Inicio > Firmas > Escrito en la Argentina > Una rebelión contra el macartismo intelectual

Una rebelión contra el macartismo intelectual

Una rebelión contra el macartismo intelectual

En el agitado invierno de 2019 una vasta operación militante inundó de correos las casillas de los científicos argentinos. Se reclamaba una firma y se descontaba que la “gente de bien” de esa valiosa comunidad no podía sino adherir —por lógica y moral— a la fórmula Fernández y Fernández. La solicitada en cuestión daba por probados algunos hechos políticos y económicos que, como algunas alquimias y esoterismos de pandemia, carecían precisamente de evidencia científica. El regreso triunfal del rancio Movimiento creado por el general Perón acabaría con la “restauración conservadora” (sic) y terminaría con el “atraso, endeudamiento y pobreza”; también impulsaría el “modelo de desarrollo productivo”, caracterización ideológica y pretensiones operativas que no estaban convalidadas por el análisis objetivo del pasado (la industrialización kirchnerista fue un camelo) y que, vistas desde la perspectiva del lastimoso presente, resultaron exactamente antagónicas a la gestión concreta y a los alarmantes resultados obtenidos al cabo de estos casi dos años de destrucción del empleo y la inversión, y de lucha cultural encarnizada a favor del pobrismo y contra el mérito y el progreso. Es decir: los valores de la clase media, que quedó devastada por una turbia y negligente adquisición de vacunas y una “cuarentena eterna” pésimamente gerenciada por el “gobierno de científicos”. Pero la solicitada a la que éstos debían adscribir sin cortapisas se jactaba de estar confeccionada desde “una perspectiva pluralista, desde un colectivo que incluye personas con historias y visiones políticas diversas”. Y fue precisamente esa mentira flagrante la que enervó a la farmacéutica y biotecnóloga Sandra Pitta, que conoce muy bien el paño y sabe que esos mandarines “son muy poderosos, pero sin duda no tienen nada de pluralistas”. La indignación la llevó a firmar la solicitada del viejo Cambiemos, y según cuenta en su flamante “Conicet, la otra cara del relato” —otra valiente obra publicada por Libros del Zorzal— a las pocas horas su nombre estaba “señalado” en varios portales de científicos, y era acompañado por un torbellino de insultos. Pitta no le dio demasiada importancia al ataque piraña, pero tuvo que leer varias veces el mensaje de uno de los convocantes de la solicitada inicial, el director de un instituto del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas en La Plata: “¿Volverá a trabajar? —se preguntaba Félix Requejo—. ¿No tendrá vergüenza? Estos personajes son los que necesita Macri, los que se disfrazan, los cobardes, los perversos”.

"Muchos científicos del Conicet, sin embargo, se negaron a aplaudir en esa aula magna y mantuvieron una opinión muy crítica hacia la facción que destruyó el sistema estadístico y que lleva adelante ahora un populismo rústico, rapaz y milagrero"

Cualquier discrepante, como se aprecia, encarna el mal absoluto y entonces se lo coloca a tiro de despido o destierro del círculo al que pertenece por derecho propio. “¿Convocaban a firmar esa solicitada para manifestar adhesión, o más bien para desatar una futura caza de brujas?”, se preguntaba la susodicha. Tenía a su vez una duda cruel: muchos de los que habían firmado, ¿no lo habían hecho justamente porque temían por su trabajo o por ser luego estigmatizados y agredidos? No solo estaba en juego el cargo, sino la libertad de expresión y la circulación del pensamiento crítico. Sandra Pitta fustigó también ciertos aspectos de la gestión macrista, pero no podía decir que Macri hubiera perseguido científicos por su ideología, como se sugería todo el tiempo. El 30 de julio escribió otro tuit que cambiaría su vida: “Sé que si ganan los Fernández, de alguna manera me van echar del Conicet. Lo tengo claro. Pero prefiero irme del país antes que tener miedo. Mucho miedo en este país. Demasiado”. En el colectivo, de vuelta a su casa, decidió borrarlo; le parecía exagerado y producto de un mal momento. Ya era tarde: el tuit se había viralizado, y cientos de militantes kirchneristas se unían a la gran Operación Escarmiento. Que culminó poco después, cuando la grey —extasiada por el estadista en ciernes— le organizó a Alberto Fernández una misa pagana en el Aula Magna de la Facultad de Ciencia Exactas. Un acto partidario transmitido en directo, donde el entonces candidato nombró de una manera bíblica a una mujer ignota: “Sandra Pitta, no tengas miedo, te prometo que te voy a cuidar como a todos ellos”. Primero la científica lo tomó a risa, pero casi de inmediato comenzaron a llegarle pésames, solidaridades y ofrecimientos de ayuda. Fernández la había “marcado” y esa noche ella tuiteó que no la iban a “amedrentar”, aunque no pudo pegar ojo y creyó ingenuamente que por la mañana todo se habría olvidado. Un violento acoso en las redes la volvió a sacudir: junto a feroces anónimos, había allí respetados colegas que la vapuleaban sin piedad; incluso había directores de institutos dependientes del Conicet. “Lo peor no era que Fernández hubiera mencionado el nombre de una científica, sino que los investigadores que lo habían escuchado aplaudieran ese escrache —escribe ahora Pitta—. No es que me asombre esa actitud corporativa: en el mundo científico se suele evitar molestar a los poderosos, porque son estos quienes nos van a evaluar y determinar si somos aptos para recibir la ambrosía, la recompensa de los dioses —es decir, si nos van a favorecer con subsidios, becarios y demás favores—, o si, por el contrario, nos van a desterrar del Olimpo”. En ese microcosmos la aplicación de correctivos es moneda corriente y las declaraciones de independencia salen muy caras. Muchos científicos del Conicet, sin embargo, se negaron a aplaudir en esa aula magna y mantuvieron una opinión muy crítica hacia la facción que destruyó el sistema estadístico y que lleva adelante ahora un populismo rústico, rapaz y milagrero.

