Inicio > Blogs > Se ha desmitificado un crimen > El verdadero procedimiento policial (4)
El verdadero procedimiento policial (4)

Alabado seas por volver por estos lares, lector. Debo decirte que estoy muy contento, tu participación en estos artículos es cada vez mayor y eso me inspira y, a la vez, motiva para seguir tecleando a tu servicio. Hoy no me quiero andar con zarandajas y quiero lanzarme de cabeza hacia tu cerebro. Es por eso que, sin más dilación, entramos de lleno al trapo con el meollo.

Hoy trataré de pleno el trabajo de la Policía Científica a la hora de recoger pruebas e identificar rastros en la escena de un crimen.

Vamos a ello, que este pan tiene mucha miga.

—Luminol por aquí, Luminol por allá.

Si eres aficionado a las series, películas y libros de crímenes estarás familiarizado con este término. Si no te suena de nada, no te preocupes, te explico lo que es. El Luminol es un compuesto químico, normalmente en estado líquido, que cuando entra en contacto con la sangre reacciona y se vuelve azul. ¿Pero esa luz azul se ve a los ojos de todo el mundo? No. Para poder verse se necesita una lámpara fluorescente ya que la longitud de onda de esa luz emitida es menor que la de la propia luz natural, que la absorbe. Dicho en otros términos: sin la lamparilla fluorescente no vas a ver nada, porque no.

Bien, detecta sangre, ¿pero para qué se usa realmente?

Sobre todo se utiliza para crímenes en los que el asesino ha tratado de borrar su huella lavando el escenario. Es muy útil en muchas ocasiones para ver la dirección de las salpicaduras ya que esto determina, en muchos casos, cómo se ha asestado el golpe, tajazo o disparo. Ayuda a saber en qué posición estaba la víctima y su agresor, cosas así…

luminol

Pero, ¿hay algún mito extendido con el Luminol y su uso que no es exactamente así? Como con casi todo, por desgracia, sí lo hay. Entiendo que a la hora de mostrarse al público se quiera magnificar su grandeza —aunque realmente ya la tiene, pues es capaz de detectar rastros de sangre seca y lavada con muchos años de antigüedad, ya que la hemoglobina, lo que hace que el Luminol reaccione, se sigue conservando— y se vea que se puede utilizar sea cual sea el escenario. Para el buen uso de esta sustancia, se necesita ausencia de luz; si no, las lámparas no podrían hacer bien su cometido de fluorescencia. Explicado de otra forma, es como si una discoteca utilizara las dichosas lamparillas que muestran todo lo blanco más blanco y radiante —y la consiguiente porquería que llevamos encima de ese blanco— en su terraza exterior, a plena luz del día. ¿Se vería esa fluorescencia? No.

Pues con esto igual.

Está muy extendido el uso del Luminol en series, películas y libros bajo un sol radiante. Hablamos de que se están buscando restos ya secos y supuestamente lavados. ¡Y no veas cómo brilla la maldita sangre a pleno sol! No, de verdad. No se vería así como nos quieren hacer ver. Ahora, en interior sí es tal cual se nos muestra —casi siempre—, como he dicho, sí se respeta el tema de la oscuridad para llevar a cabo esta prueba.

—Huellas por doquier.

El tema de las huellas trae algo de controversia, pues lo que nos quiere hacer creer series como la nombradísima CSI es que es muy sencillo obtener una huella digital completa. Y que si se consigue parcial, un potentísimo software la reconstruye a partir de unos parámetros basados, al parecer, en el tipo de vuelo de las golondrinas cuando buscan comida para sus crías y… NO. Es muy complicado conseguir una huella que la Policía Científica pueda catalogar como fiable debido a muchísimos factores. No digo que nunca se consiga, pero al menos ya te cuento que no es tan sencillo.

"Si la huella sólo es parcial, como en la mayoría de casos, no vale como prueba irrefutable pues nuestros familiares, en algunos casos, podrían tener una huella muy parecida a la nuestra."

La verdad es que los métodos de consecución sí se muestran más o menos fielmente —recuerda que eso no tiene que ver con el resultado final obtenido—, y cuando los ves utilizando unos polvitos de color blanco en unas ocasiones (que se llama Cerusa) y otras negros (magnéticos) verás el trabajo que en verdad hacen los de Científica. A ese tipo de reactivos que hacen que se muestre la huella se les conoce como Reactivos Físicos. También los hay Químicos, que se suelen utilizar para otro tipo de superficies. Para, por ejemplo vasos de plástico, naipes, bolsas e incluso armas de fuego se utiliza el Cianoacrilato, cuyos vapores emanados hacen que la huella aparezca como por arte de magia. Para buscar huellas en papel normal, se usa la ninhidrina.

Aparte del mito de que se puede encontrar con facilidad huellas totales —que son las que de verdad servirían para incriminar a alguien, ya que las parciales pueden mostrar parecidos entre varias personas—, está el otro de que cuando se tiene la huella, se mete en una base de datos y voilà, tras una búsqueda entre toda la población viva —e incluso fallecida— tenemos al culpable.

Quizá os parezca una tontería que tenga que desmitificar esto, pero os asombraría la de veces que me he topado con semejante barbaridad. La búsqueda, que al menos en la policía española se hace a través de la base de datos conocida como “Personas” —sí, lo sé— y que antes se conocía como PERPOL —joder, este es más molón—, sólo arroja resultados de personas “fichadas” por la Policía, con antecedentes, vamos. La comparación que muchas veces vemos entre las huellas que se encuentran y las personas a las que le han tomado las huellas como posible sospechoso del asesinato, se hace a través del programa SAID. Tuve la ocasión de poder ver una comparación real de huellas y debo decir que me sorprendió mucho. Se seleccionan unos puntos clave en las mismas y si coinciden, ¡tenemos culpable!

Aunque, ¿es fiable al cien por cien?

No, si la huella sólo es parcial, como en la mayoría de casos, no vale como prueba irrefutable pues nuestros familiares, en algunos casos, podrían tener una huella muy parecida a la nuestra que sólo se distinguiría en unos determinados puntos muy concretos y, en algunos casos, difíciles de detectar. Es por eso que se necesita el apoyo de otras pruebas para afianzar una acusación. No sé si te lo estás preguntando, pero sí, han habido casos en los que se ha condenado a una persona injustamente por una huella parcial y luego se ha conseguido demostrar por insistencia del abogado —o incluso por un policía que quiere hacer bien su trabajo— que sólo coincidía en algunos puntos y que en realidad la huella pertenecía a otra persona.

Como digo, para afianzar una acusación se necesitan otras pruebas, pero me estoy dando cuenta que mi teclado se está quedando sin tinta y te lo tendré que contar en la siguiente entrega. Espero que me sepas disculpar. Pero sobre todo espero que si te ha gustado —o no— el artículo me lo hagas saber en los comentarios de abajo o, por qué no, me lo dices directamente en mi twitter (@BlasRGEscritor), en el que contesto SIEMPRE.

Nos vemos el próximo día, lector. No cometas ningún crimen hasta entonces.

0/5 (0 Puntuaciones. Valora este artículo, por favor)