Inicio > Actualidad > 100 libros para una biblioteca perfecta

100 libros para una biblioteca perfecta

100 libros para una biblioteca perfecta

La biblioteca perfecta ya está aquí. Después de más de un mes de votaciones abiertas, a lo largo del cual más de 11.000 lectores han contribuido a la construcción de este espacio común, los 100 libros definitivos que conformarían, junto al Quijote de Miguel de Cervantes, una teórica biblioteca ideal, han sido elegidos. De este modo se pone el broche a un proyecto en el que Zenda y XL Semanal han puesto su empeño a lo largo de este 2020. Recordemos el proceso: en primer lugar, se consultó a un total de 133 personalidades de la literatura, seleccionándose todos aquellos libros que recibiesen, como mínimo, dos votos. 196 obras fueron las resultantes. 196 libros se ofrecieron al lector para su escrutinio final. Los resultados se pueden consultar, desde el día de ayer, en la web de XL Semanal.

El libro que encabeza la lista de cien es, valga la redundancia, la novela Cien años de soledad, obra cumbre del Nobel colombiano Gabriel García Márquez. Tras él llegan al galope los dos pilares homéricos de la literatura occidental: La Odisea —que había sido el libro más votado, por encima de la novela de García Márquez, por parte de nuestros expertos— y La Ilíada. Los Episodios nacionales de Galdós y La Regenta de Clarín son las primeras obras españolas —amén del citado Quijote— en acceder a nuestra biblioteca. La lista de los diez libros más votados la completan 1984, de Orwell; El principito de Saint-Exupéry; El conde de Montecristo, de Dumas; El señor de los anillos, de Tolkien; y Orgullo y prejuicio, de Austen. Se comprueba, pues, la prevalencia de la narrativa a los ojos de nuestros lectores: de las diez obras más votadas, ocho son novelas —o un conjunto de novelas, en el caso de los episodios de Galdós, o una nouvelle en el caso de El principito—. Las otras dos son dos poemas épicos, también planteados a modo de sendas narraciones.

En el conjunto de los 100 libros, sin embargo, el abanico se abre: aparecen libros de poemas, ensayos, obras de corte filosófico y —fundamentalmente de la mano de Shakespeare— obras de teatro. Todo esto, sin embargo, no deja de ser un esbozo: la historia de la literatura no puede condensarse en cien títulos, tampoco sería de recibo cercenarla de esa manera. La elaboración conjunta —y es importante incidir en este punto, en la vocación de plaza pública— de esta lista se plantea en otros términos; su voluntad no es otra que la de abrir caminos, plantear vías de acceso y confiar en la pericia del lector individual para, a partir de este punto de encuentro, construir su biblioteca propia.

Al fin y al cabo, toda biblioteca tiene sus limitaciones físicas. La idea es encadenarlas: que una biblioteca nos permita acceder a otra, que esa otra nos conduzca a un espacio nuevo… y así sucesivamente. Creemos que estos 100 libros son un lugar tan adecuado como cualquier otro para emprender ese viaje.

4.5/5 (17 Puntuaciones. Valora este artículo, por favor)