"Este estalinismo de claustro reduce a la nada la discusión abierta y los debates de ideas: si alguien saca los pies del plato, es reprendido y acorralado; lo postergan, lo castigan, lo aíslan, lo borran"

La soberbia y el bullying tuvieron, sobre Sandra Pitta, un efecto no deseado: en lugar de reducirla a su mínima expresión la agrandaron; en vez de hundirla en el ostracismo la transformaron en una voz activa y en una precandidata a diputada nacional. El tiro les salió por la culata. Su libro narra las grandes mentiras y tejemanejes de la comunidad científica —integrada, como todas, por miserias y grandezas—, pero su caso no es aislado. El kirchnerismo, como una fuerza de ocupación, se ha propuesto desde hace casi veinte años copar segmentos cruciales de la enseñanza superior, con intención de adoctrinamiento y de crear verdaderas usinas intelectuales de la política oficial. Dominan las cátedras, manejan los fondos, direccionan los programas y los premios, y llevan la voz cantante en las reuniones y los chats de camaradas; ejercen patrullaje ideológico permanente y propenden a los comisariatos políticos y a la adscripción entusiasta, o al menos a la mansedumbre silente de quienes no están convencidos. Este estalinismo de claustro reduce a la nada la discusión abierta y los debates de ideas: si alguien saca los pies del plato, es reprendido y acorralado; lo postergan, lo castigan, lo aíslan, lo borran. Lo cancelan. Al amigo todo, al enemigo ni justicia.

El propósito consiste en construir castas intelectuales al servicio de un sistema de poder, que los remunera por los servicios prestados y los requiere de vez en cuando como escudos humanos, como coartada para políticas indefendibles y como propaladora de ocurrencias y supercherías. El fenómeno se reproduce en el mundo del espectáculo y de la cultura, en la sociología y en tantas otras zonas, y pocas facultades de excelencia están a salvo de estos macartismos impunes, que comienzan a ser enfrentados por los espíritus libres. Porque el statu quo, con sus prepotencias y desvaríos, está generado una rebelión clandestina y vigorosa.

————————

*Artículo publicado en el diario La Nación de Buenos Aires.

4.7/5 (52 Puntuaciones. Valora este artículo, por favor)
Notificar por email
Notificar de
guest
10 Comentarios
Antiguos
Recientes Más votados
Feedbacks en línea
Ver todos los comentarios
lucio
lucio
2 meses hace

