Inicio > Actualidad > Noticias > «Un destino propio», la lucha de las mujeres por la educación

«Un destino propio», la lucha de las mujeres por la educación

«Un destino propio», la lucha de las mujeres por la educación

Leer las primeras páginas de Un destino propio, la novela de la escritora María Montesinos, es viajar a 1883, caminar por los pasillos de la Asociación para la Enseñanza de la Mujer (AEM) y revivir el espíritu incansable de quienes alzaron la voz en una sociedad que las quería analfabetas.

En Un destino propio (Ediciones B), que acaba de salir a la calle, una maestra de 28 años, Micaela Moreau, encarna la lucha de muchas mujeres por la educación femenina a finales del siglo XIX. En esta segunda mitad del siglo, el retraso educativo, debido a la falta de voluntad política y la escasez de recursos financieros, se consideraba uno de los problemas más graves de España. «La tasa de analfabetismo femenino en 1877 era del 81%, mientras que la de los hombres era 62,6%», según la escritora, quien también es autora de La estúpida idea de dejarte marchar y El mapa de mi piel.

Para Montesinos (Burgos, 1968), que acaba de presentar el libro en Madrid, «la falta de educación en el caso de las mujeres era aún más sangrante, porque consistía en aprender las labores y números para llevar las cuentas de la casa». Sin embargo, en estos años también muchas mujeres iniciaron una batalla por sus derechos que llega hasta nuestros días ya que, como recuerda la autora, hoy hay cosas que reivindicamos que ya lo hacían las mujeres en esa época.

Pero, a pesar de todo, también en este contexto existían entidades como la Asociación de Enseñanza de la Mujer, una institución educativa de influencia krausista, fundada en 1870 por el pedagogo e intelectual Fernando de Castro, que daba acceso a la enseñanza a mujeres de clase media, un proyecto equivalente a la Institución Libre de Enseñanza de 1976. Esta institución, reconvertida desde 1990 en una fundación cultural, y que este año celebra su 150 aniversario, ha sido el escenario elegido por la autora para presentar su libro.

María Montesinos

Así, entre maquinas de escribir, tinteros y pizarras que usaban las estudiantes, Montesinos ha explicado que este espacio le ayudó a documentarse sobre la época y a construir el personaje de Micaela, la protagonista de su historia. La autora descubrió este tesoro escondido en pleno centro de Madrid, «por casualidad», al salir del Museo del Romanticismo, edificio con el que limita pared con pared. En esta institución las mujeres podían recibir clases de química, de idiomas o de telegrafía, entre otras materias, y por sus aulas pasaron personalidades de la talla de la escritora María de la O Lejarraga o la desconocida María Amalia Goyri y Goyri.

Sin embargo, la inspiración para la autora, según precisa, vino al visitar el Capricho de Gaudí, en Comillas (Cantabria). Y precisamente es en esta localidad, en el contexto histórico de la Restauración, donde esta maestra vive una historia de amor e intriga rodeada de una aristocracia clasista, un campesinado oprimido, una burguesía emprendedora y los indianos que vuelven de América.

En esta atmósfera, Micaela, siguiendo a pioneras como Emilia Pardo Bazán, Rosalía de Castro o Concepción Arenal, también lucha por crear un proyecto educativo para niñas, al estilo de la educación integral de la ILE. El personaje de Micaela nace de la mezcla de la maestra valenciana Maria Carbonell; de la periodista y colaboradora de la revista madrileña La Ilustración de la Mujer, Matilde Cherner, y de muchas otras mujeres que quisieron construirse «un destino propio».

El título Un destino propio procede del discurso que Emilia Pardo Bazán pronunció durante el Congreso Pedagógico Internacional en 1892, un extracto que la autora ha elegido para comenzar su novela: «Aspiro, señores, a que reconozcáis que la mujer tiene destino propio; que sus primeros deberes naturales son para consigo misma, no relativos y dependientes de la entidad moral de la familia que en su día podrá construir o no construir».

4.6/5 (7 Puntuaciones. Valora este artículo, por favor)