algunas se casaron varias veces y formaron grandes familias; Pamela convivió con dos mujeres y Unity se pegó un tiro en la cabeza cuando Inglaterra y Francia le declararon la guerra a Alemania.  Y sobre todo, ninguna llevó una vida vulgar.

"Las cartas se leen como pequeños fragmentos de un diario coral, que desenrollan bajo nuestros ojos las intrincadas relaciones de una familia."

Y todas dominaron el delicado arte de la correspondencia. Una selección de los cientos de misivas que se enviaron a lo largo de los años se publica por primera vez en este volumen. La primera es de 1923 y la última de 2003. Ochenta años de cartas. De escritura irónica, de cotilleos de altos vuelos, y de ocultamiento refinadísimo de los sentimientos. Las seis hermanas habían crecido en el hogar de un barón venido a menos cuya obsesión era casarlas bien, con un único hijo varón, Thomas (que perecería durante la Segunda Guerra Mundial), y una madre distante preocupada por la economía doméstica. Si a eso sumamos una destartalada mansión en la campiña inglesa y una educación de institutrices, se comprende que  se convirtieran en la quintaesencia de la ironía y el estilo british, y quizá por eso casi todas pasaron gran parte de su vida fuera de su país, huyendo de esa etiqueta.

Las cartas se leen como pequeños fragmentos de un diario coral, que desenrollan bajo nuestros ojos las intrincadas relaciones de una familia. Están fechadas cronológicamente con una introducción a cada una de las épocas y un glosario de los (desopilantes) motes que se ponían entre ellas: gallina, bird, bobo, honks, kit, ser querido. La edición es de Charlotte Mosley, nuera de Diana Mitford; la traducción (impecable) de Andrés Barba y Carmen M. Cáceres. Y el placer de sumergirnos en esas conversaciones brillantes, que oscilan sin transición entre lo doméstico, lo político, lo frívolo y lo intelectual, nuestro. Hay que dejarse arrastrar por ese río, sin prejuicios por supuesto, y elegir nuestra hermana favorita: la mía Nancy, una retorcida y deliciosa malvada.

______

Autor: Charlotte Mosley (Ed.). Título: Las Mitford. Cartas entre seis hermanas. Editorial: Tres Hermanas. VentaAmazon y FNAC