Inicio > Libros > Cómic > Tiempo de bandoleros

Tiempo de bandoleros

Tiempo de bandoleros

El mejor bagaje

A Cara o cruz es una novela (gráfica) de iniciación, de aventuras, de recreación histórica… es todo eso y es también el primer libro de una serie: Capablanca, protagonizada por Joan Muntada personaje obligado a una continua lucha por la supervivencia en  la Cataluña y la España de inicios del siglo XVII. Una época que Joan Mundet ya ha transitado anteriormente, primero como el recreador gráfico de esas imágenes que ilustraban las aventuras del capitán Alatriste de Arturo Pérez-Reverte, y después como historietista que ha adaptado gráficamente al cómic dos de esos libros: Limpieza de sangre y El Capitán Alatriste con guiones de Carlos Giménez. De manera que Joan es responsable de haber dibujado las imágenes más creíbles del rostro, cuerpo, manera de moverse y actuar, así como del entorno y de las situaciones vividas por dicho personaje. A ese bagaje creativo hay que añadir que también ha dibujado para el mercado italiano las aventuras de Dago, serie  guionizada por Robin Wood que se desarrolla en un contexto que no deja de ser una libre interpretación de esa misma época.

A cara o cruz, se nutre del filón argumental de ese momento  propicio a la acción individual, a la presencia de personalidades fuertes  y en el que la frontera entre la vida y la muerte, la legalidad e ilegalidad aparecía muy difuminada. Un tiempo en el que las calles de Barcelona son pisadas por Miguel de Cervantes, el bandolero Perot Rocaguinarda, el capitán Alonso de Contreras, el conquistador Juan de Orpín, y otros muchos que serán incorporados más pronto o más tarde a la ficción de Capablanca. En fin un material narrativo de gran potencialidad con el que Mundet prosigue su vertiente de creador historietístico completo, es decir responsable tanto del dibujo como del guión. Una línea de trabajo en la que se inscriben la autobiográfica Gary Folch, o la ficción contemporánea de Best Seller.

Iniciación versus ocaso

Uno de los elementos más diferenciadores e interesantes de A Cara o cruz es su ambientación rural, ya que la acción pasa en Llacera, pueblo ficticio no muy alejado de  Barcelona, aunque las distancias, o la manera de salvarlas, eran bastante mayores en aquellos días. Es éste un espacio narrativo a la vez local y universal, cerrado y abierto, un espacio de relaciones directas y de ocultaciones en el que la naturaleza humana exhibe, unas veces con recato otras con impudicia sus contradicciones. Un escenario idóneo para acoger múltiples representaciones de la realidad y, cómo no, de la ficción dentro de la ficción en la gran secuencia de una obra teatral. En esa aldea, o mejor dicho en las viñetas que la representan, se cruzan el proceso de iniciación de Joan Muntada y los últimos días del bandolero Caracreu. Esa relación, de contraste y/o de complemento, entre debilidades y fortalezas de la vida humana que crece y la que mengua constituye el motor dramático del relato.  Joan, es un zagal que se acerca a la adolescencia al mismo tiempo que se entera de las duras circunstancias de la muerte de una madre que hace tiempo que no ve. Así, entre el desamparo y la resistencia se va conformando la personalidad de nuestro protagonista, como un junco que aguanta vientos hasta que alguien lo corta o arranca. Una línea vital que se verá modificada por la aparición de Caracreu: bandolero que suplanta la personalidad de don Rodrigo de Ucero, después de asaltarlo, matarlo y de paso traicionar a su banda. Y es que Caracreu se sabe no muy lejos de su final e intenta burlar la parte más dolorosa y triste de su decadencia con una finta de incierto resultado. Ya en Llacera Caracreu toma como criado a Joan y así se establece una relación en la que personalidad contradictoria del bandido le procurará a éste bastantes enseñanzas, más de un golpe y nuevas perspectivas vitales.

Síntesis fructífera

En paralelo a ese gran eje narrativo se desarrolla otro inevitable: el de la codicia, que va acompañada como siempre de la traición, la mentira, la venganza y la corrupción; malas consejeras que empujan a los antiguos miembros de la banda de Caracreu, y a otros personajes, más legales pero no menos peligrosos, tras la conquista, o recuperación, de un supuesto botín.

En A cara o cruz vibra el eco de las grandes series de la cultura y historieta popular europea, el de la riqueza literaria de nuestro siglo de oro y el de la observación atenta sobre la vida. Una confluencia de referencias que se expresa en una historia que fluye intensa tras el trazo de un Joan Mundet que, cada vez más seguro, busca y encuentra la síntesis entre capacidad descriptiva y simplificación, entre solidez y elegancia así como entre verosimilitud y dramatismo.

_______

Autor: Joan Mundet. Título: A cara o cruz. EditorialAmaniaco Ediciones.

Venta enLibrería Universal – Tot còmic · Norma Sabadell · Milcómics

 

Capablanca 005

Capablanca 006 copia

Capablanca 015-0109

Capablanca 026-0206

Capablanca 039-0307

Capablanca 072-0514

Capablanca 100-0804