Inicio > Libros > No ficción > Un mentiroso con razón

Un mentiroso con razón

Un mentiroso con razón

“¿Sabes quién controla un partido?

El que apaga la luz por la noche

Jorge Verstrynge

Marisa Gallero publica a principios de 2016 un libro de investigación periodística que es un aguafuerte sobre la corrupción del partido en el gobierno. Son muchas las virtudes —y las posibles lecturas— de este trabajo. Su fuente principal es Luis Bárcenas, un mentiroso con razón, de quien la autora sirve estupendas entrevistas en las que Luis y Rosalía, su mujer, se adentran en territorios personales, pero también cuenta con los testimonios impagables de algunos de los protagonistas de la vida política en España de los últimos años. La sombra de Luis —el negociador, el cartero, el asesor que no asesora de nada por expreso mandato presidencial, el icono de toda la corrupción, el chivo expiatorio, el conde Montecristo del PP, el indignado, el obsesivo, el creyente excomulgado, el indemnizado en diferido en forma de simulación, el hombre tranquilo, el que custodia grabaciones y papeles— es alargada y alcanza a casi todos. Se trata de una narración de múltiples deslealtades, traiciones, orgullos heridos, silencios, rencores, codicias y, sobre todo, un estudio desolador sobre la mentira…

Abre el libro una cita de Montaigne, que viene a ser un aviso para navegantes:

“Si la mentira tuviera, como la verdad, un único rostro, nos llevaríamos mejor. Porque daríamos por cierto lo contrario de lo que dijera el mentiroso. Pero el reverso de la verdad posee cien mil figuras y un campo indefinido”.

"Asimismo es desoladora —y siniestra— la historia de cómo los papeles de Bárcenas ven la luz, gracias a un secundario ofendido en su orgullo por no trincar lo que él piensa que le corresponde."

En ese campo pantanoso y difícil de transitar, es donde tienen lugar las mil y una historias de Bárcenas. La caja fuerte. ¿Estamos ante un gran guiñol? Da la sensación de que nadie cree en nada; los personajes son conscientes de la mascarada. “Solo quieren vender que se sacrifican por los ciudadanos, que tienen vocación de servicio. Todos son unos trincones”, dice Luis Bárcenas, que admite que entró en política sin ideología, por una pura cuestión mercantil. Parece ser que el PP era, sencillamente, el mejor lugar del mundo para estar.

Resulta especialmente desolador enterarnos de que no hacer nada no es un producto de la desidia ni la dubitación ante una situación difícil sino una premeditada estrategia política que, incluso, tiene nombre y apellidos: el arriolismo, que debemos a Pedro Arriola, el asesor electoral de cabecera del PP. Consiste, esencialmente, en dejar pasar las cosas, esperando a que los demás metan la pata. Les resultará familiar, supongo. Asimismo es desoladora —y siniestra— la historia de cómo los papeles de Bárcenas ven la luz, gracias a un secundario ofendido en su orgullo por no trincar lo que él piensa que le corresponde. Una vez más, los rencores, las rencillas, el resentimiento. Una vez más, Tiberio. Y, al fondo, entre las sombras, la no-presencia de esa figura inalcanzable, de ese presidente que “no está en la política por dinero”.

"Sería higiénico llegar a descubrir toda la verdad algún día, lo cual no es tarea fácil, como nos recuerda Montaigne."

Las cifras que se manejan son mareantes, al menos para los pobres mortales que hacen malabarismos con el noble propósito de no ser desahuciados, de no verse con los trastos en la calle. Esa realidad –tan española— es la que ignoran, sistemáticamente, casi todos los personajes que pueblan las páginas de Marisa Gallero, y que si algo tienen en común es la incapacidad para la empatía.

—Sé fuerte, Luis. Un abrazo.

—Soy, he sido y seré fuerte —nos dice Luis desde estas páginas—. Una peineta, Mariano.

Nosotros, perplejos, asistimos a este combate de lobos.

“Nunca se puede ir contra el poder, porque te machaca”, concluye Bárcenas. “Cuentes lo que cuentes. No tienes nada que hacer.” Si él dice eso, ¿no es para echarse a temblar? ¿Es la democracia una farsa y no hay escapatoria, como sostiene Pedro J.?

Por supuesto, sería higiénico llegar a descubrir toda la verdad algún día, lo cual no es tarea fácil, como nos recuerda Montaigne. La verdad debería ser el arma más poderosa de la democracia, y Marisa Gallero intenta acercarnos a ella.

——————————

Autora: Marisa Gallero. Título: Bárcenas, la caja fuerte. Editorial: La esfera de los libros. VentaAmazon y Fnac

Accede al foro de Zenda