SON VALIENTES Y PATRIOTAS

Bernardita Repetto
Bernardita Repetto
2 meses hace

Sandra Pitta es alguien que se atrevió a decir lo que muchos de sus colegas callaron y callan. Esto hizo que aguantara las piedras que le tiraron los obsecuentes, los parásitos y toda la recua que sostiene a este gobierno. Pocos dentro de cada gremio alzan su voz y ponen claros ejemplos de corrupción o se atreven a desmentir tantas fábulas que este sistema de relatos impone.
Si pueden todos los de habla hispana interesados en ver a los que se juegan con su postura la tranquilidad que muchos prefieren a estar dentro del hervidero de la opinión pública y de las redes, busquen en youtube el programa de ayer 9/VIII de TN, Una vuelta más, con la participación de Alfredo Casero. 14 puntos de rating. Logrado por este humorista/ actor/ multifásetico que solo, sin tapujos y sin vueltas dijo lo que muchos pensamos.
Los share de J. Fernández Díaz en la radio que van en aumento, son producto que la gente necesita escuchar a los valientes.. Basta de tibios, basta de complacientes, basta de obsecuentes, dejemos de proteger a los traidores a los inservibles a los que por un par de sobres con buen dinero venden sus convicciones o principios, que ya bastante daño nos han hecho.
Nos salvamos poniendo todos el cuerpo, el alma, las ganas de salir a flote sin engaños, para lograr terminar con estos inútiles y corruptos inquilinos que muchos permitieron que entren y dispongan de la Casa Rosada.

investigadordeLaPlata
investigadordeLaPlata
2 meses hace

No puedo creer que Fernandez Díaz recurra a la flojísima denuncia inicial de Pitta. Esa denuncia que la lanzó a horas y horas de pantalla y -ahora- a una precandidatura para las próximas elecciones. Pitta, que bien conoce el sistema científico y ha preferido el tuiter a su gremio (considerando que ha sido delegada, no es cualquier cosa)
Otra hubiera sido la historia si tan solo le hubiesen dedicado el 5% del tiempo que le dedicaron a Pitta a tantos otros laurantes del CONICET que reclamaron por el sistema científico durante el macrismo.

Pedro Walter
Pedro Walter
2 meses hace

Cada opinión vertida por Sandra Pitta la dió usando su nombre. Es desdoroso descalificar sus dichos usando el anonimato (investigadordeLaPlata).

investigadordeLaPlata
investigadordeLaPlata
2 meses hace
Responder a  Pedro Walter

Tiene toda la razón, Sr «Pedro Walter».

Rubén Martínez
Rubén Martínez
2 meses hace

Jorge, es para mí uno de los mejores exponentes de los medios que de alguna manera me han enriquecido como ser humano, como ciudadano, como argentino y si bien está ahora de vacaciones, ha dejado a dos grandes potencias intelectuales que lo bancan con tremenda suficiencia. También como ciudadano Español escucho a otros dos grandes periodistas e intelectuales de la Península Ibérica; Federico Jimenez Losantos y César Vidal.
Estoy orgulloso de conocerlos a la distancia. Son parte de mi vida.

Damián Campos
Damián Campos
2 meses hace

En Argentina se va cumpliendo siniestramente la profecía de Orwell en 1984, y pronto aparecerá en el diccionarios escolar Kirchnerista el vocablo: «Crimenpensar».

Cristian
Cristian
2 meses hace

Cuando un país como Argentina es asolado por un macartismo esperpéntico, en donde el fanatismo ciego y la doble moral son moneda corriente, la libertad de expresión se ve terriblemnete amenazada en todos los frentes. Resulta insoportable que el ambiente científico se vea acorralado por un gobierno que le prescribe sumisión y «respeto». Precisamente a los científicos, cuya principal meta es el pensamiento crítico… ¿Por qué el gobierno se incomoda tanto con la crítica? Es curioso. Pareciera que solo persiguen el pensamiento único, indulgente y, sobre todo, zalamero.
En lo personal, no me encolumno en ninguna de las huestes políticas, ni Macrista ni Kirchnerista. Por eso me gusta escuchar a un periodista como Jorge que critica por igual a los dos bandos, sin que le tiemble el pulso. Una persona ecuánime. Algo que ciertamente necesitamos con urgencia en nuestra Argentina.

ROBERTO TULLETT
ROBERTO TULLETT
2 meses hace

La «pandemia» intelectual/ideológica originada luego de los estruendosos fracasos totalitarios-comunistas y de sus bastardos llamados populistas/progres y el abandono de la lucha armada, dados en el Foro de San Pablo y la adopción de los principios genéricos de la «Batalla Cultural Marxista» y las acciones conducentes de uno de sus mentores , ha infestado los círculos científicos de Argentina a pesar de los buenos oficios en contrario de su ex-ministro de ciencia y Tecnología, Sr. Barañao. Sucede que muchos científicos así como muchos políticos no producen, no aportan nada en concreto, pero disfrutan de la beca sempiterna a cargo de las arcas estatales. Es que también y en el mismo marco esa batalla, ese concreto adoctrinamiento, reescritura de la historia y mentira sistemática goebbeliana de izquierdistas y peronistas kirchneristas, se dio con bastante fortuna (para los manipuladores) en las escuelas y en las universidades.

Alicia Villoldo de Botana

Gran escritor, excelente periodista. Tenemos excelentes intelectuales en Argentina.